Consecuencias de la derrota de Hillary

Por Emiliano Pérez Espinosa
Nueva York. – Las consecuencias de la derrota de Hillary podrían venir en diferentes colores, tamaños, y sabores; en esta ocasión analizaremos tres áreas: Racial, Económica, y Geopolítica.
En el tema de la convivencia Étnica/Racial, si partimos del slogan de campaña de los Republicanos: “Make America Great Again” (Hacer América Grande Otra Vez), este es muy abstracto y contiene un mensaje que cada elector/votante podría interpretar a su manera.
Para ciertos norteamericanos, “Make America Great Again” podría referirse a la Norteamérica esclavista, y si usted quiere tener una idea de lo que fue la Norteamérica esclavista, le recomiendo leer las historias: “The 12 Years of Slave” y/o “The Bronx Tale”, ambas en el Cine, el Teatro y las puede también encontrar en YouTube. Además, puede revisar los discursos y/o las biografías de Marcus Garvey, Frederik Douglass y Augustos Washington.
En el área de la Economía, y según las evidencias documentadas de que disponemos, las administraciones Demócratas de Bill Clinton y Barak Obama tienen mejores numeritos en el área económica que las administraciones Republicanas de Ronald Reagan y George Bush, padre e hijo, en lo que se refiere a: nivel desempleo, inflación, nivel de gastos e ingresos y comportamiento de la bolsa de valores (Wall Street).
Además, el electo presidente tiene un historial de varias bancarrotas, lo que implica que si administrará el país bajo ese mismo esquema, lo que les espera a los norteamericanos no sería lo mejor. Quisiera estar equivocado y realmente aspiro a que “América fuera Great Again” en el área Económica, pues a todos nos conviene, pero sobre todo a los latinoamericanos.
En cuanto al peligroso expediente de la Geopolítica, si revisamos los más recientes eventos de los Estados nucleares (EU, Rusia, China…), los conflictos y guerras en el Medio Oriente, África y Asia, el problema del terrorismo, los inmigrantes, los desplazados y los refugiados y los comparamos con las propuestas del nuevo presidente que revisará la participación de Estados Unidos en la OTAN, que muchos países perderían la protección estratégica de EU, nos daremos cuenta que estamos ante un panorama sombrío. En el área de la Geopolítica, como dirían en mi campo: “La piña está agria”, o “El horno no está para pastelitos”.
Aunque con la derrota de Hillary, creo que las cosas no mejorarán en las áreas de la tolerancia Étnica/Racial, ni en los conflictos, confrontaciones y las guerras en las diferentes partes del mundo, coincidimos con el Presidente Barack Obama en que se le debe dar un voto de confianza al nuevo presidente electo y ayudar, colaborar para que todo salga bien, porque si Estados Unidos y los norteamericanos están bien y seguros, los latinos, los dominicanos y la República Dominicana también lo estaremos.
En conclusión, pese a la incertidumbre, todos deseamos ver al nuevo presidente triunfar, no con lo más discutible de su agenda, pero si con los principios que le dieron origen a esta pais y que efectivamente contribuirán a la prosperidad de todos, sin importar nuestras diferencias raciales, politicas, filosoficas, culturales, religiosas, y economicas.
¡Que Dios que nos proteja!

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.