¿Cómo podemos vender el Suroeste turísticamente?

por el Arquitecto Luis Caraballo Hernandez

Lo primero es que para vender un producto hay que conocerlo bien, ¿verdad que si?…. cualquier osado vendedor diría, conocer sus pro y su contra, para cuando hablamos de nuestros pueblos, de nuestras bellezas naturales, de nuestros paisajes, y de lugares que consideramos de interés, estamos vendiendo nuestra región, eso está muy bien, es algo que a diario todos lo hacemos…pero la pregunta que debemos plantearnos es la siguiente:

¿Estamos haciendo lo correcto, con vender sólo la parte cosmética, o bien sea la parte plástica de nuestra región o de nuestros pueblos? de inmediato debemos saber y poner en nuestra conciencia sureña, que eso no está del todo correcto. Pero….. ¿Por qué si esa cualidad está a la vista y no necesitan mucha demostración?,….ahora me explico a donde quiero llevarte, no sin antes hacerte otra pregunta. ¿Está usted consiente de que nuestra región es la más pobre del país, la menos densa y que en contraste con eso tenemos en ella el mayor contenido de riquezas en biodiversidad? …a ver si me explico para que mi amigo David Barahonero.

Lo que eso significa, es que no podemos venderle nuestras tierras a cualquiera, que solo tenga dinero, y que quiera venir hacer lo que quiera en ganas, eso significa que si se vende a un cualquiera, su inversión si no es controlada o regulada atentaría contra esa riqueza en recursos de la biosfera que entiéndase bien es nuestro “oro y que todos los suroestanos debemos poner empeño en cuidarlo, insisto debemos ser absolutamente celosos con eso. Fijaos bien, ese oro no está tan visible como la belleza paisajística, ese “oro” está oculto en la mina, para verlo hay que extraerlo de lo más recóndito y depurarlo. Pero para no extenderme más, lo que quiero dejar subrayado en su conciencia en esta entrega, son tres cosas:

1ro- Motivar a todos los habitantes de Barahona, Independencia, Bahoruco y Pedernales, a ponernos a una por el control de nuestro “oro”, que como bien dije es la Reserva de la Biodiversidad que junto a los aspectos históricos culturales se constituyen en bienes ocultos, propios y únicos en el país.
2do- Pedirle a Nuestros gobernadores provinciales que se olviden de pasiones politiqueras y que se unan con fines de propugnar y canalizar las inversiones de modo que no atenten con esa biodiversidad de que hoy disfrutamos, resaltando nuestra cultura y nuestro ecosistema, de igual modo dándole apoyo a los comunes organizados en comunidades vecinales y/o juntas de vecinos, para que sean ellos quienes den la no objeción final a toda sana inversión después de hacerlo consiente de lo que ello implica.

3ro- Ese segundo tema aquí expuesto, jamás podrá hacerse plausible, si no auspiciamos de inmediato una “educación ambiental”, para lo que debemos aprovechar las escuelas y a sus docentes, impartiéndolo como una materia práctica más, sin dejar a un lado el hecho de hacer obligatorio que todos los dirigentes comunitarios se involucren y se concienticen al respecto, para que ellos se encarguen de hacer lo propio en su sector o comunidad.

Quiero que sepan que estos artículos que estoy publicando van finalmente con ese propósito, quiero significar , y entiéndase bien , que lo hago con de una forma desinteresada, sin politiquería barata, y acorde con los únicos intereses que deben movernos a todos los sureños, que son los de llevar , e involucrar y a la vez elevar el nivel de preparación y el bienestar económico equilibradamente entre los munícipes, preparándolos para que sean ellos los que habitan en la zona quienes reciban los beneficios directos de ese desarrollo, a la vez que provocamos con esto buscar un saludable desarrollo turístico por demás sostenible , tomando en cuenta todo los aspectos que tienen que ver con la zona, es decir, primero la flora y la fauna, lo que yo llamo nuestro “oro”, y después lo que tiene que ver con lo humano .

A partir de esta entrega de reflexión, que les soy sincero me intriga mucho, pienso que ahora sí que podemos entender las características conque debemos vender nuestra región, métase en el caco, que lejos de atentar contra la riqueza tanto ambiental como histórica cultural y humana que tenemos, nuestras pretenciosas riquezas debemos orientarlas turísticamente a no atentar o entrar en contradicciones con ellas, nuestras joyas preciadas, lo que entiendo debemos razonar a rajatablas toda vez que hablemos de bellezas paisajísticas, sobre todo para beneficiarnos vendiendo correctamente estas tres provincias en su conjunto.

David Barahonero hermano mío ¿Me di a entender esta vez?.

FUENTE: CAMPESINO DIGITAL

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.