Como si nada ha cambiado

IMG_4297

Kilssy Méndez
Kilssy Méndez

Por: Kilssy Méndez /fuente: cuatriboliao.net

Durante dos semanas los diferentes medios locales nos mantuvieron muy atentos a la visita a Barahona del ex mandatario de la República y Presidente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Lic. Leonel Fernández Reyna; y sin más esperas el día llegó vistiendo el domingo del característico color morado que distingue a esta organización política con 3 actividades diferentes y muy concurridas.
En estas actividades organizadas por los movimientos Juventud de Leonel (JUDEL) y Mujeres Independientes con Leonel (MIL), medios de prensa y simpatizantes esperaban una respuesta abierta de si seria precandidato presidencial por el partido morado para el 2016, pero Fernández quien siempre ha tenido una exposición impecable cuando hace uso del lenguaje realizando una exquisita sopa de palabras que solo puede ser degustada por buenos entendedores, dejó este tema implícitamente en manos del ya popular viento a ver si este con condiciones climáticas optimas puede fortalecerse lo suficiente hasta llegar a huracanarse y emitir un fuerte rugido de león.
No fue una visita abierta como precandidato presidencial pero si de tanteo, en donde era innegable que para muchos de los que se dieron cita en estos actos que tuvieron una participación femenina predominante, no estaban frente al actual presidente de la República pero si frente al líder principal del PLD, porque para ser francos no hubo ninguna diferencia de como se recibió a Fernández en esta visita de cómo se ha recibido al mandatario actual, Lic. Danilo Medina Sánchez, cuando ha visitado esta zona; decenas de minibuses de diferentes partes del país, varias jeepetas negras blindadas, seguridad hasta en los dientes, reconocimientos por obras que debieron ser reconocidas en su periodo presidencial por parte de diferentes instituciones y una llegada triunfal en helicóptero dos horas después de la hora pautada como novia en su boda. Como si nada hubiera cambiado desde que Fernández dejó la presidencia, como un juego de doble moral por muchos de los allí presentes que a hurtadillas también tanteaban el viento por si acaso soplaba.
Definitivamente aunque Medina aparentemente no ha decidido reelegirse ni Fernández aparentemente candidatearse, existe una marcada división política, tan marcada entre estos dos lideres, que aunque el juego no este definido aún, los que estamos bien atentos a los ventarrones que se avecinan sabemos que el balón esta en el aire y que hay dos canastos de una misma organización muy diferentes en su forma de gobernar, donde en un lado predomina más el poder y en el otro extremo una popularidad que ronda el 80% de simpatía, siendo este porcentaje el que tendrá la tarea de decidir lo que tiene más peso al final, si la forma de gobernar que ha hecho a Danilo uno de los presidentes más populares de América Latina en los últimos años o la manera en la que Leonel maneja el poder para mantenerse en el.
 

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.