Apariciones y Desapariciones no aclaradas

bienvenido herediapor Bienvenido Heredia
El título de este artículo parece una contradicción en su estructura gramatical, mas no lo es, pues el mismo se refiere a varios hechos ocurridos en Barahona que tienen un halo de misterio y, a su vez, unas interrogantes necesarias para saber a qué atenernos en el futuro.
Me refiero a los siguientes casos: el cadáver de un hombre no identificado que fue encontrado flotando en un hotel de esta ciudad; otro cadáver putrefacto de un hombre no identificado encontrado próximo a la playa El Cayo de esta ciudad; la desaparición de Alfonso Santana (Chulo), quien laboraba como mayordomo en la Procuraduría de la Corte de Apelación de Barahona; la desaparición de Pedro Ciprián y José Antonio Sánchez en la zona de Polo, quienes se trasladaron desde Azua a comprar metales en la provincia de Barahona; y la desaparición de 11 personas que salieron desde el río Yaque del Sur con destino a Puerto Rico.
Las “apariciones” ocurrieron, la primera en febrero del 2012, hace ya dos años y medio, y la segunda en diciembre del mismo año, hace casi dos años.
Las desapariciones sucedieron en tiempos diferentes, pues los 11 barahoneros  que se embarcaron en una yola con la idea de llegar a Puerto Rico desaparecieron en el 2005, hace unos 9 años; mientras que el señor Santana desapareció en agosto del 2012 y los metaleros en junio del 2013.
Inquieta que a estas alturas nadie, absolutamente nadie, se haya preocupado por identificar los cadáveres de dos personas que aparecieron boyando, una en una piscina de un hotel de la Avenida Enriquillo y, la otra en aguas del mar caribe, en una de nuestras playas citadinas.
¿Cómo llegaron los cadáveres hasta esos lugares sin que nadie sepa dónde ni cómo murieron? ¿Acaso esos dos hombres no tenían familiares cercanos? o ¿Eran tan malvados esos dos finados que no les interesó a sus familiares ni siquiera que se conociera su identidad? ¿No están nuestras autoridades obligadas a esclarecer esa nebulosa policial?
Lo mismo con las desapariciones. ¿Por qué notamos que de repente a nadie le interesó la suerte de 11 ciudadanos, barahoneros, desaparecidos en el Mar Caribe hace ya 9 años? ¿Por qué notamos una frialdad e inercia pasmosas de nuestras autoridades en el caso de la desaparición de Chulo Santana y los dos jóvenes metaleros de Azua? El próximo mes de agosto Santana cumplirá 2 años de haber salido de su casa rumbo a su trabajo, sin que nadie sepa adonde fue a parar, y los metaleros azuanos ya llevan un año y un mes que salieron a comprar metales.
No pretendo ni siquiera sugerir que nuestros investigadores sean tan eficientes como los investigadores de países avanzados, donde hay detectives especializados y técnicamente capacitados para profundizar las investigaciones en esos y otro tipo de casos, con características indudablemente criminales, labor que se desarrolla sin descartar ningún tipo de acción, esfuerzo ni tiempo, hasta dar con su objetivo, incluyendo dar con los autores materiales e intelectuales del posible crimen.
Lo que sí sugiero es que nuestras autoridades pongan un poco de empeño y hagan el esfuerzo de eficientizar su trabajo, para que estos hechos no queden impunes, trayendo un poco de tranquilidad y paz a los familiares dolientes y a la sociedad misma.
Satisface saber, sin embargo, que el nuevo Procurador de la Corte de Apelación de Barahona, Dr. Bolívar D´Oleo Montero reabrió el caso del señor Alfonso Santana y ha hecho varias entrevistas a algunos de sus familiares.
Si la desaparición de 14 personas, en diferentes tiempos y circunstancias, así como la aparición de dos cadáveres en sitios públicos, no les mueven ni los pelos a las autoridades responsables de esclarecer esos hechos, la sociedad entonces, se sentirá definitivamente desprotegida.

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.