Cosas de mi barrio: A Mi amigo, hermano y compadre Tito Gotay…le hicieron su flú

Image0094
Tito Gotay y Frank Jimenez en el 1973
Frank Jiménez
Frank Jiménez
por Frank Jiménez
Cuando terminé el bachillerato a finales del año escolar de 1973, poco antes de nuestra graduación como “Bachiller en Matemáticas”, mi amigo y compadre Ramón Emilio Gotay Suero(Tito Gotay), también recién graduado, fuimos invitados a un “curso taller” con la finalidad de ser empadronadores para el 1er. Censo Agropecuario que se celebraría en la Republica Dominicana, por lo que empezamos a asistir a las clases que se impartían en las aulas del antiguo “Liceo Secundario Dr. Federico Henríquez y Carvajal”.
 
Para nosotros era una aventura mas, pensar que iríamos al campo a convivir con los campesinos por algunos días era algo excitante. Al finalizar el curso-taller, luego de nosotros cualificar para hacer la labor encomendada me enferme y no pude ir a trabajar en el censo, a diferencia de que a mi amigo Tito le asignaron algunas zonas por Bahoruco y Paraíso.
 
Recuerdo que luego de finalizar el Censo, lo vi llegar con su mochila y una sonrisa que mostraba su satisfacción por la experiencia vivida. Me dijo…”de la que te perdiste por enfermarte, que bien me sentí compartiendo con la gente del campo”. Me hablaba de las condiciones que muchos vivían y como eran los lugares donde no había llegado el alumbrado eléctrico todavía y de cómo esa gente vivía.
 
De Tito siempre había que esperar algo chistoso al final y es cuando empieza su relato sobre las sapiencias del campesino de la zona. Contaba que en uno de esos atardeceres cuando el sol se ocultaba por el oeste, se encontraba en una loma desde donde podía observar el inmenso mar al final de la jornada de ese día y se encontraba acompañado de Juan, un joven campesino que le servía de guía entre las propiedades ubicadas en la montaña.
DSCF2235a
Cuenta que Juan era muy parco al hablar, pero de trato sencillo ya que nació en ese lugar y allí había crecido hasta convertirse en joven de algunos 18 años. Allí sentados en rústicos taburetes, Tito trato de entablar alguna conversación y le comento:

  • Wao!!! ¡que grande se ve el mar desde aquí ! momento que aprovecho para hacerle una de esas preguntas que pueden hacer tartamudear a su interlocutor…
  • Oye!! (dirigiéndose al campesino) ¿Cómo cuantas latas de agua tiene el mar?.

 
Juan lo mira de reojo y piensa por algunos segundos y entonces le ripostó pausadamente:
 

  • Adió!! Eso depende…Si hacen una lata que coja medio mar, entonces serán dos latas.

 
Tito, solo atinó a pensar: Diablos!! Me jodió con esa respuesta.
 
La noche llegaba… y en la cima de esa loma la brisa era fresca en el mes de septiembre, y allí continuaban uno sentado cerca del otro mientras hablaban de diferentes temas en los que mi amigo era un especialista, haciéndole algunos chistes y contándole como era la vida en la ciudad.
 
Luego de la contundente respuesta sobre la pregunta del mar, Tito intento nueva vez lucirse ante Juan con otra de esas preguntas pendejas, por lo que dio una mirada al horizonte alcanzando ver en las alturas unas luces de un avión que sobrevolaba por la zona y se le ocurrió cuestionar de repente al joven campesino:

  •              Mira Juan, mira allá en el horizonte va un avión… ¿Quien va en ese avión y para donde ira?…

 
Esta vez Juan lo mira de nuevo como pensando ( ¿Y él? )… entonces se para y se dirige frente a Tito y le dice:
 

  • Oye…en ese avión va ALGUIEN y el avión va PA’ ALGUNA PARTE…Pase buenas noches…
Anuncios

1 thought on “Cosas de mi barrio: A Mi amigo, hermano y compadre Tito Gotay…le hicieron su flú

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.