NUEVO AÑO, NUEVAS ESPERANZAS…

 

Por Frank Jiménez

 

Cada vez que llega este día, 31 de diciembre del año que sea, si tenemos algún momento para reflexionar lo hacemos pensando en como mejorar año por venir y tirar el tiempo pasado al baúl de los recuerdos, porque nos llegan tiempos nuevos llenos de sueños por alcanzar y hacerlos realidad.

 

El deseo de superar el año viejo es una meta constante en cada ser humano, olvidar las penas y sufrimientos que laceran el alma y lanzarse a buscar nuevos caminos en el laberinto de la vida que con precaución debemos tomar para ser exitosos.

 

Nuevos retos aguardan por nosotros y debemos fortalecer nuestros valores en este tiempo en que para muchos el despropósito degrada los cimientos  de la solidaridad humana, esparciendo el irrespeto y odio por el prójimo sin medir consecuencias, porque la soberbia es una actitud que se ha convertido en moda.

 

Vivimos en un mundo que apela a la esperanza como aliento para abrirnos caminos al andar, reinventando rutas que nos señale metas que solo se pueden conseguir si nos esforzamos en echar a un lado los obstáculos y las ilusiones que le llegan al sediento que muere de sed en un árido desierto.

 

Nos lamentamos constantemente, nos duele el estado de deterioro de una sociedad que conscientemente apela a la doble moral para criticar todo lo que no puede procesar como acto de justicia y alabamos la inmoralidad minimizando, comparando y justificando hechos reprochables.

 

Durante mucho tiempo hemos elegido a los que nos venden sueños, prometen villas y castillas y solo sectores de poder navegan en las tranquilas aguas de la bonanza en nuestras narices y no somos capaces de cada 4 años identificar a los que nos fallan.

 

Las nuevas esperanzas solo se consiguen cuando hacemos conciencia de nuestra realidad y somos capaces de identificar el engaño populista que con su practica bloquea el pensamiento de aquellos que creen en soluciones individualistas y no comunitarias.

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.