A PROPOSITO DEL DESARROLLO  PROYECTO CONVERSION DE LA BASURA EN ENERGIA ELECTRICA

A PROPOSITO DEL DESARROLLO PROYECTO CONVERSION DE LA BASURA EN ENERGIA ELECTRICA

por Rafael Matos Féliz

Por el Desarrollo Sostenible

Entre los años del 2008 al 2012 desde el Clúster Turístico se planteó la propuesta de que la basura domiciliaria del municipio Santa Cruz de Barahona pueda ser usada para un proyecto de generación de energía eléctrica. Para ello, se consultó con el Alcalde del municipio y se programó un encuentro con un grupo de inversionistas de ese sector energético relacionado con la nación italiana.

En el encuentro, realizado en la alcaldía, se delinearon los elementos necesarios para posibilitar la instalación de una planta para producción de energía con la basura en la zona donde actualmente está funcionando el vertedero del municipio así como de otras municipalidades, en el área de Algodón entre los distritos de Palo Alto y Pescadería. Se señalaron las condiciones de infraestructuras, de logística y de financiamiento

Los visitantes inversionistas indicaron que ellos tendrían la responsabilidad de instalar la planta y de manejarla por un periodo que permitiera el retorno de la inversión y las ganancias esperadas, según se estipulara en el convenio del proyecto. Al parecer, y a partir de ese momento, comenzaron las dificultades. Desde la Alcaldía no se estaba muy de acuerdo con la administración exclusiva de la planta hasta cierto tiempo, por parte de los inversionistas y plantearon un manejo compartido desde el inicio.

Los visitantes señalaron que ese tipo de convenio es el que se estipula en esos tipos de proyectos para el retorno de la inversión, y que posteriormente, la administración pasaría a ser mayoritaria por parte de la alcaldía o institución local. Señalaron que esos criterios deben ser definidos de forma muy clara en el contrato-convenio. Se discutieron otros factores más, pero al final se quedó para volver a discutir en otra ocasión la nueva situación creada. Mientras tanto, quedamos de buscar más informaciones y datos con relación a este tipo de plantas energéticas. Sus ventajas y desventajas.

Conocimos posteriormente, que la tecnología propuesta por los inversionistas para la instalación y manejo de la planta, produciría dioxinas y furanos, dos químicos que se producen a partir de los procesos de combustión o de incineración. Estos dos químicos son altamente contaminantes y muy tóxicos. Ambos se producen cuando la tecnología es la incineración y no la termovalorización; esta última aplica una temperatura de más de 850o C, por más de 2 segundos. Por ello, nosotros pasamos a objetar la tecnología propuesta y en buscar diversas alternativas para producir energía limpia con la basura.

Nos enteramos que en algunas áreas del país, en especial por la zona norte, se estaba en proceso de instalar plantas de producción energética con la basura por vía de la termovalorización y de inmediato buscamos informaciones al respecto. Conocimos que varias empresas (norteamericanas y francesas) eran las responsables de los proyectos y tratamos de conocer todo lo relacionado con estas nuevas entidades.

De todas las plantas de este tipo que conocimos los detalles, se supo que la de menor costo y producción energética requiere mínimo unas 200 toneladas de basura por día, en forma continua para su operación. Buscamos las informaciones locales y se conoció que la recogida de basura en el municipio de Barahona, para ese entonces, llegaba a unas 108 toneladas diarias. De ahí que pensamos que la posibilidad de instalar una planta de energía eléctrica, por medio de la basura, requeriría del concurso de varias alcaldías vecinas.

Con esta idea en mente, nos pusimos en contacto con las alcaldías más cercanas al vertedero localizado en Algodón y que corresponde al vertedero común de Barahona, Pescadería, Palo Alto y Jaquimeyes. Se conversó con los responsables de las alcaldías de esas comunidades y también con las de Fundación, El Peñón, Canoa y Vicente Noble. Se les dijo que los costos adicionales del transporte de la basura al vertedero, serian cubiertos por la empresa procesadora de los residuos.

A partir de este último planteamiento, todo se volvió un pandemonio, pues algunos alcaldes y directores de juntas distritales indicaron que a ellos se les tendría que comprar la basura de su comunidad, pues no iban a transportarla al vertedero solamente por los costos adicionales, que eso debía generarles más beneficios. Ahí mismo se paralizó todo y hasta hoy no se ha vuelto a hablar de esta propuesta de gran interés para la calidad de vida de nuestras gentes y de un posible desarrollo sostenible con la basura.

Como algunos sufrimos del “síndrome de la idiotez”, se nos ha quedado la mala idea de que a la mayoría de las “autoridades” que nos gastamos no les interesan, en lo absoluto, sus conciudadanos y que solo se mueven por ¿Dónde está lo mío?

 

Con las excusas correspondientes a los que se molesten,

 

 

 

Dejar Tu Opinión