La imperfección de lo perfecto es la perfección.

Por Carlos J Vidal Lassis

No se si estoy haciendo Filosofía, escribiendo lo que producto de una meditación se concretizó en mi mente. Me preocupa un poco ser tildado de loco, pero como dice el dicho, “ de músico, poeta y loco, todos tenemos un poco”, de manera que lo podemos atribuir a esa posible verdad.

No discutiré lo que Filosofía es, me limito a expresar el razonamiento que sustenta mis afirmaciones en este tema. Oportunidad habrá de estar o no de acuerdo.

Se afirma que lo único perfecto es Dios, la naturaleza, que es su manifestación según opinamos la mayoría, es perfecta también. La certeza de sus ciclos, desde lo más macro a lo más mínimo, la perfecta combinación de los elementos que la componen, su equilibrios y desequilibrios, niveles y desniveles todo indica la perfección en su mejor forma de conceptuarla.
Basándonos en esta premisa, cuando vemos lo que sería visto y percibido como una imperfección, podemos apreciar que la misma tiene un propósito, el mantenimiento de ese equilibrio, la búsqueda de lo que es la perfección. Me explico con un ejemplo: Un proceso de infección corporal, provoca de inmediato una inflamación, que no es mas que la reacción normal del organismo para defender, inmunizar o restaurar el equilibrio en el tejido que ha sido invadido. Eso es la búsqueda de la perfección, esa respuesta que existe en todo organismo viviente natural es lo perfecto. Es el estándar de lo que es perfecto. Esa imperfección es lo que garantiza o busca la perfección. Lo que quiere decir que la perfección, que es la sanación del tejido, no sería tal sin esa imperfección de la inflamación.

Este razonamiento puede que responda los cuestionamientos que a veces las realidades de la vida, los incidentes fortuitos, especialmente cuando son desagradables y/o negativos, nos generan y surgen dudas, cuando de Dios se trata.

Uno puede entonces fácilmente entender que las aparentes imperfecciones de Dios, esas que nos hacen dudar, son precisamente sus perfecciones, son componentes esenciales de su perfección. Suceden para restaurar, compensar, renovar, renacer y hasta revivir en la manifestación de su gran obra. En otras palabras:
La imperfección es lo que completa la perfección.

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.