Dos meses de prisión al que abofeteó AMET

Dos meses de prisión al que abofeteó AMET

Por  Benny Rodríguez- LA LUPA DEL SUR

Barahona.- ¡Coño!, ¡coñazo! “Es que me tienen jartos de pedirme”. “No es un secreto para nadie que me saqué 10 millones de la loto y el gobierno me entregó 7.5 millones”.

Con esa soberbia se expresó Tomás David Féliz Pineda, el joven que el pasado fin de semana le pegó una bofetada a Marvin Cuevas, cabo de la Autoridad Metropolitana del Transporte (AMET), cuando escuchó al juez del Juzgado de la Oficina de la Atención Permanente del Juzgado de la Instrucción de Barahona, acoger la solicitud del Ministerio público de prisión preventiva.

El magistrado Daniel Emilio Medina Pimentel, impuso Féliz Pineda, el numeral 7, del artículo 26, del Código Procesal Penal, consistente en dos meses de prisión preventiva, por el incidente de tráfico que el imputado sostuvo con el agente de Amet el pasado fin de semana, cuyo video del altercado traspasó las fronteras nacionales.

El magistrado Medina Pimentel, en su dictamen, cuya prisión deberá cumplir en la Cárcel Pública de Barahona, dispuso que la revisión de la medida sea el próximo 3 de agosto, tiempo en el que el Ministerio Público deberá hacer sus indagatorias para presentarlas al tribunal.

Distinto a los alegatos del abogado del agresor, Juan Pablo Santana, quien solicitó el numeral 4, combinado con el 1, del artículo 226, del Código Procesal Penal, consistente en presentación periódica y una garantía económica, el magistrado Medina Pimentel entiende que el imputado presenta peligro de fuga y que, por lo tanto, representa un peligro para la víctima, así como para la sociedad.

Asimismo, el juez motivó la decisión adoptada, diciendo que hubiese dictaminado lo contrario a la prisión preventiva, si hubiese sido una simple “riña”, pero que el imputado portaba una arma de fuego de manera ilícita, la cual tenía el permiso vencido, con la que amenazó a los miembros de la Amet, lo que consideró como acto contra la autoridad que en ese momento cumplían con su deber.

Tanto el abogado Juan Pablo Santana como la madre del imputado, La Buena Pineda, consideraron injusta la decisión del magistrado, ya que este tenía los arraigos suficientes: un carnet que lo acredita como policía municipal en Santo Domingo, domicilio, una hija, certificaciones de banco, entre otros y porque se trataba de una simple riña, “pero a él lo llamaron de la capital para que haga lo que hizo”.
La defensa técnica de la víctima, encabezada por el abogado Hugo Francisco Gómez Pérez, Alcides Moisés Acosta Peña y José M. Montaño Zaldívar, dijeron que es justa la decisión adoptada por el magistrado.

Señalaron que el imputado violó los artículos 305, 309 y 311, del Código Penal, los artículos 67 y 79, de la Ley 631 para el Control de Armas y Municiones, así como materiales afines.

Dejar Tu Opinión