Tacto político

 

Hace poco leí que el tacto político es la esencia de la conducta que produce el menor número de reacciones negativas o suspicacia.

Eso me da a entender que el tacto es un talento que se desarrolla con el tiempo, al fragor de la praxis política, el estudio y la experiencia. Es una conducta moldeada por las circunstancias que cualifica la forma de actuar y de conducirse de los dirigentes.

Tacto político es saberse manejar, es moverse en la arena movediza sin hundirse, usar la inteligente, analizar cada paso, sopesar, precisar y medir las consecuencias de las acciones en la lucha social. Evitar el disgusto de los seguidores y de la población.

El tacto político es emplear toda la capacidad, el conocimiento y la razón para evitar los imprevistos, los eventos adversos, espontáneos, que puedan surgir en el acontecer político y afectar la imagen pública del liderazgo.

Tacto es ser cauto en la toma de decisiones, es producir el menor ruido posible, es evitar los escándalos, caminar sin dejar colas, moverse suavemente, manejarse con ecuanimidad, meditarlo todo y evitar los sobre saltos.

El tacto es pensar, organizar y planificar fríamente todas las medidas, ser precavido, no exagerar ni pasar los límites de la tolerancia. La falta de tacto ha conducido al derrumbe de grandes liderazgos en el mundo, cayendo éstos, en los extremos más bajos de la popularidad.

Tacto es controlar las emociones, es ser equilibrado, no dejarse provocar, no incitar a la violencia, mantener la paz espiritual, la imagen de bondad, de humildad. Tacto es priorizar el verbo y la razón en lugar de la pasión y la confrontación.

El tacto es usar el sentido común, es hacer las cosas en su momento y cuando sea posible, es evitar las discusiones estériles. Tacto es paciencia, serenidad en los momentos difíciles, estresantes, exaltantes y contraproducentes.

Tacto es prudencia al hablar, ser cuidadoso en la expresión, hablar solo cuando sea necesario, decir solo lo que sea necesario y si es necesario. Emplear el recurso de la comunicación solo para decir cosas positivas. Tacto es no hacer acusaciones, no actuar por impulso ni por chismes. presentar evidencias cuando se dan declaraciones.

El tacto es cuidarse de caer en tentaciones, aferrarse a la cuerda de los principios para no dejarse arrastrar por la podredumbre social. El tacto es pendular, es aprender a moverse rítmicamente de un lado para el otro, prevenir el desencanto y la desconfianza. Es mantener siempre una conducta honesta.

Tacto político es usar todo el talento humano, toda la astucia, toda la capacidad en los distintos momentos de la lucha social, así como lo expresaba el gran líder chino Mao Tse Tung: con ventaja, con razón y sin sobrepasarse.

En síntesis, tacto es inteligencia, prudencia, capacidad, madurez, experiencia y control de las emociones.

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.