El respeto al derecho ajeno

 

Por Clemente Terrero

Esa frase célebre del pensador y político mexicano, Don Benito Juárez expresada en el manifiesto del 15 de julio del 1867, tiene importante connotación en las relaciones humanas, es un elemento fundamental para mantener la armonía y la convivencia pacífica en el mundo.

Es bueno recordar que el respeto tiene dos dimensiones, una es el respeto que la persona se tiene a sí mismo y la otra es, e respetol que se le debe tener a los demás. Cuando ambas dimensiones se conjugan se habla de integridad del respeto.

Con relación a la segunda dimensión, que es a la cuál precisamente se refirió Benito Juárez, es el respeto que se le debe tener a cada ser social, consagrado en la declaración universal de los derechos humanos.

Entender que el respeto es un derecho universal, traduce un alto nivel de conciencia que coloca al individuo por encima de la mediocridad y de las bajas pasiones, contribuye con la concordia, la armonía, la convivencia entre los hombres y entre todas las sociedades del mundo.

Reconocer el derecho ajeno resalta un alto nivel de inteligencia emocional y un desarrollo humano superior que conduce al buen entendimiento de la gente, evitando contradicciones, enfrentamientos y discusiones innecesarias.

En otras palabras, respetar el derecho de sus compañeros, amigos, hermanos, parejas y demás personas, es sinónimo de armonía, de paz y de entendimiento, que sirve para prevenir la violencia, génesis de la guerra y muchas veces de la muerte.

La palabra respecto es un concepto muy importante en la vida de los hombres y debe ser manejado con mucho tacto y delicadeza.

Un dirigente debe ser siempre respetuoso, pero al mismo tiempo y no en menor condición debe respetarse a sí mismo, acometiendo acciones positivas que no den cabida a cuestionamiento de su conducta social.

Es obvio que la actitud de respecto va a depender mucho de la mentalidad y de la formación social de cada individuo. La falta de uniformidad en la formación de las personas es lo que lleva a que cada uno actúe de manera diferente en cuanto al respeto.

Por eso, debemos trabajar fuertemente en la formación del ser, a los fines de implantar una nueva cultura en nuestras instituciones, para desterrar la violencia, los conflictos y la agresión, esa nueva cultura, es la cultura del respeto.

Asumamos en toda su dimensión esa frase célebre de Don Benito Juárez, EL RESPETO AL DERECHO AJENO ES LA PAZ, de seguro habrá más armonía y menos conflictos en nuestras relaciones sociales.

*El autor es médico pediatra

Relacionado

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.