Nuevas Reflexiones de Eladio Uribe

Nuevas Reflexiones de Eladio Uribe

 

por Eladio Uribe

  • La miseria se puede distribuir? como se distribuye la pobreza? Cuando das limosnas estas distribuyendo pobreza, cuando educas estas creando las bases para eliminar la pobreza. Se pueden comprar seguidores cuando “regalamos” soluciones momentáneas, cuando damos una “bolsita” con alimentos para una comida, cuando entregamos unos cuantos pesos; pero podríamos estar incentivando con ello el fin de la historia. Una pobreza que se multiplica, es una mayoría sufrida que crece y un caos que se hace gigante… Incentivando la repartición de migajas no apostamos a la riqueza sino a la violencia.

 

  • Se queja por la cama en que duerme, por la risa de los hijos, por la comida, por la gente en la calle. Se queja del gobierno y del vecino, de la lotería que no se sacó y del dinero que cobró. Se queja hasta de su respiración y del sol. A ese quejoso o quejosa permanente, sácale los pies, ponte lejos de el o ella porque sólo genera energías negativas y eso no es lo que deseas para ti o si?

 

  • Compartir con gente alegre, con sabios y experimentados, con ancianos que cuentan sus vivencias. Estar entre niños que disfrutan todos los detalles, dar una palmada de agradecimiento y ver la sonrisa expresada en el rostro del reconocido. Cuán bueno es vivir en el aprendizaje constante, a través de la empatía que produce el juntarnos con seres positivos y de valores.

 

 

  • Si de repente te metes en un pantano y sientes que no podrás salir de allí, antes de llorar o lamentarte verifica de que profundidad es el espacio de al lado. A lo mejor resulta que no es tan honda la cosa y puedes liberarte con poco esfuerzo. Hay pantanos tan profundos como tu capacidad mental para programar y emprender la salida.

 

  • Vístete, ponte en el mejor lugar y enseñoreate como los flamboyanes, exuberante de rojo-naranja o de amarillo sol, atractivo a todas las miradas, expresivo de amor penetrante y presto a posar a los más expertos en rejuegos de pinceles. Deja que el sentido de ti mismo, sea la miel más pura donde quiera que te presentes y disfruta cada instante como si fuera el último.

 

 

  • Cuidado con el exceso de rapidez. La vida es como una escalera: cuanto intentas subir más de un peldaño al mismo tiempo, tiene la tendencia de hacerte caer y enviarte al primer escalón, obligándote a comenzar de nuevo sólo para que aprendas que hay un ritmo a respetar en todos los procesos.

 

  • Nadie es tan inteligente que no tenga nada que aprender ni tan ignorante que no tenga nada que enseñar.

 

  • Nunca permita que tus amigos sientan tu ausencia cuando necesitan atención o solidaridad. Si no puedes atender a los amigos, tampoco estarás en condiciones adecuadas para servir a otros.

 

  • A veces el buen comer es mal comer. Has encontrado muy sabrosa la comida gracias a la gran combinación de sazones, a la grasa de la carne o a la chatarra rápida que ingieres sin control; pero demasiado combinaciones, también saborean el colesterol malo, la alta presión y la gordura dañina. Por esto, es mejor la prudencia en la cantidad, la sana calidad y la homogeneidad en los horarios de las comidas, a tener que soportar las amonestaciones del médico y los peligrosos infartos.

 

  • Siempre escuche y leí que al llamar a alguien lo mejor es comenzar por su nombre y luego decir el mandato o mensaje; pero nunca creí que era realmente importante hasta que oí : ” -Eladio, podrías por favor ayudarme con algo?” Al escuchar mi nombre y además que me preguntaban si podía, inmediatamente me puse a la orden de quién me solicitaba. El poder de atención y la disposición a contribuir, siempre serán mucho más eficaces y rápidos cuando primero me distingues por quién soy y luego me preguntas si puedo.

 

Dejar Tu Opinión