A PROPÓSITO DEL DESARROLLO: Plan de Desarrollo Estratégico de Barahona (PLANBÁ)

por Rafael Matos Féliz
Por el Desarrollo Sostenible
 
Instituciones y personalidades de la provincia de Barahona, durante muchos años, han propuesto acciones para impactar en el desarrollo de esta parte de la geografía nacional. Para el 1926, se funda la Cámara de Comercio y su empuje fue tal, que en el 1927, el Presidente Horacio Vásquez responde favorablemente su solicitud para la construcción de la carretera Barahona-Azua. Luego, dicha entidad promueve crear el Cuerpo de Bomberos, así como la Asociación de Cafetaleros y la Asociación de Ahorros y Préstamos, que financió muchas viviendas en la provincia.
En el 1967, distinguidos barahoneros promueven la creación de la primera Extensión de la UASD, y el mismo año, otro grupo pide al Presidente que resuelva la situación creada por el Ingenio Barahona, que en su nómina ha preferido contratar a personas extranjeras y de otras localidades en todos los tipos de trabajo, violando su responsabilidad social con la provincia.
Posteriormente, entidades como la Alianza Estratégica, Alianza Barahonera, Club Rotario, CURSO-UASD, el Clúster y otras más, han hecho aportes a la ruta del desarrollo de la provincia.
A partir del 2011 y con la llegada a la Gobernación Provincial del Ing. Pedro Peña Rubio, se logra aglutinar a las principales entidades y actores desarrollistas en una acción conjunta, que posibilite establecer las líneas estratégicas para el anhelado desarrollo sostenible de nuestra provincia. Así nace el PlanBá (Plan de Desarrollo Estratégico de la Provincia de Barahona). Y desde esa fecha hasta hoy, muchos técnicos y numerosas instituciones locales, provinciales y nacionales, se han dado las manos para consensuar un plan que pueda enrumbar a esta provincia para ser sustentable y estratégica.
Aparte del propio Plan Estratégico, se delineó también un Plan de Implementación Anual, y cada año, este último se evalúa para adecuarlo, especialmente en lo relacionado con las obras de infraestructuras medianas y menores. En honor a la verdad, han sido pequeñas cosas las que se han logrado y a pesar de ello, abrigamos la esperanza y el deseo de que la realidad pueda cambiar a favor de nuestra desdichada provincia.
Esas esperanzas, a partir de este esfuerzo compartido y de la Ley de Estrategia Nacional de Desarrollo (END), se ven cada día menos posibilitadas de llegar a puerto seguro, pues al parecer, las “cabezas” de todos los ministros y funcionarios del Estado, están mejor “puestas y amuebladas” que todos los loquitos que participamos en estas cosas, dizque de “Planificación Estratégica”, pues solo se requiere que un ministro diga que quiere hacer algo o que un “amigo político” se lo pida y de inmediato se activan todos los resortes logísticos y ¡SAM!, dicho y hecho. Y no aparece una voz que diga: “Mire, estas son nuestras propuestas y prioridades, ¿podemos analizarlas?
No importa que lo que quiera el ministro rompa con todas las normas establecidas o choque de frente con la planificación estratégica que se haya llevado a cabo en la zona objeto de la intervención. Solo es suficiente que “el ministro” lo diga; ahí mismo se cambia todo para complacerlo y se echa al zafacón lo que durante muchos años se ha consensuado, tomando en cuenta las determinantes históricas, naturales, sociales y económicas, que se requieren para una acción planificada.
A partir de lo señalado más arriba, y como algunos sufrimos del “Síndrome de la Idiotez”, nos preguntamos ¿Para qué sirve eso de planificar, si por cualquier quítame esa paja se manda todo al carajo? ¿Es la planificación un mamotreto para hacer lo que venga en ganas? ¿Cumplir en mínimo las funciones por las cuales te pagan, merece un premio?
Nos llega a la memoria lo que alguien escribió sobre “La Era de Trujillo”, en la cual, temibles censores se constituyeron en verdaderos templarios de la “pureza nacional”. Esto se combinaba con un brutal avasallamiento del espacio nacional, donde la figura de Trujillo y sus familiares, se apropiaron de las páginas de los medios de difusión y del espectro electrónico. En casi todo el país se crearon medios de comunicación “independientes”, donde el 80% contenía informaciones y alabanzas al Déspota. El resto era para noticias, comerciales, vida social y asuntos religiosos.
No sé por qué el síndrome que señalamos nos lleva a traer estas cosas por los cabellos. Si existe alguna coincidencia con blogueros, comunicadores, en sus alabanzas con los “dioses ministros y funcionarios”, queremos establecer en forma categórica, que eso es pura coincidencia. Y deseamos de corazón y mente que el PlanBá sea una realidad.
De nuevo mis excusas por estas disquisiciones.
 

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.