Ángel, JOBAL, los envejecientes y la Defensa Civil. Un gesto para aplaudir y valorar

POR: ALEJANDRO SANTANA
 
 
Ángel González, de JOBAL ha venido realizando una labor digna de dimensionar, aplaudir y sobre todo  valorar por la importancia que reviste para quienes se benefician y se han beneficiado de ella.
Ángel y JOBAL ya llevan varios años desde su fundación celebrando cada año una cena de confraternidad con envejecientes de la ciudad de Barahona.

Con eso se nace, ahí no hay pose, todo natural, eso lo distingue de los demás

Una cena con calidad en lugares de mucha clase digno para un segmento poblacional que han pasado a ser los guías de una sociedad de varias generaciones.
Los envejecientes, personas de clase media pobre que viven en sectores donde no llegan las ofertas de los políticos, pero si las diligencias para la procura de los votos.
Ángel González, hijo de un buen barahoneros  nacido en la comunidad de la Ciénaga, Ángel González, Morao, quien en los años del romanticismo locutoril  fue uno de esos comunicadores que con mucha profesionalidad que laboró  en varias emisoras de radio de esta su natal.

Con la disposición al servicio se nace o se hereda de buenos padres, Ángel JOBAL

Ángel, padre un buen amigo, solidario como el que mas, respetuoso extremado y dado a quitarse un pan de la boca para darlo a un necesitado, por lo que el hijo no puede ser diferente y no lo es.
Ángel González, -JOBAL, no puede ser diferente y lo ha venido demostrando porque en muchas ocasiones ha regresado urgente de donde estudia en el exterior para estar presente en actos de mucha nobleza.

Su director lo pidió y JOBAL lo compació

Sus aportes se pueden enumerar, pero eso el no lo hace, sólo quienes le damos seguimiento es que  en ocasiones sin su consentimiento dimensionamos estos actos noble de esos que engrandecen a la Patria.
Son varios los años en que ha brindado la cena de confraternidad a envejecientes de los barrios de su Barahona en épocas navideñas, son cientos  los beneficiados.
Transportado desde sus humildes casitas hasta un hotel de categoría para  ser servido por  ilustres funcionarios, hombres de negocios, periodistas y otros ciudadanos que la hacen de mozos para servir a esos envejecientes en esta fecha donde la solidaridad debe estar presente.
Actividad celebrada a cambio de nada, solo movida por la solidaridad y  el amor de un joven hacia los demás sin que prime el ambiente político partidista o las aspiraciones porque no las ha habido en esos encuentros.
Este año agregando una cena de confraternidad con los voluntarios de la Defensa Civil de Barahona cuyo director había criticado públicamente que ese tipo de acto se le hiciera a comunicadores y periodistas y a ellos no, Ángel se crece con ese encuentro con los voluntarios y les hace su cena bien merecida porque en su mayoría son reales voluntarios.
Las cenas a los envejecientes y ahora también a los voluntarios de Defensa Civil, es un acto que no debe dejar de dimensionarse debido a la importancia de los sectores que recibieron esa distinción de un joven barahonero que si algún día le llega la oportunidad de unas  aspiraciones electorales, será por mérito no por ese gesto solidario.
Ojalá Barahona tenga muchos Ángel González, muchos JOBAL y que por igual estén adornados con las mismas prendas que este hijo de Ángel González, (Morao), excelente amigo, ejemplo de padre que supo transmitir sus dotes a su hijo Ángel JOBAL.

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.