PIRRICA DEFENSA DEL MERENGUE SE HA HECHO APRESURADAMENTE ES COMO UN MERENGUE SIN LETRA

 
por Frank Adolfo
Bueno, dijimos en el trabajo anterior que iniciaremos el desarrollo de cómo, desde nuestra óptica, el merengue arranca en New York; sin embargo, me permito sustraer un poco del tiempo disponible para terminar diciendo un extracto anecdótico que ilustra sentimentalmente, de cómo surge un artífice del merengue –y claro con él, otros tantos, entre los que podemos citar al inmenso Aramis Camilo- respondiendo al sonoro nombre del maestro Don Cheché Abreu (creador del ritmo Merengué con su “Negra Pola”).
Durante el trayecto de los años 1972 – 73, en mi condición de “Voz Oficial y Jefe de Producción de Tele Inde Canales 30 – 13”, producía con mi compañia “Tele – IFA, S. A.”, los programas el “El 11 a 12 del 13”, co-producido con Babín Echavarría y Rafael Calaf. “El Sexto Peravia” y “Juventud 13”; este ultimo, presentanción grupos de bailes, de música norteamerica, ritmo disco.
El programa “Juventud 13”, tuvo actuación los días jueves, donde se presentó un novedoso, carismático merenguero, que trajo grato recuerdo para la juventud bailadora del momento, de ritmo merengue, Cheché Abreu; rompe la noche con su orquesta, cambiando la fisonomía en su totalidad, del patron establecido dentro “Juventud13”, originalmente.
EL VIAJE ESPERADO
Ya instalado en la Megalópolis conocida “Capital del Mundo”, New York, junio 1977, de la mano del maestro Primitivo Santos, tratamos aspectos estratégicos para desarrollar los afanes con los cuales abrir caminos, específicamente, el área de la comunicación, los espectáculos y manejos de artistas.
El maestro Primitivo Santo fue desde siempre la “catedral del merengue” en ese momento; la fuente informativa por excelencia; los archivos referentes y contactos selectos que todo hombre de negocio debió consultar, respecto al mundo del espectáculo, grupos sociales e instituciones en general.
Conocemos en lo febril de nuestros desvelos personales, importantísimos personajes que definen una fisonomia propia del entorno artístico, empresarial, conque apropiarnos de los parámetros testimoniales, estuvimos en las mejores condiciones para arrancar desde cualesquier ángulo que deseáramos iniciar operaciones comerciales. Tuvimos todos los cabos debidamente amarrados con todos los nudos certificados.
Tratamos a un titan de la comunidad, impulsor del merengue porque estaba fogueado a los altos niveles de eventos populares, el maestro Heriberto Pen. Su buque insignia un magnífico exponente cancionero, Orlando Pen –posteriormente, cantante de la orquesta de Jhonny Ventura- orgullo dominicano, procedente de una ilustre familia petromacorisana, devoto ferviente de la Serie 23. Todos estábamos protegidos por el decano de la prensa escrita, Don Reginal Atanay. Capitaneado, empero, por el Dr. Onésimo E. Guerrero, uno de los prestantes líderes comunitarios.
El merengue, que como a todo dominicano, le corre por las venas, bullía presuroso y se desborda en ansias elocuentes. En todas nuestras actividades, no importando su trascendencia, la manifestacion merenguera coronaba el ambiente.
El merengue se dejaba reforzar –y en ocasiones dejar pasar los bailes folcloricos desbordantes sus gamas de ritmos, coloridos y variedades de técnicas con ágiles, bien formados bailarines, apoyados por público conocedor y profundamente entusiasta. Ese público supo disfrutar las vistosas correografias que eran fluentes y pautadas profusamente, en todos los actos dominicanos en esa época.
No fue tan solo el ritmo merengue, la única constante de la proyección de nuestros símbolos sonoros, sino la poesía coreada, las charlas de hechos históricos, la pintura, el teatro. Un desarrollo clubístico vigoroso, coordinado, integrado por representaciones de pueblos que se prestaron a celebrar sus patronales y cuantas efemérides permitiera darle entrada airosa, donde la guíra, tambora, acordeón e instrumentos que poco a poco se agregaban el tren veloz del progreso que experimento este conglomerado de nacionales dominicanos y étnias conquistadas por la bullaguera, cadenciosa, rítmica merenguera.
Nos enfocaremos a narrar sobre, cómo se organizaban las fiestas, propósitos. La conformación de los grupos merengueros de: Primitivo Santos, Manuel Durán. Manuel Meriño, Los Reyes del Caribe. Los Patrulleros, Milly y Joselyn, Nelsón Cordero. Pero antes entre otros no menos importantes, Los pioneros: Luis Quitero y Su Conjunto Alma Cibaeña, Dioris Valladares, Joseito Mateo, Alberto Beltrán, Luis Kalaf, Chapuso (y y su esposa Silvia) Damirón. Cronologicamente hablaré, en el orden que yo los contraté o serví a su difusión.

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.