LA VISITA AL PUEBLO DE UN HOMBRE SENCILLO.

 

DICE EL REFRÁN QUE EL BECERRO MANSO SE MAMA LA TETA DE ÉL Y TAMBIÉN SE CHUPA LA QUE NO ES DE ÉL.

por Pilo Santana
La aparición de Barack Obama, el presidente de la nación mas poderosa del mundo, en las escalinatas del avión que lo condujo a él y a su familia hasta la capital de Cuba , vestidos de manera sencilla, portando paraguas para guarecerse de una ligera llovizna, sin protección de chaperones.

Esa fue la primera impresión que se llevó el pueblo de la visita de un huésped distinguido, tan esperado.
Nosotros los dominicanos que estamos acostumbrados a ver a nuestros presidentes rodeados de un gran séquito y a las primeras damas vestidas con ropa de gala, con maquillaje caro, zapatos de marca y cartera Luis Vuitton u otra marca no menos famosa, debemos imitar y emular la forma llana de esa familia.
EL PRESIDENTE OBAMA SE DIO UN BAÑO DE PUEBLO.
Hizo un recorrido por La Habana Vieja, fue a la catedral en visita oficial, para una reunión con el cardenal.
Increíble, cuando llegó a LA FOMOSA BODEGUITA DEL MEDIO, un lugar de visita obligada para los que hacen turismo en la mayor de las islas de centroamericana, se abasteció con un trago de CUBA LIBRE.
NO SE SI FUE AL MUSEO DE LA REVOLUCIÓN , ni a la tumba del GENERALISIMO Máximo Gómez en el Cementerio Colón, ni al museo de Jose Marti, ni a la Fortaleza del Morro, ni a la tumba Del Bárbaro del Ritmo Beny Moré, ni a Baradero, ni a Marianao para ver el espectáculo del Tropicana.
Pero se dio el cachet de posar en una foto, delante de la imagen de Ernesto Guevara (el Che) en la Plaza de la Revolución.
Disfrutó del encuentro amistoso, entre Tampa y la selección local, celebrado en el legendario estadio Latinoamericano de la Habana., desde donde partió para el extremo sur de América, para su encuentro con los Gauchos. No sin antes haber estado en el Gran Teatro de La Habana en un discurso histórico.
Esta visita del presidente Obama se inscribe dentro del marco de la política de los Estados Unidos, para rescatar los terrenos perdidos en algunos países de América, por la incapacidad del imperialismo para resolverle los problemas fundamentales, como potencia hegemónica.
Esta visita de dos días y medio, le deja al pueblo la esperanza y la confianza de que las cosas pueden cambiar, de que existe la posibilidad de terminar con el embargo injusto, abusivo, inhumano y criminal, de mas de 50 años., que depende de la decisión del congreso y no del presidente Obama.
Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.