Deseos para un año que comienza

Bienvenido Matos2
Por Bienvenido Matos Pérez
 
Es natural que al comenzar un año se agolpen en nosotros un tropel de aspiraciones y deseos de aquellas cosas que no pudimos lograr y comenzamos a pasar balance de todas las que quisimos y que al pasar el tiempo este se ha llevado consigo.
Y volvemos entonces a enumerar las cosas que son parte de nuestras más sentidas aspiraciones no importa que la lista sea larga, que el número de nuestros sueños se haga grande, es natural que el hombre sueñe, que aspire, que quiera lograr sus deseos, total la vida es sueños y sin sueños no es más que una preparación para la muerte, un pasar por la existencia sin sentir las emociones que genera soñar aunque después los sueños no sean más que sueños, simples aspiraciones, intento por lograr metas tantas veces abandonadas en la bruma de los años quedándole a uno a veces la sensación de que esta es la única razón que tenemos para saber que vivimos.
Está por mi parte es una de las tantas veces que he querido aspirar, que es lo mismo que sentir que uno está vivo y me lleno de deseos y vuelvo a soñar que camino por estas tierras de Dios y que vivo pletórico de sueños, sueños fecundos y una tarde del día 4 de enero todavía impactado por la bulliciosa despedida del año viejo me atrevo a soñar en voz alta en estas calles en las que al parecer el sueño está prohibido pero me atrevo, contemplando el horizonte le sueño a Dios que recuerde al Presidente Danilo Medida Sánchez la presa de monte grande, dile señor que esta es la última razón que le queda a la región suroeste para existir, explíquele señor que los suroestanos esperan su palabra, que está comprometida con nosotros, recuérdale Dios eterno que las sequias nos acorralan, que a veces queremos huir y no sabemos para donde, que los agricultores fallecen y que más que todos los males que padecemos dile Dios nuestro que se nos acaba la esperanza, recuérdale que en este sur todavía remoto y olvidado fue que nació la Republica y sin embargo aquí no hay fuentes de trabajo, que los hombres del sur viven en un estado de ociosidad que se ha hecho perenne y la ociosidad es la madre de todos los vicios y que sin embargo todavía esperamos.
¿Hasta cuándo? No lo sabemos, pero lo triste que los resultados de tanta miseria todavía no podemos predecirlos.
Oh eterno Dios dile al honorable presidente de la republica que al salir el sol los hombres y mujeres de toda esta zona solo miran al cielo como para hallar y fortalecer su esperanza que parece que les ha sido negada y que inclinan sus rodillas para mirar el cielo para pedir a Dios perdón, justicia y misericordia para no pedirla a los hombres.
Recuérdale también a bahía de las águilas aquel santuario de bellezas sobrenaturales donde alguna vez señor tu pusiste tus ojos para que estas impresionantes playas sirvieran para aliviar el hambre y la miseria de los habitantes de pedernales, del sur y del país, sobre bahía de las águilas es cierto que se ha hecho algo pero hay que hacer más, hay que poner estas tierras al servicio del desarrollo, del progreso integral, pleno de los habitantes de pedernales, de la región sur y del país, dile señor al honorable presidente, díselo al oído que sobre el sur tiene que venir una revolución de martillos, de hombres abriendo surcos promisorios, de manos levantadas para edificar el derecho al trabajo, para construir el futuro de familias enteras, para colocarnos en la ruta del progreso y del desarrollo porque se nos acaba el tiempo y el hambre no espera y el que tiene hambre no tiene patria, no tiene nada, simplemente tiene hambre y el hambre nunca ha sido buena consejera.
Dile también que el turismo tema sempiterno casi eterno es el caramelo más grande con el que se ha entretenido a cientos y miles de hombres, nuestro desarrollo turístico dicen los que siempre nos han gobernado, el turismo la empresa pro desarrollo del sur, la industria sin chimenea pero nada este es el cuento de nunca acabar y sin embargo seguimos esperando que se clave el primer clavo, que llegue la primera inversión y mientras tanto la región suroeste sigue siendo el lugar más elegante para morirse en paz, para morir de sueños que nunca se hacen realidad, sueños en los que nos morimos y nunca despertamos.
¿O es que estamos condenados a esperar durante toda nuestra vida? Y entonces volvemos a preguntarnos ¿y la delincuencia y la secuela de males aberrantes que esta engendra? Y solo nos queda rumiar nuestras desesperanzas sin hallar respuestas, pareciera que estamos tan confundidos que no hayamos la forma de explicarnos tanta confusión y nadie se pregunta por la baja inversión en la juventud, por la escaza inversión en salud porque aquí no hay un lugar donde un hombre pueda echar un día de trabajo, por las tantas carencias que nos arropan y por nuestro subdesarrollo.
Aquí todo parece hemos olvidado que el derecho al trabajo esta constitucionalmente establecido en nuestra constitución, que el estado debe producir las facilidades que den cabida al trabajo, que den oportunidad a que el hombre produzca, que viva con el sudor de su frente, que el trabajo digno es la única razón que impulsa el hombre a cumplir sus compromisos con su familia, con la sociedad porque sin empleo la vida no solo no es posible sino que no se puede construir una verdadera sociedad.
Ahora que comienza el año yo quiero pedir al altísimo, a Dios que todo lo puede que sensibilice a los que nos gobiernan, a los empresarios que levantando sus manos hasta el cielo juren a Dios unirse en pro de la naturaleza, el medio ambiente no puede ser maltratado más porque cada vez que el hombre depreda daña su entorno, se cierran mieles de posibilidades, se oscurece el panorama, se obstruyen las posibilidades que de forma espontánea la naturaleza ofrece al desarrollo integral de nuestros pueblos.
Oh Dios ruega por nosotros en este año nuevo, por la justicia tan quebrantada, tan carente de propósitos y tan falta de equidad.
Por la salud del honorable presidente, ilumínalo y guíalo señor.
Por la falta de optimismo que nos viene arropando por la ausencia de fe, porque no creemos si no vemos no porque dudemos sino porque nos han enseñado por años a no creer, a no confiar por eso señor te pido que aumentes nuestra fe y nuestra esperanza porque solo en ti podemos confiar ¡Dios ruega por nosotros los hombres y las mujeres del sur!

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.