FELIPE SISA Y EL CUENTO DE LAS PLUMAS DE POLLOS.

Por David Ramírez (David Barahonero).
Estoy seguro, sin temor a equivocarme, que probablemente existan muy pocos funcionarios en el Estado como Felipe Sisa, el rocambolesco y surrealista incumbente en Barahona del Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (INAPA).
Por sus excusas extravagantes e insólitas, Felipe nos recuerda al ingeniero Julio Sauri, un pintoresco director de la CDEE en los doce años de Balaguer. Sauri tenía una imaginación descabellada para ocultar su incompetencia administrativa. Una de las frases más conocidas de ese personaje fue aquella que los apagones que azotaban al país eran causados por las chichiguas que volaban los muchachos en las calles porque se enredaban en los alambres, causando cortocircuitos.

Al igual que Sauri, lo cierto es que cada vez que la ciudad de Barahona sufre escasez de agua potable por tres y hasta cinco semanas, el genio de Felipe Sisa sale a relucir de la botella con unas excusas tan llamativas, tan peculiares e imaginativas, que al escucharlas muchos ciudadanos no saben si sonreír, llorar o enojarse.
La última chanza de Felipe Sisa tiene que ver con la difícil situación que vivieron hace poco los comerciantes de esa «cosa» que muchos en Barahona llaman «mercado público. Resulta que el alcantarillado se rebosó e inundó con aguas negras todo el laberinto de callejones de.ese viejo, arrabalizado, sucio, maloliente y desorganizado lugar.
Cuando la prensa local abordó a Felipe para consultarle sobre esa problemática,la respuesta de Sisa fue lo de siempre, una teatralización mediática e irónica; Que el rebosamiento de la alcantarilla había sido porque el registro estaba tapado con plumas de pollos.
Lo de Sisa fue solo una maniobra chiflada, empleada para evadir responsabilidades. Todos sabemos que el alcantarillado de nuestra ciudad (que nunca fue terminado), colapsó hace muchos años. A esto se le agrega la falta de mantenimiento por parte del INAPA, la poca cultura de nuestros habitantes con el manejo de los desperdicios, la falta de rejilla para drenar la lluvia, calles en muy mal estado en muchos barrios y un mal manejo de las aguas residuales, ya que como todos sabemos la ciudad no cuenta con una planta de tratamiento.
La ciudad de Barahona requiere desde hace años una nueva red de alcantarillado, eso lo sabe muy bien Felipe Sisa, no solo porque cuando llueve el agua corre por las calles como rio, hasta llegar al malecón, sino porque también el camino que recorren las aguas negras de la ciudad llega hasta nuestras playas,convirtiéndolas en puras letrinas.
El problema no son las plumas de pollos ni los polleros del «mercado»,eso lo sabe,el chistoso funcionario DE INAPA, el problema es la red de alcantarillado,que ya no funciona.
 
Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.