Lo que hace falta para mejorar nuestra competitividad

por 
Hace un año escribí un artículo sobre el Informe Global de Competitividad 2016-2017 del Foro Económico Mundial (FEM)[1]. En aquel entonces la República Dominicana venía de escalar importantes peldaños en lo que se refiere a este índice, según las posiciones alcanzadas en el período 2013-2016 (2013: 105/148, 2014: 101/144, 2015: 98/140 y 2016: 92/138). Aunque el número de países tomados para el estudio ha variado dependiendo del año, en términos absolutos logramos avanzar 13 posiciones en los años comprendidos entre 2013 y 2016. No obstante, en un solo año descendimos casi al mismo nivel de hace 5 años, alcanzando la posición 104 en el Informe 2017-2018. Algunos han calificado este resultado como vergonzoso para el país[2].
En el mundo, en peor situación a nosotros se encuentran Kuwait (cayó del puesto 38 al 52, perdiendo 14 posiciones), lo mismo que Sudáfrica (del puesto 47 al 61, perdiendo también 14 posiciones) y Sri Lanka (del puesto 71 al 85, retrocediendo por igual 14 posiciones). Todos estos países y la República Dominicana tienen algo en común: como primer o segundo factor identificado por el sector privado como los más problemáticos para hacer negocios se encuentran: la corrupción y la burocracia ineficiente del gobierno. En algunos casos (Kuwait, Sudáfrica, República Dominicana) la corrupción ocupa el principal factor problemático para los negocios y en el caso de Sri Lanka el primer lugar se lo lleva la burocracia ineficiente del gobierno.
Qué lectura podemos extraer de este estudio?. Es evidente que existe una correlación entre corrupción/burocracia ineficiente del gobierno y un mejor o peor desempeño en el índice global de competitividad. Y todo tiene que ver al mismo tiempo con la institucionalidad de los países. Como el mismo FEM establece en su última entrega: “La crisis financiera de 2007-2008, junto con numerosos escándalos, ha destacado la relevancia de la (…) transparencia para prevenir el fraude y la mala gestión, garantizar la buena gobernanza y mantener la confianza de los inversionistas y los consumidores”. En consecuencia, los Estados deben velar porque sean reenfocadas las políticas públicas en materia de transparencia, institucionalidad y la lucha contra la corrupción. Hay que estudiar estos fenómenos y ver lo que está pasando, podemos tener los mismos problemas que otros países, pero las circunstancias, los factores y causas pueden ser distintas.
Las mejoras institucionales son difíciles, complejas y llevan tiempo, pero también debemos agradecer al FEM por indicarnos (de nuevo) aquellas áreas en las que tenemos que hacer el énfasis. Lo he dicho antes: estos informes no nos queman, ni nos pasan, no se trata de eso. El punto es reconocer las señales que nos vienen dando, y a tiempo, para no volver a tropezar con la misma piedra una y otra vez. Este año fueron 12 puestos que retrocedimos, pero soy de los que creen que haciendo los ajustes necesarios en materia de transparencia e institucionalidad, en algunas entregas futuras podremos decir que solo echamos hacia atrás “para coger un impulso”.

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.