Discapacidad y Mendicidad un modo de vida.

Prof. Ramon Dandrade
Las personas que se dedican a la mendicidad-asociada a algún tipo de discapacidad o enfermedad- o en reverso; o tienen algún tipo de discapacidad o enfermedad y se dedican a la mendicidad; son causas de las inadecuadas o ausentes- desaceradas politicas públicas que en materia de atención a estas personas, establece el Estado Dominicano que como estructura, no ha determinado si es causa o consecuencia de su omisión- negligencia.
En la Constitución de la  Rep. Dom. a mi entender no hay ningún codigo que establesca como un delito la mendicidad (o pedir) simple o supuesta, o el que siendo apto para el trabajo fuese hallado mendigando o pidiendo seria penado con una una multa o un arresto.
Los que se dedican a la mendicidad o a pedir, en nuestro País no son en su mayoria Dominican@s y muchas veces esas personas lo hacen con actitud amenazadoras a la vez que son personas vejatorias o repugnantes si asi se les podia llamar, también para la mendicidad o pedir son usados niñ@s por mafiosos inescrupulosos.
Esta práctica es tan frecuente que en nuestra Capital se puede observar de forma inucitada- inaudita, en las calles, en los centros comerciales, restaurantes y otro sitios donde acuden personas por algún tipo de diligencia de dia y de noche, y sus condiciones de salud y apariencia están considerablemente deterioradas lo cual es evidente por la simple observación.
Esta actividad, con mas frecuencia la mendicidad o pedir, es el reflejo de la deteriorada Sociedad Dominicana que aumenta cada dia sin que se observen medidas para evitarla o minimizarla. Obviamente las condiciones sociales, la pobreza, la falta de oportunidades, estudio, el desempleo y el deteriodo de la calidad de vida insiden en esta situación.
Las personas con discapacidad, en estas condiciones, han encontrado en la mendicidad o el pedir, una forma, un modo de vida como consecuencia a la falta de asistencia de los organismos públicos encargados de su atención que no han visualizado la problemática de las personas con discapacidad en situación de abandono lo cual es absolutamente evidente y cada dia mas elocuente. No hay forma de negarlo, se visibilizan con suma facilidad.
Hace falta en el País, un Instituto Nacional de estadísticas que incorpore la mendicidad o la práctica de pedir para visibilizar- la perceptibilidad; de las personas con discapacidad, ya que esta situación refleja el deteriodo de la Sociedad Dominicana. Mendicidad y discapacidad o en reverso, un modo de vida institucionalizada y permitida asi podemos señalar.
Sin embargo, la mendicididad o pedir, no la podemos calificar como una falta sancionable ni con una multa ni mucho menos con arrestar las personas porque no existe en Rep. Dom. ningún codigo juridico que le de, el derecho a la justicia de tal procedimiento y una actuación punitiva dirigida no justificaria tal medida porque el pedir no inspira ninguna concepción de peligrosidad sino la forma de ser una persona, es decir de ser su forma de vida para solucionar sus problemas. Se podia catalogar la mendicididad, como un modo de vida. Vivir viviendo.
En Dinamarca el Parlamente Danés aprobó una reforma del código penal que permitirá castigar con dos semanas de prisión incondicional la mendicidad en ciertos lugares si se considera que genera peligrosidad. La modificación que duplica el castigo y convierte en forzosa la estancia en la cárcel, va dirigida contra la mendicidad en calles peatonales, estaciones, medios de transporte público y supermercados y elimina el requisito de que los afectados reciban primero una advertencia.
 

El autor es Profesor de Educación Física Escolar, Psicoterapeuta para personas con todo tipo de impedimento físico y mental, trabajó en el Centro de Reabilitación, en la Escuela de Ciegos o no vidente, y en la Escuela de sordos mudos en Santo Domingo Rep. Dom. Por diez años ininterrumpidos.  

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.