ESTE PAIS ES BUEN VECINO Y MUY HOSPITALARIO

Victor Santana
Victor Santana
por Victor Santana
   Por décadas les hemos conocido en las ciudades de la industria azucarera, en las ventas al menudeo, en hogares de familias y en otros centros laborales y comerciales. Allá en los bateyes en un proceso de socialización, tratándolos con respeto y consideración como seres humanos. Se les ha brindado oportunidad de trabajar y vivír en un clima y condiciones de paz social sin discriminación personal específica dentro de la colectividad e integración familiar.
   La sociedad dominicana ha sido consecuente, amiga y colaboradora con los habitantes del vecino país, tratando de mantener relaciones armoniosas, cordiales y respeto sin provocar ni ocasionar daños que puedan herír o perjudicar su forma, sentimiento, historia o evolución social que pueda afectar las relaciones entre las dos naciones que comparten la isla. En ocasiones puede pensarse que la colaboración ha sido ilimitada, tolerancia y permisibilidad. En ningún momento ha habido intento de interferencia en sus asuntos internos ni imposición.
   La franca actitud de cooperación sincera y una emigración permanente de allá hacia acá ha podido mal interpretarse por otras naciones considerando que sólo a la sociedad dominicana le corresponde la responsabilidad de ayudar a resolver los problemas de los haitianos. Los funcionarios de esos países en los momentos críticos han dado la espalda y han ofrecido poca ayuda para curar los males de Haití pero si actúan con rapidez en lanzar acusaciones infundadas y mal informadas, pero a la vez procurar evitar que lleguen haitianos a esos territorios, negándose a aceptarlos en sus espacios y deportarlos en cifras elevadas.
   Es incuantificable el monto de ayuda que el gobierno ha dado en forma efectiva y reconocido por el mundo, se ha manifestado siempre el gran espíritu solidario y la prestación de servicios en situaciones críticas. Auxilios de salud y educación son invaloradas, contribuyendo a que ellos vayan mejorando sus condiciones y calidad de vida, además de fortalecer sus instituciones. Agregar que sus gobernantes muestran indiferencias y desinterés en la solución de sus problemas y procurar cargar a la sociedad dominicana y estimulan la emigración hacia la Rep. Dominicana.
   El pueblo dominicano adherido a sus principios de soberanía, derechos naturales, buenas intenciones y respeto a los derechos humanos implementa un plan singular de registrar y documentar a todas las personas extranjeras que residen en el país y que otorga los derechos correspondientes a cada uno. Esta acción humanitaria, organización interna y derecho legal debe ser aplaudida y tener el respaldo de todas  todas las naciones del mundo por constituír una iniciativa de gran sensibilidad a la buena convivencia y paz.
Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.