Elphis Pérez…NADIE MAS….

Elphis Pérez
Elphis Pérez
Por Ing. Modesto Peña Cuello
Queremos marcar con precisión que durante la década de los 70s, un grupo de jóvenes fuimos testigos fieles en el sector de Villa Estela, de las jornadas en las que todos los días leía cuatro horas o más, por más de Diez años, a un ritmo que le permitía jugar con los diferentes matices y estilos propios de las voces noticiosas.
Debemos destacar que Elphis Pérez, desde muy temprana edad, fue  una escuela de la locución, llegando a improvisar en su casa de la  Independencia No.41, una emisora, donde presenciábamos el domino de que hacía gala en las diferentes áreas de la locución, es decir, dominaba a perfección animación, comerciales, maestría de ceremonias y comentarista radial, siendo su principal inclinación el más complejo de los estilos radiofónicos, el de NOTICIAS.
 
La  disciplina constante de ese joven de la época, el cual leía sin cesar constantemente, le granjeó ser visitado por varios directores y dueños de emisoras de prestigio de Santo Domingo, examinándole en los diferentes estilos y cuando llegaban al punto noticioso, tremenda sorpresa, le decían: ya, ya… no siga, prepara la maleta y vámonos. Eso sucedió con todo el que venía desde la capital de la Republica Dominicana a esta ciudad, donde vivía y vive el famoso locutor.
 
La emigración del locutor Elphis Perez a la ciudad de Santo Domingo nunca se consumó, por ser, a mi entender y al de muchos de los que lo conocemos, una persona muy apegada al cordón umbilical de su tierra que lo vio nacer BARAHONA.
 
Los jóvenes que le seguíamos para ese entonces y que también leíamos adjunto de él, aunque nunca al ritmo y estilo de ese CAMPEON DE LA LOCUCION, le rogábamos incesantemente de que aceptara las diferentes peticiones que le hacían personalmente esos  funcionarios y dueños de emisoras que siempre venían a hacerle la invitación.
 
Al principio de los años 80s, Elphis Pérez, continuaba leyendo con la misma intensidad, ánimo y precisión que en la década del 70. Un día, en horas de la tarde, llegó al sector, Villa Estela, un joven alto, de tez morena, si la memoria no me falla, creo que era el ya famoso locutor EDWAR PINEDA acompañado del propietario de Radio Sur Salvador Chestaro, haciéndole la oferta de que trabajara en esa prestigiosa emisora local, lo cual, luego de sopesar por unos días, aceptó, y desde entonces marco la calidad en la locución barahonera, siendo un toque de queda en sus labores de las horas nocturnas.
 
Ese locutor famoso ha laborado con maestría en casi  todas las emisoras de la provincia Barahona, incluso llegando un director o dueño de emisoras a reunir a todos sus empleados invitándoles a que escucharan a ese talentoso profesional del micrófono, refiriéndose a ELPHIS PEREZ, señalándole la maestría que empleaba cuando laboraba, cuyas cualidades que destacaban eran concentración, entrega, destreza, carácter…Recuerdo muy bien que era en un programa mañanero y casi todos los radios estaban sintonizados en el dial 1470, Radio Sur, llegando incluso la misma competencia a admirar el profesionalismo de aquella agradable voz. En aquella reunión espontánea del dueño y gerente de esas emisoras que competían con Radio Sur, donde Elphis laboraba, les señaló que los aparatos de esa emisora donde trabajaba Elphis, eran menos avanzados que los de sus emisoras.
 
El mejor reconocimiento que se le puede tributar a ese profesional del micrófono, es reconocer que en todos los ambientes sociales, cuando se habla de la locución local, resalta con letras de oro, que ELPHIS PEREZ, siempre ha marcado la diferencia y la calidad donde ha trabajado. Para muestra un botón basta, actualmente este locutor carismático trabaja en Empresas Radiofónicas en el más popular resumen de noticias, PALMA INFORMA, otro toque de queda más en la locución nacional, imprimiendo como siempre su sello y estilo de suma originalidad.
 
¡¡¡¡En el mes de Abril les deseo a todos los locutores felicidades!!!!

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.