En lo adelante, creerle a Wilton Guerrero, será difícil

POR:-ALEJANDRO SANTANA
 
 
Que decepcionante es tener a una persona por seria y descubrir más adelante que solo ha sido honesta y lo digo porque entre la seriedad y la honestidad hay una gran diferencia.
 
El serio no hace las cosas malas que lo enloden, pero en cambio el honesto las hace y cuando se ve descubierto en un arranque de honestidad lo admite, es el caso de Wilton Guerrero, Senador de la Provincia Peravia, Bani.
Dijo del expresidente Hipólito Mejía que había viajado a Sinaloa a reunirse con el capo Chapo Guzmán, hoy sitúa esta aseveración como un recurso de campaña en contra de un contendor.
 
En nuestro país la historia recoge ese recurso de campaña que hasta fue usado en su oportunidad  por el doctor Joaquín Balaguer en contra de José Francisco Peña Gómez cuando fue candidato a la presidencia de la República.
Lo ligo al narcotráfico y hasta se difundieron fotos donde aparecía Peña Gómez junto a supuestos narcotraficantes, dio resultados en momentos de campaña.
Pero luego hasta el dueño de la injuria salió a defenderlo situando  su aseveración como recurso de campaña, asegurando que Peña era un hombre serio.
 
En la campaña electoral pasada, en la comunidad apartada de Barahona, La Ciénaga, ocurrió lo mismo en contra de un precandidato a sindico del PRM llamado Mikin, se le ligó a negocio de prostitución y hasta se vinculó a niñas del lugar, menores de edad que fueron apresadas mientras celebraban un cumpleaños  en un negocio de este.
 
Hay cientos de casos y si nos disponemos a colectar noticias y hechos aumentaremos la cifra a  miles, pero no pasa nada, te difamo, me sometes a la justicia y cuando me veo descubierto en mi mentira, te pido disculpas y seguimos felices como amigos.
 
Pero detrás de los arreglos de las disculpas está  la mancha de la mentira su condición de hombre farfullero que inventa una gran mentira, la repite varias veces y la proyecta como creíble.
 
Es como vaciar un vaso de agua en la tierra y luego salir a recogerla bajo el alego  de que esa noticia me llegó y que no confirmé la fuente.
Reflexiono y me remonto al caso Paya que aunque fue un hecho real, me pregunto, cuántas mentiras  en contra de figuras que  realmente no estaban en el lugar cuando ocurrieron los hechos que  difundió el señor Legislador.
Como ciudadano me siento dicepcionado por el Senador de Bani, siempre le creí y hasta le daba seguimiento a sus sonoras denuncias, pero  ahora me doy cuenta que detrás de una cara de hombre honesto, hay un fabulador de situaciones  graves que enlodan la moral de personas que sí son serias y que su  pecado en la vida  y en la política ha sido decir  verdades que han causado disgustos.
 
Con esto sitúo al Senador de Peravia como el niño fabulador del cuento, que gritaba con insistencia,  ahí viene el lobo, ahí viene el lobo y cuando acudían en su ayuda se burlaba de los que creyeron en su aseveración
Pero como la mentira  no perdura un buen día de verdad llegó el lobo y nadie fue en su ayuda resultando devorado, en el caso de Wilton Guerrero no es el lobo, son sus fabulaciones y mentiras, porque a partir de ahora no debemos creer en él.

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.