Manuel la Cruz, nuestro Leo Fabio

 
 
POR: ALEJANDRO SANTANA
Manuel de la Cruz es de esos jóvenes talentos de nuestros barrios, nacidos y crecidos en las carencias materiales, pero con grandes potenciales, una de ellas su honestidad.
La Cruz como todos los conocen en el barrio Enriquillo donde nació donde se ha criado, donde lo vemos día a día trajinar por sus calles, solo, acompañado de una sonrisa y la melodía de una canción en sus labios.
De él puedo decir que desde que me mude a este barrio lo he identificado con la ecología, siempre esta monteando, casi siempre habla de ‘arboles, de animales, siempre solo.
Siempre recuerdo una jocosidad, o travesura de joven y es que  fue a comprar a un colmado del barrio y a la hora de pagar le paso al pulpero un cien pie !figúrense, la reacción de este!, lo echo de su negocio, pero las relaciones fueron restablecidas luego del susto.
Hay quienes en este barrio no lo asumen  como uno de esos grandes talentos que tenemos, porque lo desconocen.
Su sencillez no es para menos, aunque siempre tiene una tonada en los labios no anda alardeando de sus dotes de imitador por excelencia de varias voces y estilos de artistas de fama internacional.
Lo he visto actuar en varios escenarios, lo he disfrutado como el que más, pero en las recientes fiestas navideñas de Empresas Radiofónicas, he podido apreciar en él su madurez como artista, como intérprete, su sencillez como ser humano, aun teniendo la calidad escénica e interpretativa que exhibe.
Manuel la Cruz, cuando  fue presentado en ese escenario por una excelente estrella de la radio, con el profesionalismo que lo caracteriza, destaco sus dotes de artista joven.
Venancio Medina  capto la atención de todos los que estábamos en el lugar al presentar, al doble de Leonardo
Fabio, sabíamos que cantaba, que lo hacía bien, pero desconocíamos esa madurez alcanzada.
Disfrutamos de un Leo Fabio, que tuvo que actuar a capela para dejar satisfechos y convencidos a quienes  vinieron de la ciudad capital desde la oficina central de la empresa.
No podían creer que ese joven de poca estatura y de contextura física delgada fuera el dueño de esa potente voz, timbrada y manejada con tanta destreza y profesionalismo.
Hoy la vi, yo estaba en el bar, Suenan lejanas tristes campanas diciendo el día va comenzar, O dindondin, son las cosas del amor, fueron tonadas iníciales que  encendieron el escenario y captaron la atención hasta lograr que todos como si fuéramos uno nos uniéramos a acompañarlos con nuestras manos, no con aplausos, sino imitando vuelos de pájaros para llevar el ritmo de sus canciones.
La Cruz lo logro nos puso a vibrar a todos, nos demostró que  cuando se tiene la fuerza de la voluntad se logran grandes cosas, se consagro sin lugar a dudas, el es nuestro Leonardo Fabio, Tito J, Vargas quiso que el cantara en esa fiesta para dejar demostrado que en nuestros barrios hay canteras de talentos que solo hay que darle una oportunidad.
Como todo talento tiene su numero de contacto, 829-368-2183, para contrataciones.

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.