José Martí en Barahona

Por Bienvenido Matos Pérez.

 

Hay acontecimientos históricos que por su contenido, por las características que estos encierran son tan significativo para los pueblos donde se han producidos que el tiempo, la distancia, ni nada ni nadie puede borrarlos.

Y esos hechos históricos suelen ser en ocasiones tan especiales, tan únicos que el tiempo tiende a refrescarlos, a acercarlos y hacerlos partes de las historias y de las interioridades de esas comunidades.

Ese es el caso de la visita de José Martí a Barahona que en la tarde del 21 de septiembre del año 2018 se cumplieron justamente 116 años, una fecha bien significativa para que de aquel acontecimiento ya nadie hablara, ni siquiera lo recordaran, pero en el caso que nos ocupa de la visita de José Martí a Barahona parece un acontecimiento de nuestros días, tierno, refrescante, actual, algo así como una celebración de cumpleaños.

Y ese fue el acto que por todo lo alto celebramos la tarde del 21de septiembre del año 2018, con el patronato de la ciudad universitaria de Barahona idóneamente presidido por el inquieto David Volquez Román, el Ayuntamiento municipal de Barahona, el comité de solidaridad con los pueblos en lucha, el comité amigos de cuba, el ateneo municipal de Barahona y los ayuntamiento de los municipios de Duverge, el ayuntamiento del municipio de mella y el ayuntamiento del municipio de Cabral, con la presencia grata y distinguida del honorable embajador de la república de Cuba en república dominicana Carlos Jesús de la Nuez, los celebrantes salimos de la comandancia de puerto de Barahona después que aspiramos el yodo puro y sanador de las aguas del mar al lado del muelle dirigidos por el paso de los caballos y con el toque marcial de los tambores hasta la casa donde Carlos A. Mota recibió al distinguido visitante José Julián Martí Pérez quien vino con los brazos abiertos implorando apoyo para la causa libertaria de su patria, cuba la eterna cuba que siempre ha enseñoreado como la mayor de las Antillas, vejada y pisoteada por el imperio español. Vino José Martí a Barahona a buscar apoyo porque sabía que en las luchas por la soberanía de un pueblo más que pertrechos militares, dinero, o armas es vital la solidaridad, el apoyo, las oraciones, porque esto más que el dinero, más que los pertrechos son sabias esenciales son cardo de cultivo para el toque misterioso que tiende a enervar y a elevar al máximo las potencias interiores de un pueblo en su lucha contra la tiranía y opresión.

Por eso dijo en algún momento de su recogido por estos pueblos del sur herederos legítimos de la luchas del cacique enriquillo contra el imperio español – me dieron de todo y no me cobraron nada, ¡cuántas grandezas en este apóstol y libertador! En este genio de las palabras, en este poeta encantado que tan acertadamente supo combinar la palabra y la acción.

José Martí nació un 28 de enero de 1853 y murió el 19 de mayo de 1895 en dos ríos Capitanía General Cuba, su vida oscilo entre la poesía y la patria y en ambas dejo impreso su hidalguía de hombre de bien y sus valores.

Fue un ferviente defensor del antillanismo, de la soberanía de los pueblos, de la libertad. Viajo a Barahona el día 21 de septiembre del año 1892, la tarde comenzaba entretejer sus sombras y el velero lepido después de una larga travesía llegaba con ellos.

Cualquiera diría que el patriota Martí vino a recordar las gestas heroicas del cacique enriquillo y tomar el aliento de esos acontecimientos que se hicieron parte de la historia universal por el arrojo de la raza indígena encabezada por el cacique enriquillo en su lucha por su supervivencia, por su libertad.

Su estadía en Barahona fue fructífera, su llegada a la casa de José Dolores Matos, gobernador de la provincia de Barahona guiado por un hombre llamado chichi el loco quien hacia funciones de practico, guía para trasladar personas de un lugar a otro, allí entrego dos cartas una para José Martí de su entrañable amigo Don Federico H. y Carvajal y otra para Don Carlos A. Mota de parte de su amigo Jaime Vidal.

El gobernador José Dolores Matos tuvo el acierto de presentar a Martí a las primeras figuras y dirigentes del pueblo, los cuales compartieron con el poeta y patriota cubano con mucho entusiasmo, los cubanos acostumbran cuando llegan a un país averiguar si hay ciudadanos cubanos allí para alentarlos, para visitarlos y para intercambiar con ellos y fortalecer su patriotismo cubano.

En la que fue la casa de Don Carlos A. Mota convertida hoy en garaje de un hotel por que la política de los gobiernos parece no interesarles la cultura de estos pueblos los celebrantes de los 126 años de Martí en Barahona recordaron esa visitas con discursos emotivos, con palabras sazonadas de patriotismo y frente a la tarja que es el único recuerdo que preserva la memoria histórica del pueblo rindieron reverencia al poeta y patriota antillano y ciudadano universal.

De allí nos fuimos al monumento a José Martí a develizar la calle que llevara su nombre eternamente como una muestra de gratitud por su ejemplo de hombre de bien y por su visita a estas tierra casi olvidada por la indiferencia nuestra.

El acto final se celebró en la casa de la cultura de la ciudad universitaria que lleva con justeza el nombre del Dr. Antonio Méndez.

El embajador cubano Carlos Jesús de la Nuez expreso palabras vivas llena del más puro sentimiento, agradeció el gesto noble de ayer y de hoy del pueblo barahonero y dijo que cuba es un país abierto, plural y democrático que practica la solidaridad y la unidad entre los pueblos del mundo, pondero a José Martí y a los que con el levantaron la dignidad y la soberanía del pueblo cubano, visiblemente emocionado volvió agradecer el acto de los barahonero a José Martí y a cuba.

El ayuntamiento de Barahona declaro a la delegación cubana y a todos los visitantes como huéspedes distinguidos y designo una calle con su nombre, los ayuntamiento del municipio de Cabral, la alcaldía del municipio de mella y el ayuntamiento municipal de duverge emitieron sendas resoluciones para expresar su regocijo al recordar el paso dignificante de José Martí por estas tierras del sur, porque a 126 años de este acontecimiento se recuerda que el vino a nosotros como él decía que se debía entrar en tierra cubana “vistiendo la sandalia de la honestidad y con el perfume de la gratitud por este pueblo”.

Por la universidad autónoma de santo domingo centro regional hablo el maestro Manuel de la Cruz, su director y dijo – que el arrojo del pueblo cubano y la solidaridad de nuestro pueblo hicieron posible la libertad de cuba del yugo español.

Otro que pronuncio palabras encendidas fue David Volquez, presidente del patronato de apoyo de la ciudad universitaria y gestor incansable de esta celebración, hablo de cuba, de José Martí, de la solidaridad de nuestros pueblos, de la escuela de medicina de la UASD en Barahona del apoyo que esta jornadas necesitan y dijo hoy como ayer la solidaridad volverá a escribir con letras de oro su historia.

Casi al término del acto Plutarco Pérez de la provincia independencia se apareció en el escenario como inspirado por las musas y en un momento oportuno del mayor contentamiento nos recitó el poema -cultivo una rosa blanca en junio como en enero para el amigo sincero que me da su mano franca y para el cruel que me arranca el corazón con que vivo cardo ni ortiga cultivo, cultivo una rosa blanca.

Entre aplausos, abrazos y sonrisas los celebrantes salimos del centro de la cultura de la UASD en Barahona con la más alta satisfacción del deber cumplido.

 

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.