REQUIEN POR EL QUEMAITO Y LOS PATOS

por Frank Jimenez

Definitivamente se ha perdido la capacidad de asombro en la provincia de Barahona, donde se han realizado obras de embellecimiento en las playas de “El Quemaito” y “Los Patos”, que impresionaron a los visitantes luego de abrir al publico estos populares balnearios de la costa sureña.

 

El asombro me llega despues de la publicacion en Facebook  que el comunicador y periodista Gabriel Reyes Romero y la publicacion del periodista Leonardo Plata (El Comunicador del Sur) en donde se publica el estado ruinoso de las pasarelas de las playas en referencia.

 

Las millonarias inversiones del Estado Dominicano que a través del Ministerio de Turismo fueron utilizadas para el remozamiento de esas playas muestran un progresivo deterioro a pocos meses de la reapertura a los bañistas y visitantes que hoy cuestionan el deterioro y el abandono que esta a la vista de todos.

 

Luego de la experiencia con la construcción de el bulevar Maria Montez en el que se invirtieron mas de RD$300 millones con un diseño en donde predomina el uso de la madera y metales que pueden ser afectados con la exposición a las inclemencias del tiempo y la salinidad costera, el MITUR incurre en la propuesta de invertir mas de RD$73 millones, con un diseño similar para el Quemaito y los Patos.

 

Es inconcebible que los ingenieros y el MITUR desconocieran el tipo de madera y metal a usar en los paseos de las playas y el proceso de mantenimiento que estas conllevan, donde por lo menos una vez al mes había que curar la madera con aceite y limpiar la salinidad en los metales con productos antioxidantes. 

Según conocedores en la materia (datos del comportamiento de la madera expuesta al salitre),  la madera no se corroe, no produce alteraciones alcalinas con los áridos, no genera problemas de presión interior por cristalización de sales, ni se deteriora por la agresividad química de sulfato y magnesio sobre los productos de hidratación del cemento ya que el relacionar la madera con los ambientes marinos, así como su adecuación y durabilidad es una práctica habitual tradicional; pero debe existir un cuidado extremo, principalmente en zonas tropicales.

 

Por lo visto nos están acostumbrando a allantarnos con obras de relumbrón que luego resultan un fiasco y esa burla al pueblo de Barahona debe tener consecuencias ejemplares en donde los responsables sean castigados por el peso firme de la ley, ya que no es posible que RD$73 millones invertidos en esas obras entren en estado de abandono y deterioro en tan poco tiempo por falta de mantenimiento.

 

En un gobierno que se respete las cabezas de los responsables de esa barbaridad deberían estar rodando, pero no es así, todo sigue tan campante como el whisky aquel.

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.