Justificando lo injustificable

 
Carlos J. Vidal Lassis Por Carlos J. Vidal Lassis
  
La prueba suprema de virtud consiste en poseer un poder ilimitado sin abusar de él.
 
Thomas Macaulay (1800-1859) Historiador y político británico.
 
 
 
Los medios de comunicación tienen una poderosa influencia en la construcción y modificación de la percepción publica. Todos sabemos como estos desde siempre han sido utilizados para lograr los propósitos de aquellos que poseen los mayores recursos económicos y muchas veces (cada día mas) son propietarios de los mismos.
 
Atendiendo a la diversidad de propósitos que pueden tener los dueños de los medios de producción y/o el Estado, aquí y en cualquier país, además de que muchas veces hay comunión total de intereses, las armas de comunicación son utilizadas para facilitar el logro y éxito de sus planes recurriendo a estrategias y técnicas del arte/ciencia de información y propaganda.
 
Estas aparentemente inocentes y mansas pero ingeniosas y muy mal intencionadas destrezas verbales, sean escritas o habladas, manipulan al publico desviando la atención de los aspectos fundamentales de la información a ser difundida.
 
Un claro ejemplo es cuando se habla de violencia en la sociedad, no se reporta sobre las posibles causas, su significado, ni de su posibles soluciones. Se mencionan y dan importancia a aspectos que sirven a intereses como los mencionados antes, el “chulo” o la “adultera”, o el “padre de familia”, o la “pobre mujer” y sobre estos personajes se despliega todo un frargumento que implica juicios y a veces hasta se constituyen en jueces y condenan. Casos típicos que encontramos donde la narrativa identifica al agresor pero también lo absuelve
 
“María de Hunumucu Adentro, de 26 años, murió casi instantáneamente agarrándose las tripas que le brotaban, por un machetazo que le dio su marido delante de su hija, en un arranque de celos, desesperado y vuelto loco,  admitió muy apenado y acongojado…”.
 
En este alegato no se enfatiza lo indignante del crimen por lo violento e inmisericorde pero si se pretende justificar injustificablemente que la destripó por celos. El comunicador se supone que sabe lo que esta haciendo y entiende claramente que esta respaldando la construcción de una concepción fallida de la realidad.
 
Esos medios y sus artesanos, no todos claro, los guían la búsqueda amarilla del ganar “el favor del publico” conocido con el anglicismo “rating”, la publicidad morbosa, y múltiples  estratagemas que a veces persiguen hasta provocar olvido o distracción.
 
Las nociones de los crímenes pasionales, violencia intrafamiliar, feminicidio y otros crímenes y abusos necesitan estructurar un sistema de denuncia mucho mas efectivo que el existente y debe articularse para combatir la falta  de acciones rápidas y efectivas y la falta de sensibilidad de los medios que a consecuencia de la improvisaciones, la degradación del oficio y los especuladores,  en algunas salas de redacción y  formas de “expresiones comunitarias”, se esta conformando, un nuevo victimario, una nueva figura, que ya algunos llaman la “Violencia Mediática”.
 
Claro, este es únicamente uno de los múltiples temas en que se aplican y se contextualizan estas técnicas y estrategias. La poderosísima arma que constituyen los medios es utilizada continuamente para defender y preservar los intereses de cualquier índole de quienes los poseen. Parafraseando el dicho, “hacen que el rio suene para que traiga agua”, ¡cuando ellos quieren!
 

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.