Arquetipo del delincuente.

Arquetipo del delincuente.

 por Ramon Dandrade

Cuando se desarrollan actividades de capacitación dirigidas a los ciudadanos y en las cuales se aborda el tema de los crimenes violentos, el comentario siempre presente, es como en Rep. Dom. ha ido evolucionando en cuanto a su perfil.

Quien desea la posibilidad de ser victima, desea reconocer un potencial delincuente. El problema es que, desde hace varios años la respuesta se hace mas complicada.

Hasta en caricaturas locales de antaño, el delincuente era presentado como alguien que se trasladaba caminando, mal vestido, algunas cicatrices y el rostro de matón, infundian temor a las actividades que se realizaban en horas de la noche. Se puede decir incluso que entre las decadas de los años 60 y 80 el delincuente mantenia cierto nivel de respeto por la vida de la victima y solo asesinaba cuando su libertad o su integridad fisica entaban gravemente en juego. Se cuidaban de los cuerpos policiales, asi como que los vecinos desconocieran de sus actividades delictivas. El arma blanca era su principal herramienta y la mas comun.

Ya a partir de la decada de los años 90, empiezan a gestarse ciertos cambios que marcan las diferencias con las generaciones anteriores. Por ejemplo, lo que roba no es solamente para cubrir necesidades, sino que el despilfarro de lo obtenido es comun y para obtener la mercancia de su adicción. Las armas de fuego son mas disponibles y en consecuencias se incrementan los atracos y los fallecidos  por esa causa. La nube del temor por los cuerpos policiales se disipa y ahora no los evita sino que los reta.

De ahi se inicia una voragine de violencia alimentada de la impunidad, la debilidad institucional, la disponibilidd de sotisficadas armas, la corrupcción y el consumo de drogas, entre otros factores. El nuevo delincuente hasta hoy, dispone de motores o vehiculos incluso de lujo, que le garantizan un rapido desplazamiento. Se visten con ropas que le permiten mezclarse con la población sin despertar sospechas e incluso dedican tiempo y dinero en su cuidado personal, Portan armas de fuego cortas y largas las cuales la gran mayoria de los cuerpos policiales no disponen. Y aunque los elementos antes mencionados pueden variar en cantidad y calidad de uno a otro, los altos niveles de violencia en la ejecución de sus delitos es factor comun.

La edad en que se inician en sus delitos varia, pero esta alrededor de los 14 años en una vida que puede acabar violentamente en promedio a los 22 años de edad. Segun el informe Por una america latina mas segura de la Corporación Andina de Fomento, la mayoria de los hechos delictivos en latinoamerica lo realizan individuos entre 19 y 22 años. Entonces conseguimos una generación que al saber que su tiempo para disfrutar de sus intereses es muy corto, llevan una vida muy acelerada y desbocada.

Muchos de esos jovenes provienen de familias disfuncionales y fracturadas, donde sus padres o quienes hacen ese papel, son ejemplos negativos, les dedican un minimo de atención e incluso pueden ser quienes los agreden desde muy tenprana edad. Y esa realidad la explotan algunas bandas quienes les ofrecen aceptación y atención de sus miembros, respecto de los demás por medio de las armas, asi como la posibilidad de acceder a costosos bienes facilmente y en muy poco tiempo.

A esta situación ya de por si grave, se suma el factor modelaje. El delincuente violento irradia exito, poder y lujo ante los ojos y la mente inmadura de los niños y adolescentes. De alli que se transforme en un ideal a seguir a punto que para algunos el objetivo es ser un  lider criminal.

El inicio del abordaje al tema de la delincuencia no es sencillo y depende de multiples factores, pero si hay algo que tiene en comun es la participación permanente de las comunidades, las provincias, los organismos públicos y privados. La consecuencia de su participación en lo que respeta a la atención integrar de niños y jovenes beneficiarian a todos, por lo que todos deben dar manifestaciones palpables de estar involucrados no solo en el verbo sino con la acción. Y la educacion es una de las principales vias que han implementados varios paises latinoamericanos, con casos de exitos en la disminución de los delitos violentos. El acceso a una educación de calidad para todos no solo es una oportunidad de desarrollo personal, sino una manifestación de democracia. Conocimiento es libertad, visión y liderazgo. Cuando esa educación se complementa con una sólida y permanente formación de valores positivos que se origina desde el nucleo familiar, la influencia del delito se encuentra con una barrera mucho mas dificil de superar.

Pero el momento de actuar es ahora, ya mismo mientras mas nos demoremos como Pais y como sociedad en dar muestras concretas de comprometernos e involucrarnos, el costo a pagar sera mayor e incluye vida de jóvenes que mueren dia tras dia como victimas y victimarios.

Dejar Tu Opinión