PRD y el PLD en un solo grito    

 
 

Nelsido Herasme
Nelsido Herasme
Por: Nélsido Herasme
 
A lo que aún queda del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) le luce oponerse al cambio de nombre de la Alianza Social Dominicana por el de Partido Revolucionario Mayoritario (PRM), porque todo el que tiene la barriga por delante sabe que el segundo tiró un chinchorro en el centro del primero y no dejó ni siquiera un cangrejito para cambiarlo por botones. De ahí su amargura y oposición por el término “Mayoritario”.
Lo que no resultó extraño fue que el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), cumpliendo su papel de padrino, una vez más enseñara sus partes más íntima, al unirse al coro de los que no quieren  a una nueva y fuerte organización en el escenario político.
La Fuerza Nacional, de Vincho Castillo, el PRD de Miguel Vargas y el PLD de Leonel Fernández, se unieron en solo abrazo el pasado 27 de agosto, en la audiencia que la Junta Central Electoral, aun conoce el nombre del PRM, para oponerse a su nacimiento.
Con ello el PLD envió una clara señal de quién es su verdadero opositor, dejando entrever de paso, que le tiene miedo a quien puede  personificar la alianza de los  que están fuera del gobierno.
Y no es para menos, porque en el certamen del 20 de mayo del 2012, Hipólito Mejía, de tú a tú, de 32 provincias ganó al PLD 28 y de las 14 más productivas del cibao se alzó con 10, esto, sin contar con la participación de los traidores y devora presupuesto, abrigados en la sigla PRD bajo los tentáculos de Miguel Vargas.
Observamos con mucha pena y dejos  de frustración al doctor César Pina Toribio cuando anunciaba el rechazo  del nuevo partido, por el calificativo de mayoritario.
El consultor Jurídico del poder ejecutivo parece haber olvidado que al principio de los años 80s el PLD fue el artífice y protagonista de la división de la otrora Central General de Trabajadores (CGT), dirigida en ese momento por el recio luchador obrero Francisco Antonio Santos.
Al Toro Pina parece haberle fallado la memoria, al no recordar que Nélsida Marmolejos, fue el cebo utilizado por su partido para dividir  al movimiento sindical y dar paso a la creación de la “Central de Trabajadores Mayoritaria” (CTM), debilitando, en ese momento, la lucha de los trabajadores que se encontraba en su punto más álgido e iluminante de su historia.
Ante tanta desfachatez solo nos detenemos a recordar aquel PLD que, a imagen y semejanza, creara Juan Bosch, donde lo ético y lo moral, planteaban las normas en el partido de la estrella amarilla.

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.