Pío, Ramón Dandrades y las notas a mi reciente escrito

Por Yorik Piña

Publiqué, hace 2 días, en Facebook, un comentario sobre la responsabilidad de los padres en permitir que sus hijos tomen la carrera que van a desempeñar en su vida de una forma libre, sin manipulaciones de los padres ni de nadie.  Ramón Dandrade hizo un comentario que contesté en donde hablaba de los resilientes.

Mi ahijado Manuel Gonzalez (que sabe de todo. Es para mi genial. Cuando atiende lo que yo escribo, valoro más mi trabajo porque sabe mucho de psicología, sin ser psicólogo) parece que le agradó, tanto lo que escribí, como la respuesta que ofrecí a Ramón Dandrade (barahonero en New York) que se dio a la tarea de copiar y pegar todo y lo colgó en su muro. Lo juntó todo y sentí la necesidad de publicar el copy-page. Realmente me gustó lo que hizo Manuel González (Pío)

Esto es lo que está en su muro:

PUBLICADO POR MI APRECIADO PADRINO: Yorik Piña

En el programa de reeducación que se aplica en Barahona, no todos los que lo reciben son delincuentes o adictos. Tenemos 12 que, por no tener una figura paternal en el hogar, que es tan importante como la madre, cada cual con su rol, se han insertado en el programa.

Les falta la dirección del padre, las enseñanzas, las directrices, las orientaciones, los premios y los displaceres de quien se ha ganado el puesto de administrar la formación de sus hijos. (Hay muchos que no se ganan el puesto y los hijos les faltan el respeto).

Dos de ellos se gradúan este año, en diferentes carreras y en diferentes universidades. Asistiré con gran satisfacción. Es la mejor manera de decirles: Eres adulto, eres libre, estás realizado, eres feliz. Ya no necesitas orientaciones de nadie. Sabes como manejar los conflictos que se te `presenten en la vida. Puedes lograr que sean felices los que están a tu alrededor.

Uno de estos 12 jóvenes sanos, un resiliente que ya tiene la dirección que necesitaba, porque no la tenía, me envío el vídeo que aparece más abajo.

Quiere ser físico, pero su familia no tiene la menor intención de que lo sea. Yo lo apoyo, porque cuando otra persona sea padre, madre, familiares o quien tenga autoridad sobre este le indica que carrera debe estudiar o cual es la mujer con quien tiene que casarse, están contribuyendo a que le ocurra lo que James Marcia llama «Exclusión de la identidad».

No es sano que sea otra persona que indique que tu debes estudiar. Lo adecuado es que el adolescente tenga una crisis (no sabe a que se va a dedicar en la vida) y luego haga un compromiso. «Voy a estudiar Física» y logre ese sueño. Esto, según James Marcia, es la única manera saludable de conformar tu identidad y le llama: «Logro de la identidad».

Mi ahijado quiere ser físico, pero por ahora no lo puede lograr porque su familia lo sustenta y no esta de acuerdo con que estudie esa carrera. Esta estudiando algo que escogió antes de descubrir su real vocación. Cuando termine esa carrera, trabajará para estudiar su pasión: LA FÍSICA.

Se habrá perdido el tiempo, el dinero y el esfuerzo de años en una profesión que va a ejercer hasta lograr su pasión.

Le recomiendo a los padres que no intervengan en la carrera o el oficio que sus hijos desempeñarán en la sociedad. Les hacen daño. Les frustran.

Trabajarán por el dinero que ganan, pero no disfrutarán lo que hacen.

El boxeador dominicano, Bartolo Soni, dijo en una oportunidad » A mi me pagan por algo que yo con mucho gusto lo haría gratis: boxear»

Ramon Dandrade

Yorik, pero recuerdo bien que asi comensaste, no fué con delincuentes o adictos, eran jóvenes que habían dejado la Escuela por una u otra razón y por medio a tu trabajo incansable los hacia regresar logrando muchos de ellos obtener un titulo Universitario. Soy testigo, de que les compraba muchas de las cosas que necesitaban como tenis camisa etc. con lo poquito que ganabas en el Banco de Reservas donde trabajas.

Yorik Piña

Ramon Dandrade En ese tiempo habían pocos adictos las drogas, pero habían. La mayoría de los padres se ocupaban de sus hijos, aunque estuvieran equivocados. Era la norma. Habían padres y madres sobre-protectores, otros muy punitivos y los menos, formaban con un mínimo de errores.

 

Siempre me ocupaba de proteger a quienes, sus padres, por una razón u otra, no podían hacerlo.

Los resilientes (niños traumatizados que inician un nuevo desarrollo, según Boris Cyrulnik) necesitan seguridad o protección, un método de formación y una persona que lo aplique. Proteger a un niño es darle: tiempo en calidad, tu esfuerzo, tu cuidado (vestimenta, alimento, un régimen de consecuencias) y afecto de amor). La mayoría de los padres no cumplen con esos requisitos para la buena formación.

La pobreza, la carencia de todo, hace casi imposible una buena formación. Los padres no tienen tiempo ni humor para ocuparse de algunos detalles de la protección pues salen todos los días con «un cuchillo en la boca para buscar el alimento» de su familia y no tienen tiempo de ocuparse de sus hijos, sino alimentarlos. Y eso, definitivamente no es todo lo que necesitan los niños,

niñas y adolescentes.

Eso era lo que hacíamos en ese tiempo. Protegía a los más pobres supliéndoles vestimenta, alimentos y a los que no necesitaban eso, les daba mi tiempo orientándoles en sus dificultades, pero a todos les visitaba y orientaba a los padres y madres sobre como formarles adecuadamente.

El consumo de drogas siempre ha existido. Recuerda que el alcohol y el cigarrillo son drogas.

Son adicciones. Son sustancias psicotrópicas. Cuantos crímenes, robos y toda clase de tropelías se han cometido bajo los efectos del alcohol. Pero ese es otro tema.

Era un tiempo en que lo que hacía, pocos lo entendían, pero desde los 12 años, aprendí mucho del comportamiento humano porque yo también era un resiliente (hijo de divorcio) y hacia introspección. Sabía cómo se sentían los adolescentes de la época.

Ahora, como psicólogo, certifico que lo que hacía era bueno. Por eso, la mayoría de mis ex-alumnos se sienten premiados con la formación que recibieron en el Colegio Experimental FAME. Era una formación en valores.

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.