El Lago Enriquillo

Por: Carlos Manuel Diloné/FAMILIA BATEYERA

Durante el año 2011, el nivel de las aguas del Lago Enriquillo comenzó a subir de nivel, lo que provocó alarma en toda la comunidad, los científicos dieron las más variopintas de las explicaciones, los periódicos se llenaron de titulares, se dictaron charlas, conferencias, se hicieron seminarios y hasta un pueblo fue reubicado y sus viviendas construidas, lejos de las orillas del Lago.

Entre las varias explicaciones que se le dio al país, una establecía que “el Lago siempre ha tenido períodos de crecimiento vinculados a tormentas o huracanes   que han aportado grandes caudales de aguas superficiales y subterráneas y luego han  descendido debido a  largas sequías, pero siempre recuperan sus espacios”.

Una de las soluciones consistía en reubicar a los agricultores,  ganaderos, las oficinas públicas y  los habitantes de la zona, fuera de las franjas de inundación máxima del lago, ya que las fluctuaciones del lago van a seguir de forma permanente.

Otras establecían que cuando la cantidad de agua que le entraba al lago era mayor que la cantidad de agua que se evaporaba en el mismo, entonces el nivel del subiría.

Todo esto me llevó a investigar que sucedía en el pasado con el lago Enriquillo, y para mi sorpresa esto fue lo que hallé.

Mediante misiva escrita en Santo Domingo, el 5 de febrero de 1850, por Robert Hermann Schomburgk, Cónsul en la República Dominicana por su Majestad Británica, dirigida a Humbolt, Robert le señala lo siguiente: “Durante dicho viaje visité también el lago Enriquillo, sin duda elevado en tiempos remostos por una convulsión de esta parte de la corteza terrestre hacia el terreno que lo rodea…………. En los puntos más próximos, el mar puede hallarse a una distancia de unas 25 millas inglesas del lago. El agua del lago sube y baja con la marea, si bien solo unas pulgadas. Sin embargo, al margen de este movimiento periódico hay además un segundo, mucho más peculiar; pues el nivel del mar asciende con lentitud cada uno, dos o tres años de manera completamente independiente a la cantidad de lluvia caída, y, cuando esta crecida ha alcanzado el máximo, “en el momento en que todos los cultivos en la orilla del lago permanecen bajo el agua”, esta vuelve a descender poco a poco durante un espacio de tiempo equivalente hasta que el lago ha alcanzado su nivel mínimo; en ocasiones esto se alcanza en un período extremadamente corto.”

“Además de esta crecida, Enriquillo posee otra singularidad, a saber, una agitación parcial, la cual no se extiende a toda la superficie del lago; y ahora se muestra hacia el noroeste y en otro momento quizá hacia el sureste. Obtuve esta información del vicario general, el padre Elias, coadjutor del arzobispo, un hombre de grandes conocimientos (jesuita) el cual ha vivido mucho tiempo en las inmediaciones de este lago. Acerca del lago habría aún mucho más que relatar”. Ver Santo Domingo, visto por cuatro viajeros 1850-1889, pág 22 y 23

HACE 167 AÑOS, QUE YA SE CONOCÍA DE ESTOS CAMBIOS EN EL NIVEL DE CRECIMIENTO DEL LAGO, Y TODAVÍA HOY ESTAMOS BUSCANDO EXPLICACIONES. LOS PUEBLOS QUE NO CONOCEN SU HISTORIA ESTÁN CONDENADOS A REPETIRLA.

Dejar Tu Opinión