EL DESARROLLO TIENE SU COSTO

por Victor Santana
   De acuerdo a las informaciones Los Estados Unidos en su existencia como nación ha presentado un saldo deudor anual, registrando la mayor deuda de los países, sin embargo esta situación no le ha restado capacidad a su desarrollo, riqueza, influencia y poderío. Tiene capacidad para albergar a millones de personas inmigrantes debido a su dinámica económica y capacidad productiva. Hay que pensar que los organismos de créditos internacionales han aplaudido y reconocido la eficiencia en el desempeño financiero de la República Dominicana por la secuencia de medidas tomadas prudentes y favorables logrando crecimiento económico anual consecutivo, haber saldado la deuda con el Fondo Monetario Internacional, comprarle la deuda de Petrocaribe a Venezuela, honrando el pago periódico de la deuda externa, control riguroso de la tasa de cambio, estabilidad macroeconómica y otras actuaciones de igual importancia y magnitud. Ha ganado la consideración de buen pagador y de destacada solvencia moral y de bajo riesgo.
   Un país como el nuestro con fuertes limitaciones de recursos económicos confronta serias e inocultables dificultades y tropiezos que reducen la velocidad para alcanzar niveles superiores de desarrollo. Las débiles estructuras productivas les frenan la marcha de sus planes para lograr óptimos niveles en su capacidad competitiva que conduzcan a generar riqueza que impulsen y mejoren su fortaleza financiera e ir resolviendo los graves problemas estructurales heredados. Aunque no se cuente con los recursos materiales se realizan esfuerzos que lleven a la reducción de la tasa de pobreza.
   La sociedad queda indefensa o con pocos mecanismos para contrarrestar los graves efectos cuando se presentan con fuerza y dureza los fenómenos naturales que destruyen las inversiones en la agropecuaria, infraestructura y los daños provocados a familias de bajos recursos económicos.En realidad el país no posee los recursos financieros en reservas para minimizar o mitigar los desastres producidos. Se añade la permanente demanda de sectores de la población pidiendo la solución inmediata de problemas diversos.
   La realidad no deseada es que el país frente a tantas necesidades se ve en la necesidad de requerír financiamiento en los organismos de créditos para impulsar su desarrollo y fortalecer sus estructuras y capacidad productiva entre otras. A la vez de la urgente capacitación técnica de sus recursos humanos para elevar la productividad y generar bienes y servicios para obtener riqueza. Recurrír al cr^dito para nuevos proyectos rentables y de retorno prudente. Buscar los préstamos con el compromiso de destinarlos a obras reproductivas. Se requiere colocar la balanza comercial a favor del país y aprovechar los tratados y acuerdos comerciales. Este siglo es para romper con el atraso del pasado. Una estrategia nacional para resolver lo del presente y lograr un futuro promisorio. El dinero es necesario para crear la plataforma de desarrollo sostenible.
Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.