Inteligencia Espiritual y Espiritualidad Cristiana

por Ramón Dandrade
Más allá de si las personas son religiosas o no, de si son creyentes Cristian@s agnósticos o ateos, todos poseemos Inteligencia Espiritual que es una modalidad de inteligencia, que también se denomina existencial o trascendente, y nos permite abordar las cuestiones esenciales de la vida. La inteligencia espiritual abre la mente a una constelación de preguntas esenciales que exceden las posibilidades de las otras modalidades de inteligencias: quién soy?, que hago en esta vida?, para que vivo?, cuales son mis ideales y metas?, como me imagino realizado y feliz?, como concibo la muerte?, cómo me preparo para ella?. Son las preguntas últimas que emergen del ser humano cuando no se le reprime ni se le coacciona. Tales preguntas carecen de una respuesta definitiva por parte de la ciencia, pero no por ello son absurdas ni estériles. Expresan el deseo de trascender, de cruzar los umbrales y los límites del saber. Porque muchos no se atreven a plantearse estas preguntas cruciales, viven su vida de un modo superficial, sin sentido, sin un horizonte al que dirigirse que valga la pena. Con frecuencia caen en el vacío existencial, en la violencia , en la ambición, en la trivialidad, en diversas adicciones.
Comprensión y aceptación:
La Inteligencia Espiritual permite la comprensión y aceptación de uno mismo como una persona valiosa y digna, con una misión en la vida y en la sociedad. Es, en consecuencia, la inteligencia que nos permite tomar decisiones responsables, optar por valores esenciales, conducir bien la propia vida, tomando el control y la responsabilidad de los pensamientos, sentimientos, acciones y valores. Es la inteligencia del ser profundo que nos protege contra la degradación moral, y nos permite ser felices a pesar de las circunstancias, no a causa de ellas, pues la fuente de la felicidad viene de adentro, no depende de circunstancias externas. La inteligencia espiritual nos impulsa a tratar a todo el mundo con respeto, con amor, con humildad, y evitar causar daño a cualquier ser vivo sea humano o no, y procurar el bienestar de todos, porque Dios  nos creó a todos.  
La Autodeterminación
La inteligencia Espiritual tiene que ver con la autodeterminación, con hacer de la vida un proyecto, conduce a la sabiduría, que no consiste en saber muchas cosas, sino en la capacidad de ir a lo profundo. El conocimiento nos informa, la sabiduría nos transforma nos induce a vivir bien pues tiene como fin  la felicidad, la vida plena. La atrofia de la inteligencia espiritual comporta graves problemas: El fanatismo, la banalidad, la arrogancia, el servilismo el dogmatismo, el sectarismo, y demás infortunios que afectan al mundo actual y son la clara consecuencia de un déficit de inteligencia espiritual.
Por todo esto debemos tratar de superar la irracionalidad de un mundo puramente racional y a recuperar la interioridad como camino a una vida más auténtica, plena y feliz, la espiritualidad cristiana como un modo (no el único) puede concretar la opción de volver con radicalidad a Jesús y su promesa del evangelio de modo que sigamos su proyecto de construir aquí, en la tierra, un mundo justo y fraternal, donde los últimos sean los primeros, como quiere nuestro padre celestial, quien nos ama, y envió a su único hijo Jesucristo quien murió en la cruz crucificado por nuestros pecados, y fue resucitado para que podamos recuperar la vida eterna, si testificamos y creémos que solo en El hay salvación. 
   
El Autor es Diácono y Presbítero (Anciano Gobernante) de la Iglesia Presbiteriana Fort George, New York City.

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.