Un poco de Gabriel Reyes Romero

 
POR ALEJANDRO SANTANA
Para ECOS DEL SUR.
El ejercicio del periodismo siempre ha estado marcado por el peligro. En el 1970, se le puso precio a la cabeza de Joaquín, seudónimo usado por el entonces corresponsal de Noti Tiempo
Los que para la época éramos mayorcitos de seguros escuchamos la transmisión en vivo, !Ahora desde Barahona escuchemos a nuestro corresponsal!.
“En estos momentos agentes de la Policía allanan la casa del dirigente estudiantil,(fulano de tal). El fiscal que los acompaña, dijo que recibieron denuncias de que en el lugar se guardaban armas de fuego.
Los periodistas vanguardistas, como Gabriel Reyes, alías Joaquín, hacían su trabajo en la clandestinidad, ya que el jefe policial de la plaza Paulino Reyes de León, tenia fama de carnicero.
En esos años 70s, Radio Comercial, de la Cadena Brea Peña, con su noticiario Noti Tiempo y Radio Mil, con Radio Mil Informando acaparaban la atención. Eran los medios del pueblo los que escuchaban los obreros, amas de casa y personas de ideas avanzada.
Los periódicos Ultima Hora y El Nacional, eran los mas leídos. Traian las notas o crónicas roja, donde el muerto de ultimo minuto se dejaba para la portada.
Tiempos de efervescencia política. El gobierno de Balaguer con el pueblo de opositor, la policía de entonces brazo represivo al servicio del régimen, tiempos difíciles para el ejercicio del periodismo.
Por eso Gabriel Reyes, Joaquín, organiza una estrategia de transmisión en vivo, contando con varios colaboradores que usando el seudónimo hacían transmisión desde lugares diferentes que despintaban a la policía y calieses de entonces.
De manera oficial nunca se supo cuanto daban por la cabeza de Gabriel, pero a nivel de pueblo se decía que Paulino Reyes ofrecía 3000 pesos, que para esa época era mucha plata.
Una de la causa por las cuales nunca se identifico plenamente a Gabriel como el corresponsal fue por la presencia de los asistentes, Luis López Méndez y José Shanlate, o José el gordo, el hijo de doña Mercedes la del parque de los Suero que desviaban la atención ya que cuando Gabriel estaba a la vista de muchos se hacían las transmisiones en vivo.
Gabriel, junto a la corresponsalía de Noti Tiempo también ejercía la de Ultima Hora y era uno de los principales dirigentes de la Línea Roja del 14 de Junio, era el jefe de una célula clandestina, de la cual yo formaba parte.
Gabriel recuerda dos ocasiones en que salvo la vida, una de ellas fue cuando allanaron su casa y el se escondió en el cielo raso y la otra porque había falsificado el nombre en su cedula, lo emboscaron y le pidieron su cedula.
Los agentes que lo emboscaron entre ellos el cabo Otto entraron en contradicción, el lo quería matar en la escena, mientras que el otro le alegaba que ese no era Gabriel, esa falsificación del nombre en la cedula le salvo la vida.
Desde el 1968 que se inicio como corresponsal se vio muchas veces al borde de la muerte, luego de los 70 teniendo 21 años cuando la izquierda fue diezmada por la represión sale al exilio, a México donde vivió por diez años.
Luego del regreso a su terruño, paso por un tiempo de readaptación, se ha quedado en su ciudad Barahona y se inserto en las filas del PLD, en la actualidad disfruta de una pensión del Estado ya que casi siendo un niño participo en la guerra de abril 1965. Es miembro del Frente de Ex Combatientes Constitucionalista.
Gabriel fue uno de esos hombres que la izquierda Revolucionaria aporto a la patria para que su voz y pluma lucharan por las libertades y muchos que como el fueron parte ofrendaron sus vidas
Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.