Los bienes públicos como garantía para los préstamos chinos en el contexto de la iniciativa del cinturón y ruta de la seda

por Ariel Gautreaux Guzmán

De Asía, pasando por África, Europa y llegando hasta América, la iniciativa del cinturón y ruta de la seda (BRI) comprende el plan más ambicioso de China para proyectar su influencia y poder a través del globo. Para China obedece al cumplimiento de ciertos objetivos geopolíticos y estratégicos, mientras que para los países por donde “pasa” la ruta de la seda se obtiene a cambio inversión en infraestructura, principalmente, pero no limitada, en la forma de carreteras, trenes y puertos.

No hay dudas que ese es un buen “trade-off” para los países receptores de esos proyectos. No obstante, este esquema de concesiones mutuas se pone a prueba una vez que los beneficiarios comienzan a caer en mora, pagan tarde o de pleno dejan de pagar. Es ahí donde aparece el trilema, con respecto al comportamiento que debe seguir China.

Por qué decimos que es un trilema?. Porque ante el incumplimiento de los compromisos de sus socios en la BRI, China ha cursado tres vías para hacer valer sus derechos:

1. El arbitraje ante cortes chinas.

2. La renegociación de los términos de la deuda.

3. La expropiación de bienes públicos.

En su relación con los gobiernos, China ha sido inconsistente en cuanto a cuál de las tres opciones seguir en caso de que no le cumplan. La primera vía, el arbitraje, a nuestro entender debe figurar en todo contrato de este tipo. Al mismo tiempo, recomendamos en caso de que sea factible, tener en cuenta un foro como la CCI o la CPA. Si necesariamente el arbitraje debe ser en China, o al menos bajo la esfera china, sugerimos el centro de arbitraje de Hong Kong, por su trayectoria y prestigio.

La renegociación de la deuda es una opción que debe estar siempre sobre la mesa. Y funciona. Malasia, por ejemplo, acaba de llegar a un acuerdo para reducir un tercio del costo de una conexión ferroviaria que estaban construyendo con ayuda de los chinos. En las Maldivas, también están buscando renegociar varios de los acuerdos que fueron firmados años atrás con China.

Por último, la expropiación de bienes públicos, es tal vez la más perniciosa para ambas partes. China muy bien puede quedarse con la propiedad de un puerto o una porción de terreno, pero qué le garantiza que recuperará su inversión en el corto o mediano plazo?. Esa falta de liquidez, unida a un entorno macroeconómico complejo en su economía, hace poco beneficioso para China coleccionar una amplia cantidad de “elefantes blancos”, producto de inversiones en infraestructuras de cuestionable factibilidad económica. Algunas las obras concesionadas han tenido que ser “subsidiadas” por el gobierno, como compensación por el retorno negativo y la bajas utilidades, que de entrada, para nada justificaban su ejecución.

Para los gobiernos de los países receptores de los préstamos, la garantía en forma de bienes públicos se presenta como un caso de “moral hazard” o riesgo moral. Puede ser la forma de llevar a cabo grandes obras de infraestructura o “megaproyectos” de gran impacto político, a un costo transaccional relativamente bajo, atado al pago en el largo plazo de un interés “cómodo”. Si algo sale mal, si el país no paga, entonces cargan con la responsabilidad los “bienes públicos”.

Es así como ha sucedido con varios países dentro de la BRI. De entre los casos se destaca el del Puerto de Hambantota en Sri Lanka, el cual China adquirió por 99 años a cambio de billones de dólares en deuda. Indonesia ha tenido un tema con la línea ferroviaria que une a Jakarta con Bandung, situación que ha sido llevada hasta el debate político, con acusaciones de sobrevaluación. En Malasia también se han escuchado voces en ese mismo sentido. En Kenia, han comenzado a aparecer denuncias, como la del Puerto de Kilindini en Mombasa, que estaría siendo expropiado por falta de pago a China. En Kenia también los chinos están por realizar un proyecto que unirá la Capital, Nairobi, con Mombasa en la franja del Océano Índico, por ferrocarril.

El más reciente de los debates se ha llevado a cabo en Montenegro. El pequeño país de Europa del Este, de apenas 13 mil km2, ha puesto como garantía a China parte de su territorio en caso de no cumplir con el pago de los préstamos. Los proyectos incluyen la cuestionada carretera que unirá el Puerto de Bar en el Mar Adriático con Serbia. Estos proyectos han disparado la deuda de Montenegro, de 63% del PIB en 2012 a casi un 80% del PIB en la actualidad.

En definitiva, y para sacar mejor partido a la BRI, una buena recomendación sería que los países investiguen muy bien acerca de cuáles proyectos son más viables desde la perspectiva de sostenibilidad financiera. Otra sugerencia es no esperar que sea China la que proponga los proyectos. Ellos saben muy bien lo que quieren, cuando desean que en X o Y país se construya un tren, una carretera o un puerto, también están pensando en el provecho económico o geopolítico que le sacarán a esa infraestructura. Viéndolo de esa manera, China siempre gana, pero nosotros en República Dominicana, como país que se quiere integrar a la BRI, también tenemos que saber cómo ganar. La última recomendación, en caso de impago, es optar por el arbitraje o la renegociación de la deuda, pero bajo ninguna circunstancia, se deben poner en garantía bienes públicos.

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.