Para el Domingo: Reflexiones de Eladio Uribe

Para el Domingo: Reflexiones de Eladio Uribe

por Eladio Uribe

  • A quién le abres tu puerta cuando suena el timbre o tocan a la misma? Al que al divisar por la mirilla o por una rendija conoces, ves bien vestido o te parece agradable o a todos los que tocan? La buena vibra, el espíritu de la sincronicidad, las energías positivas, la decencia, el manejo de la diversidad y todo lo demás, indica que debemos abrir nuestra puerta a todo el que la toca, aunque eso signifique tomar precauciones para evitar que desaprensivos intenten hacerte daño. Es de seres humanos amantes de la vida, la armonía y el respecto, atender a todo el que llega hasta su presencia.

 

  • No reclames propiedad sobre el terreno que dejaste a merced de los depredadores y fue salvado, y cultivado por nuevos emprendedores. Las propiedades también se pierden por falta de inversión, descuido o abandono. Aplica esto a todas las áreas de tu vida.

 

  • Y si el camino se pone difícil y las fuerzas no te dan, busca una sombra y descansa. Pide ayuda para generar nuevas energías y si es necesario, revisa el plan de viaje y ajustalo a las nuevas circunstancias. Si tienes que cambiar la ruta, no temas; pero nunca olvide la meta y que llegar a ella es tu sentido del éxito.

 

  • Divierte, explora lo desconocido. Deja que tu mente y tu cuerpo penetren a zonas no acostumbradas. Ve por lo distinto, aprecia cada detalle, sonríe por todo lo agradable que encuentres, toca lo que te atrae y cierra los ojos para llenarte de sus variaciones y textura. Aspira los olores y distínguelos, prueba los sabores de todo cuanto sea posible y da gracias todo el tiempo. Deja que la vida se exprese abierta y relajada a través de ti.

 

  • Hecha un grito de alegría, celebra cada logro, cada conquista, cada nueva apertura. Deja que tu risa por los buenos resultados impacte todo tu cuerpo y llene de vitalidad sus espacios. La vida y la felicidad se prolongan cuando tienes oportunidad de conmemorar el alcance de las metas. Mientras más celebras el éxito, más motivos tendrás para volver a celebrar. No te olvide de agradecer por cada logro.

 

  • Cuando despiertas con un sueño en mente, todas las energías conspiran a tu favor y te preparan los caminos para la conquista.

 

  • Siempre he preferido la soledad a la mala compañía, el riesgo a la paz sin acción y la palabra empeñada a la argucia injustificable.

 

Dejar Tu Opinión