¿Juliana Deguis Pierre: Un triunfo personal, o de la razón?

descarga (10)
ALEJANDRO SANTANA
ALEJANDRO SANTANA
POR ALEJANDRO SANTANA
Dependería, quién lo enjuicie, si quién lo  haga siente humanidad en su corazón, o sea una persona llena de prejuicios, e inconsciencia.
Tenemos la capacidad de ver las cosas desde nuestra óptica, muchas veces divorciada de la razón de las leyes y de las concepciones humanas, influye mucho nuestra formación, cristiana o no.
Juliana Deguis Pierre, es una joven, nacida en nuestro país, descendiente de padres haitianos, de esos que la clase dominante dominicana ha usado durante décadas para que le construyan riquezas.
De esa que la clase gobernante, permitió que se fuera enquistando en nuestra sociedad sin regularización de ningún tipo, irresponsabilidades de muchos que hoy nos vemos en la obligación de decidir su estatus social.
La Deguis, no estaba en el tapete, existía en el anonimato, para muchos, aunque estaba registrada en el registro civil, dominicano, cobró notoriedad por una irregularidad de esas que a diario se cometen en nuestro país.
Un tribunal Constitucional, con poderes hasta sobre naturales, sin ser convocado para eso la  desnaturalizó, convirtiéndola en objeto de violación de sus derechos constitucionales al ser despojada de su acta de nacimiento.
Pero ese tribunal evacua una sentencia donde la involucra sin ser el caso agrediéndola inmisericordemente. La convierte en una víctima más de las injusticias que desde el poder realizan, dominicanos deshumanizados.
Convertida en victima sin que ella tuviera nada que ver con lo que se ventilaba, fue natural que salieran miles de defensores de la condición humana de esa joven que no tenía la culpa de la irresponsabilidad de nuestro Estado.
Nos activamos, los ciudadanos con sentimientos humanitarios y legales para defenderla, mientras que otros apegados también en lo  que entienden son sus derechos también, se activaron a respaldar una injusticia con alegatos caprichosos y hasta inhumanos.
Hoy, aunque con rabias contenidas, esos que fueron parte  esenciales de la denegación de sus derechos han tenido que aceptar, que un decreto, que una nueva ley reconozca los derechos de Juliana.
Un decreto y una nueva ley, nacida del corazón humano de un gobernante  que supo interpretar la sinrazón de muchos y la solidaridad de otros en torno a tan espinoso caso.
Cabe decir que la afectada jugo su papel con altura, en todo momento se mantuvo a la vanguardia defendiendo sus derechos y el de sus hijos, que es vivir con dignidad reconocida en un país donde nació ella y sus hijos, que no conocen otra patria, que no han vivido en otro lugar.
Como este caso en nuestro país existen cientos o quizás miles, pero este es alto conocido por el protagonismo que está joven mantuvo en la defensa de sus derechos.
¿Quién, ganó¿ entiendo que es el triunfo de la razón, del imperio de las leyes, que Juliana Deguis Pierre, fue el instrumento, que todos pasamos a la historia como los ciudadanos que supimos ponernos de acuerdo,(aunque haya sido a la fuerza), para reconocer los derechos de un ser humano.
Creo que muchos a partir de cuando ella tenga sus documentos y que pueda legalizar a sus vástagos, nacidos en nuestro territorio, nos sentiremos mejor.
Y podamos visualizar que tenemos a un hombre gobernando el país que ha sabido ponerse por encima de las circunstancias y ha comenzado a hacer lo que hace muchos años otros debieron haber hecho y así evitar que ante los ojos del mundo apareciéramos  como los violadores modernos de los derechos de ciudadanos.
Los errores hay que enmendarlos, y enmendarlos en ocasiones nos salen costosos, pero es el precio que hay que pagar para poder seguir viviendo en paz, pues ya lo dijo Benito Juárez,: El respeto al derecho ajeno es la Paz.
En el caso Juliana Deguis Pierre no hay ganadores individuales, ganó el país, ganamos todos, solo nos queda seguir trillando el camino de la legalidad y tomar las previsiones de lugar para evitar que por irresponsabilidad se nos sigua llenando el territorio de ilegales extranjeros
Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.