BREVE HISTORIA DEL PARQUE DE LOS SUERO

BREVE HISTORIA DEL PARQUE DE LOS SUERO

 

 

PSUERO

FOTO DEL PARQUE DE LOS SUERO O “PARQUE GUAROCUYA” EN EL AÑO 1932

 

Lic. Virgilio Gautreaux Piñeiro
Lic. Virgilio Gautreaux Piñeiro

Por: Virgilio Gautreaux P.

Sin duda alguna, el PARQUE DE LOS SUERO constituye uno de los íconos más representativos de la historia monumental de la ciudad de Barahona. El lugar es el centro recreativo de una serie de populosas barriadas, dentro de las cuales está la emblemática VILLA ESTELA, de grata recordación para generaciones de barahoneros y barahoneras.

 

El lugar donde está el PARQUE DE LOS SUERO era anteriormente un solar con grandes árboles, rodeado de numerosas viviendas donde residían muchos miembros de la familia Suero. Por esta razón en los inicios del siglo pasado, el sitio era denominado “PLACER DE LOS SUERO”. Los adultos  acudían al sitio con sillas y mecedoras a refrescarse y los carajitos a retozar. Con el aumento de los visitantes, surgieron personas que hicieron serios intentos de convertir el área en un parque, sembrando árboles y limpiando trillos.

 

Desde finales del siglo XIX y por muchas décadas del siglo pasado,   miembros de la familia Suero vivieron en los alrededores  del PARQUE GUAROCUYA O PARQUE DE LOS SUERO, lo que vincula fraternalmente el sitio con dicho apellido. Es bueno destacar que integrantes de esta familia se encuentran entre los primeros pobladores del lugar que hoy conocemos como ciudad de Barahona. Además de ser numerosos, los hombres y mujeres que llevan ese apellido se casaron con otras grandes familias de los alrededores, formandose así un gran conglomerado de parentescos.

 

También es preciso resaltar que los Sueros-al igual que otras distinguidas familias barahoneras-donaron a finales del siglo XIX parte de sus tierras al Ayuntamiento para que éste pudiera venderlas y conseguir recursos para cubrir sus actividades. La contribución de los Suero también abarca gran cantidad de excelentes profesionales, particularme médicos y abogados, así como distinguidos intelectuales, escritores, artistas y publicitas. Muchos  se han desempeñado honrosamente en cargos públicos.

 

Este parque en forma de triángulo está  bordeado por una  calle con el nombre del Padre de la Patria, Juan Pablo Duarte. Las otras vías que que en el pasado le rodeaban honraban las gloriosas batallas de Las Carreras, Estrelleta y Santomé, las cuales consolidaron nuestra independencia. Años después el nombre Estrelleta fue cambiado por el de María Montéz, en honor a la barahonera REINA DEL TECNICOLOR. Luego la nombrada  Batalla de Santomé, fue cambiada para honrar la memoria del General Candelario de la Rosa. Como se aprecia, el lugar tenía gran significación patriótica.

 

Como mencionáramos anteriormente hubieron pioneros que contribuyeron a mejorar el área receativa. En nuestra búsqueda en el Archivo General de la Nación encontramos que en la Sesión de la Sala Capitular del Ayuntamiento de-Barahona efectuada el 29 de Octubre de 1917 Las Señoritas Geralda y María Suero solicitan al Cabildo su consentimiento para levantar un parque en el llamado “PLACER DE LOS SUERO”.  Sobre este particular la Sala resolvió comunicarles que explicaran al Organismo “el tipo de material que se utilizaría en la construcción y los planos de la obra, para poder impartir la aprobación”.

 

En respuesta a esta solicitud, María y Geralda Suero dirigen una comunicación al Ayuntamiento, la cual es conocida en la Sesión realizada el 11 de Noviembre de 1917. En la misiva envían el plano del parque que proyectan, el cual llevará un jardín con sus marcos de concreto. El Ayuntamiento aprobó dichos planos y cedió el lugar para la obra, indicando que ”debían someterse a los prescrito por la Ley en lo referente a construcciones”. En esta reunión-a petición del Presidente del Cabildo-se votó la suma de $50 en el presupuesto del año 1918, para contribuir a la erección de esta nueva área recreativa.

 

En una reunión del máximo organismo municipal efectuada el 28 de Diciembre de 1917, su Comisión de Fomento informó a la Sala  que ya puso a disposición de las Srtas Suero, la porción de terreno que habían solicitado para la edificación del parque.

 

En su Sesión de fecha 28  de Enero de 1918 el Cabildo conoció una carta de la Srta María Suero-Presidenta de la “Sociedad Los Trentiuno”-solicitando la entrega de los $50 con que se suscribió el Ayuntamiento, para destinarlos a la construcción del parque proyectado por dicha entidad.

 

Como toda organización que agrupa personas, la “Sociedad Los Trentiuno”   no estaba exenta de contradicciones. Por eso el Ayuntamiento el 7 de Junio de 1918 conoce una comunicación firmada por los señores Eduardo Méndez,Silvestre Vásquez, Joaquín Peláez, Leonardo Vidal, A. Vásquez hijo, F. N. Bidó y Carlos Peláez, en la cual  manifiestan que ellos aspiraban a que la “Sociedad Los Trentiuno”  pusiera una fianza por los fondos recolectados y que un grupo de la misma le pusieron oposición, por lo que le piden al Cabildo que le exija dicha fianza. A tales efectos, la Sala Capitular  resolvió contestarles que dicho Consejo “no tiene nada que ver con eso”.

 

Al parecer el Ayuntamiento durante gran parte del año 1918 confrontaba precariedades financieras, razón por la cual la “Sociedad Los Trentiuno”  solicitan formalmente al Cabildo los $ 50 que dicho organismo se había comprometido entregar para contribuir a la construcción del parque. Al conocer este requerimiento el 17 de Septiembre de 1918, la Sala Capitular  resolvió comunicarles “que dicho valor les sería entregado oportunamente”.

 

Es bueno que recordemos que para ese esos años, la República Dominicana estaba ocupada militarmente por tropas estadunidenses, lo cual afectaba el normal desenvolvimiento de la gestión pública nacional, puesto que el jefe militar de la invasión era quien manejaba el presupuesto nacional,asignando los recursos acorde a la estrategia trazada por el gobierno Yanqui. Ante tantas penurias financieras, nuestro Ayuntamiento realizaba ingentes esfuerzos gestionando un préstamo de $20,000 para realizar un conjunto de obras públicas en beneficio de la población.

 

También es bueno precisar que a finales del 1918 el país fue azotado por una epidemia mortal de Influenza, mejor conocida como FIEBRE ESPAÑOLA,  la cual-además de causar gran número de muertes en todo el territorio nacional-afectó por varios meses todas las actividades económicas y sociales.  El comercio exterior, el transporte de mercancías y el desplazamiento de personas por mar y tierra, experimentaron graves trastornos (sobre este tema  escribiremos próximamente).

 

Volviendo a nuestro parque tenemos:

 

En su Sesión correspondiente al 16 de Abril de 1929 el Ayuntamiento de Barahona dio lectura a una comunicación de la sociedad Pro-parque Guarocuya, mediante la cual daba las gracias por habersele instalado el alumbrado eléctrico a dicho parque, a la vez que solicitaban que el Cabildo aprobara la celebración de conciertos nocturnos los Jueves de cada semana y que se les instale las acometidas del acueducto ofrecidas para el riego de las jardineras. A estos requerimientos La Sala Capitular le respondió que se había dispuesto la celebración de dichos conciertos y que se había comsionado al Síndico para que impartiera las órdenes pertinentes al Director de la Banda de música.

 

En el Listín Diario de fecha 22 de Abril de 1929 encontramos la siguiente información del corresponsal de dicho medio:

 

“La noche del 5 de Abril se inauguró en Barahona la luz eléctrica del Parque LOS SUERO. Con motivo de dicha inauguración celebrose una retreta en dicho sitio, siendo muy concurrida. Bien por nuestro Ayuntamiento y paso al progreso”

 

El Cabildo dispuso que con tal motivo se detonaran fuegos artificiales. A tales efectos se pagó al Sr William Garnes la suma de $8.00 por la adquisición de 200 montantes.

 

Estimulados por los éxitos alcanzados, los miembros de la sociedad Pro-Parque Guarocuya se reunieron con personas pudientes de la ciudad para que apoyaran sus actividades, lo que trajo como resultado la donación de varios bancos. Dentro del grupo que los aportaron, se destacó Don Luis Del Monte.

 

El 12 de Febrero de 1930 el máximo organismo municipal de Barahona conoce una comunicación suscrita por los señores Manuel Eduardo Méndez, José A. Robert y Manuel Emilio Mañán mediante la cual-en nombre de la Junta Pro-Parque Guarocuya-solicitan lo siguiente:

 

  1. Que se les permita la instalación de dos acometidas del acueducto en dicho parque para regar las flores.
  2. Que se les facilite el empleado que se entiende con la instalación de plumas para que efectúe dicho trabajo gratuitamente.
  3. Que se coloque en la glorieta del Parque Guarocuya el Ramillete de hierro con bombillas que existía en el Parque Central.
  4. Que tan pronto lo peritan las crcunstancias, se ordene la celebración de conciertos musicales en dicho sitio los Jueves.

 

Sobre estas peticiones le Sala Capitular resolvió contestarle que se habían impartido las órdenes para que fueran instaladas las acometidas solicitadas, así como que oportunamente les será colocado el Ramillete en la glorieta de dicho parque. También fue resuelto por el Organismo solicitar a dicha Junta “ocuparse debidamente del embellecimiento del mencionado parque, sembrándole flores y cualquier otro árbol  que sea propio para el lugar”. Por último, se dispuso que el Inspector Mecánico del Ayuntamiento presentara  un presupuesto para la instalación de las acometidas y que se pusiera de acuerdo con el Presidente de la Junta Pro-parque para seleccionar el sitio donde instalar las plumas.

 

El Sr.Julio Peláez dirige una carta fechada 23 de Mayo de 1930 al Presidente y demás Miembros de la Sala Capitular, “en representación de los moradores del Parque Guarocuya”, en la cual solicita que la corporación municipal disponga la limpieza del lugar el cual estaba en condiciones bastante sucias con la yerba bastante crecida y “sin ser esto una censura a quienes como ustedes que luchan por el engrandecimiento del pueblo, estoy en la seguridad que no saben de esto porque no le han hecho saber del estado deplorable de dicho parque”. Peláez concluye su misiva pidiendo que también se ordene rociar las flores, “las que por falta de esta alimentación indispensable se secarán”.

 

Me dijo Guita Romero que muchas décadas atrás en las cercanías del Cine Bahoruco-en el área del parque-habían dos quioscos uno de madera y otro de blokcs. En este último su padre-Daniel Romero-tenía la pulpería “La Buena Fé”.

 

El Ayuntamiento-tal y como se había comprometido-autorizó que la Banda Municipal de Música tocara un concierto el  primer Jueves de cada mes. Esa noche era emocionante y los caballeros y las damas lucian sus mejores galas. Los carajitos-como siempre-correteaban bulliciosos entre la multitud. Marchas, danzones y suaves melodías eran disfrutadas por el público, hasta que llegaba el final, el cual era cerrado por un rumbosos merengue. Sin embargo, al parecer el entusiasmo de la muchachada desbordaba la necesaria solemnidad del concierto, razón por la cual el periódico local LA CRÓNICA, el 28 de Mayo de 1943 pidió al Cabildo suspender dicha actividad ante el desorden que escenificaban los carajitos. Por supuesto, la situación fue corregida por las autoridades y las jornadas musicales siguieron alimentando el espíritu de los lugareños.

 

Junto a los miembros de la familia Suero y relacionados que residían en el entorno del parque, con el paso de los años se mudaron en sus inmediaciones otras familias, negocios y empresas de recreación. También como lugar céntrico de varias barriadas  populosas, el parque paulatinamente se instalaron en las calles que lo rodeaban algunos quioscos, zapateros, sastres, mecánicos, paleteros, chiriperos, frituras, vendedores de leche, pulperías y almacenes de provisiones. Luego se construyó un moderno Teatro. Más adelante se instaló una tienda bien surtida propiedad de Salomón Lama y su esposa Afife. Posteriormente se establecieron dos iglesias evangélicas, que aún existen. Por años Cubano y su negocio de Sandwichs, atrajo mucha clientela, que luego se sentaba en los bancos del parque a conversar y refrescarse. En sus cercanías fue construído un mercado municipal satélite.

 

En la medida que se incrementó el número de colmados, bares, empresas de diversa índole, chiriperos, iglesias y escuelas particulares, creció la importancia del Parque de los Suero como espacio de visita. Por sus calles cercanas, había un importante flujo de centenares de personas que se dirigían a los diferentes balnearios del entonces caudaloso río Birán y a los “bares de adultos” cercanos.

 

LOCAL DE LA FÁBRICA DE HIELO MELO
LOCAL DE LA FÁBRICA DE HIELO MELO

 

A principios de los años cincuenta se instaló frente al parque la empresa HIELO MELO, de grata recordación para varias generaciones, pues posibilitó que mucha gente aumentara el consumo de jugos de frutas y  bebidas refrescantes.  Me informó Obdulio Melo que su padre Don Antonio Melo Sánchez-propietario de la fábrica-era un próspero empresario oriundo de Azua, cuya habilidad para los negocios le hizo percatarse del mercado potencial  que representaban miles de personas sin neveras, así como una buena cantidad de pulperías y bares ubicados en las cercanías. En su momento, 25 obreros laboraban en la producción y cinco camiones distribuían los bloques de hielo dentro de la ciudad, poblados vecinos y los bateyes del Ingenio Barahona. Unos 50 “frieros” compraban diariamente bloques para vender frío-frío y guayaos. Luego de 60 años de operaciones, la empresa fue cerrada. Actualmente su local está en venta.

 

En los años cincuenta y sesenta, a pesar de la vigilancia, eran muchos los carajitos y jovencitos que utilizaban el parque para jugar beisbol, al topao, trepar los árboles, hacer carreras y otras travesuras. Era frecuente en ese tiempo que la policía realizara redadas en el lugar y apresara niños descalzos o sin camisa, cuyos padres eran multados con RD$5,75, que era una suma importante para la gente humilde.

FOTO DEL PARQUE DE LOS SUEROS O “PARQUE GUAROCUYA” EN EL AÑO 1956
FOTO DEL PARQUE DE LOS SUEROS O “PARQUE GUAROCUYA” EN EL AÑO 1956

En los tiempos de fiestas patronales en las calles aledañas al Parque de los Suero se realizaban carreras de sacos, captura de argollas montado en bicicleta y otras competencias deportivas.

 

Ocasionalmente se efectuaron jornadas religiosas en el parque, lo cual atraía mucho público. En una ocasión-recuerda Raymond Vólquez-el Templo que dirigía como Pastor Cayacoa Shanlate llevó a sus salones a predicar a Felipe Rojas Alou. También por cierto tiempo la empresa de transporte La Esperanza operó al lado del parque. Frente al parque estuvo por varios años  el colegio Divino Tesoro, dirigido por el Profesor Benjamín González.

 

Acontecimientos políticos en el Parque de Los Suero

 

En la segunda mitad de la década de los años cuarenta la Dictadura de Trujillo estaba bien consolidada, aunque dentro y fuera del país se mantenían actvos núcleos de oposición. Aprovechando una ligera apertura, grupos liberarles opositores se manifestaban con mítines, volantes y publicaciones denunciando al régimen. Los líderes sindicales barahoneros los días Primero de Mayo se aprovechaban de la festividad para realizar concentraciones en el Parque de los Suero donde combinaban alabanzas al Tirano con justas reinvindicaciones obreras. Dentro de los dirigentes que participaban en estos encuentros tenemos a Freddy Valdéz, Enrique Michel, Cadecito Vargas. Benón Féliz y otros. Tiempo después todos fueron apresados.

 

Un segundo evento importante ocurrió en en el Parque de los Suero en 1968 cuando la Asociación de Estudiantes Universitarios de Barahona-AEUBA llevó a la ciudad el Coro Universitario y la Poesía Coreada de la UASD. Con esta visita la AEUBA y sectores progresistas de la provincia perseguían que la UASD estableciera en Barahona un Centro Regional Universitario (lo cual se lograría en 1970). Otro objetivo perseguido era estimular que centenares de jóvenes que habían terminado el Bachillerato, continuaran sus estudios superiores.

 

Ambos  grupos artísticos se presentaron en el Hotel Guarocuya. Al día siguiente se realizaría una función en el Parque de Los Sueros. A pesar de disponerse de los permisos correspondientes, cuando en horas de la mañana el autobús con los universitarios llegó al parque, el lugar había sido “tomado” por efectivos militares fuertemerte armados. Habían guardias  incluso encima de los árboles, mientras amenazantes oficiales vociferaban a la multitud que se dispersara. No obstante, la gente del pueblo permanecía en el área. La presencia de los universitarios elevó la emoción de los presentes, a la vez que los militares se preparaban para la acción. Previendo graves consecuencias, el Director del Coro Universitario-Maestro Luis Frías Sandoval-suspendió la presentación cutural, lo que probablemente evitó una desgracia  ante la intolerancia que exhibian los militares. Por sorprendente que parezca, me informó mi amigo Toño Batista que mientras los sectores populares de Barahona no pudieron disfrutar  la actuación artística, el Coro y la Poesía Coreada, estas agrupaciones lograron presentarse ante los humildes pobladores de las comunidades de Bahoruco y Paraíso.

 

Retornando al tema principal de esta entrega, cargado de datos y relatos me dirijo al Parque de los Suero a tomar fotografías del lugar y su entorno y en el momento que estoy fotografiando el edificio del Cine Teatro Bahoruco, Oh sorpresa! tengo frente a mí una hermosa columna de hierro con faroles, el ramillete que donara a Barahona en 1894 el Vicepresidente de la República Wenceslao Figuereo. La obra con sus 120 años mantiene su portentosa estructura. En la parte superior hay varios faroles y en su parte inferior exhibe ornamentadas frutas, donde se pueden distinguir piñas, uvas y manzanas, entre otras.

 

Hay que resaltar que en el 27 de Febrero de 1894 se colocó este ramillete en el parque central, a la vez que se inauguró el alumbrado público, que consistió en numerosos faroles alimentados con gas. Se trata pues, de una obra de gran significación histórica, la cual afortunadamente se conserva en buen estado y su entorno permanece bien ciudado.

 

En el Parque de los Suero,  se encuentra un ícono más del glorioso pasado barahonero!!!!

ESTA HERMOSA COLUMNA TIENE 120 AÑOS
ESTA HERMOSA COLUMNA TIENE 120 AÑOS

Aunque con lo que voy a proponer implica un gran riesgo, sería oportuno que a esta estructura para presentar su imagen original,  se le coloquen cinco globos de vidrio y reemplacen los faroles actuales. Al mismo tiempo, se debería reemplazar el color verde actual, por uno más compatible. Por supuesto, esta sugerencia no debe implicar un“megaproyecto”  que arrase con el parque y la “modernización” del ramillete !!

 En el 2011 el parque fue sometido a una rehabilitación profunda de sus instalaciones, pavimento, aceras, alumbrado y pintura, lo cual mejoró sustancialmente esta área recreativa.

PSUERO4 PSUERO5

En la actualidd en este parque existe una glorieta de tamaño mediano, la cual parece una réplica en menor escala de la ubicada en el parque central, la  cual actualmente está en peligro de ser demolida. Ojalá que los innovadores que actualmente padece Barahona, no descubran “potenciales fallas” en la pequeña glorieta del parque de los Suero, pues de seguro que de inmediato irían ordas con mandarrias y picos a “modernizarla”.

PSUERO7 PSUERO6

FOTOS DE LAS DOS IGLESIAS CRISTIANAS FRENTE AL PARQUE

 

GLORIETA DEL PARQUE DE LOS SUERO
GLORIETA DEL PARQUE DE LOS SUERO

A casi 97 años de aquel lejano Octubre de 1917 cuando las Señoritas Geralda y María Suero solicitaron al Ayuntamiento su consentimiento para levantar un parque en el entonces llamado “PLACER DE LOS SUERO” , es justo que reconozcamos su acertada iniciativa, la que ha posibilitado que por casi un siglo miles y miles de barahoneros y barahoneras de todas las edades y clases sociales, disfruten en un ambiente sano y fesco de este lugar. Una placa conmemorativa en su honor, debiera saludar su bello gesto.

 

Sin duda alguna, fue acertado de parte del pueblo de Barahona, denominar este lugar como PARQUE DE LOS SUEROa pesar de que su nombre oficial era PARQUE GUAROCUYA.

 

Hay muchas historias sobre el monumental PARQUE DE LOS SUERO. Ésta es sólo una de ellas !!!!!

FUENTES CONSULTADAS:

Libros de Actas de Sesiones de varios años celebradas por el Ayuntamiento de Barahona, depositados en el Archivo General de la Nación; Listín Diario de varios años; Periódico La Crónica del año 1943; conversaciones con los señores Guita Romero, Bonaparte Gautreaux Piñeyro, Manuel González, Raymon Vólquez, Toño Batista y algunos miembros de la familia Suero.

 

4 Comentarios

  1. Josefina Suero

    Gracias Don Virgilio por este artículo. No conocía a fondo la historia del Parque “Placer de los Suero”.

  2. Flerida Suero

    MUy Bonito reportage Gracias 🙂

  3. Excelente cronica que contribuye al fortalecimiento cultural del pueblo. Aunque lamentablemente los centenarios potes electricos han sido ROBADOS.

  4. Mu chas grasos por la familia suero conozco mi familia de barahona conocía algo de la familia Pero a ahora conosco que paso con mi biz abuelo

Dejar Tu Opinión