Un excelente candidato a Rector, más allá de discursos rectorales

por ELMER GONZÁLEZ CAVALLO.
Al observar el universo de competidores en las decenas de Asambleas Electorales en que se definirá el rectorado y dirigencia de la UASD el próximo 20 de junio 2018, se establece un curioso panorama de propuestas determinado en el inventario de capacidades de figuras con escalas filosóficas e ideológicas disímiles.
Al conocer el conjunto de los candidatos que optarán por la rectoría de esa Universidad surgen las siguientes interrogantes:
¿Cuál es la figura académica de mayor valoración que tiene la UASD?
¿Cuál es la figura realmente con dimensión de rector?
¿Cuál de los candidatos a la dirigencia rectoral garantizaría el desarrollo para levantar la UASD?
La respuesta a esas cuestiones envuelve una gran cantidad de variables presentes y futuras, por lo cual es preciso definir el perfil de un candidato puro que pueda concitar, aglutinar, atraer, y sobre todo insertarse al esquema que demanda el escenario de la Educación Superior en el orden integral y sostenible de la actualidad.
El desafío clave de esta gran contienda es elegir un conjunto compuesto de rector, vicerrectores, directores y subdirectores de recintos, decanos, vicedecanos y directores, invocando privilegios idénticos y las prospectivas académicas del “Quo Vadis” de la institución, para insertar esa academia en el liderazgo del espacio latinoamericano y caribeño de la Educación Superior.
En una mirada externa, entre los nueve candidatos al cargo de rector, se vislumbran respetables figuras de diversas áreas que en los últimos lustros han ocupado posiciones cimeras en la opinión pública y en la estructura académica y directiva de la UASD.
En esta coyuntura es propicio visualizar en prospectiva y en perspectiva sobre cuál es la figura más adecuada para impulsar el entusiasmo de las masas en el desarrollo sostenible de la autónoma.
Un propuesta integral
En el catálogo de figuras que se postulan, sobresale el candidato Rafael (Nino) Féliz, quien actualmente se constituye en una de las figuras más diáfanas y digerible y quizás el de menor rechazo de toda la historia electoral de la UASD, lo que automáticamente lo convierte en el mejor valorado.
Este insigne académico de figura potable e imagen mercadológica sencilla envuelta en un gran carácter, presenta una visión objetiva del futuro de la academia en consonancia con el país.
Quizás ha sido el gran opositor histórico de los esquemas de distorsión administrativa y estructural de esa institución; ha desechado y rechazado secuencialmente la falta de honradez y la desproporción económica en ese escenario y ahí radica la primera dimensión que debe esperarse de un rector, más allá de discursos rectorales.
Algo que favorece la propuesta de este candidato es una hoja de vida que muestra una consolidada bitácora en la estructura académica y administrativa y de cómo ha escalado peldaño a peldaño hasta su rol actual de Vice Rector de Extensión.
La propuesta de este candidato es acompañada de figuras de reputado capital moral y ha sido un estandarte al máximo en la oposición a los esquemas administrativos distorsionados.
Como garantía de desarrollo, ha presentado un grupo de colaboradores notables a lo interno y externo de la UASD, en la sociedad, en la población masculina y femenina, joven o adulta de cualquier lugar de la geografía institucional y tiene excelentes relaciones en el espectro internacional de la Educación Superior mundial.
De manera continua, tiene más de tres décadas trabajando las bases y la estoica juventud de la UASD, por lo que posee la mayor aceptación a lo interno de la academia y la mayor aceptación a lo externo. Este candidato no tiene taza de rechazo significativa, y por su verticalidad y libertad de compromisos, representa la figura que puede generar una profilaxis natural en la academia, como así lo ha requerido en las últimas décadas la percepción propia de los actores sanos de la UASD y la sociedad civil en general.
El candidato Féliz, establece un perfil conservador y de gerente; en su trabajo académico y administrativo ha demostrado solidaridad y presencia con adeptos y militantes de cualquier latitud uasdiana. Posee una hoja moral de vida que es incuestionable y en ese sentido radica una de sus fortalezas.  La prolífica praxis de este académico “Made In UASD”, ha acrisolado apropiadamente la docencia, la investigación, el ejercicio administrativo y la producción literaria para resaltar al país y representar por demás un verdadero orgullo – ejemplo para esta academia.
El dilatado proceso administrativo en las funciones de Extensión de este candidato le otorga presencia nacional y un inventario de capacidades expresado en el perfil como gestor académico y administrativo global, lo cual resulta avasallador ante cualquier competidor.
Tiene la ventaja de tener la excelente habilidad directiva y reconocimiento internacional en la diplomacia académica para los verdaderos intereses de estirpe uasdiana y de la nación.
La propuesta de Féliz, como el candidato a rector de esa academia prioriza la redefinición experimental de la institución sin adherencias malsanas y persigue un sistema de mayor eficiencia a la UASD, visualizándola como un componente tangible del patrimonio nacional.
En este formato constituido en una vocación definida en el simbolismo de esa entidad y la propuesta de gestión competente basada en objetivos sociales permitiría reencauzar en futuras décadas los vectores de esa institución y localizarla en el lugar que le corresponde en la sociedad.
El autor es.
Secretario General Unión de Escuela y Facultades de América Latina, UDEFAL
Asesor UDUAL. Académico. Investigador. Ensayista.
Experto en internacionalización académica

fuente: pulsodelsur.net
Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.