EXPRESIONES Y TÉRMINOS MADE IN BARAHONA

Dr. Wilson Gómez Ramírez
Dr. Wilson Gómez Ramírez

Por Wilson Gómez Ramírez

Siempre hemos resaltado la singularidad barahonera, la creatividad, espontaneidad y la forma auténtica de ser de los hombres y las mujeres de esta provincia del Suroeste dominicano.
Encontramos algunas expresiones extraídas de las entrañas del barrio Villa Estela y otros sectores populares de Barahona. No era extraño escuchar: “Nos j… si esto es cierto  le dijo Pirín a Alberto”, con esta frase se hacía referencia a los generales Bernardino- Pirín- Vásquez y Carlos Alberto Mota, entre ambos había una relación cercana y ambos actuaban bajo el liderazgo del también general Candelario de la Rosa, en los últimos años del siglo XIX y los primeros del siglo XX.
Con este refrán se quiere significar que se está ante una determinada situación que envuelve una seria amenaza, se está ante lo inminente, un caso negativo que está a punto de ocurrir.
Otra expresión popular que se escuchaba con frecuencia era “Serios son los muertos y a veces se ríen”, con esta se ponía en dura la reputación de alguien a quien determinado interlocutor le acreditaba integridad o seriedad y el otro no la creía.
“Tu lado está donde Pomó”, así se le respondía a un estudiante que compartía un pupitre tipo banco o banqueta, destinado al uso de dos estudiantes; cuando alguien lo tomaba, el que acostumbraba a usarlo por lo general exclamaba: “ese es mi lado”, y a esto el impostor o usurpador le respondía empleando la referida expresión. Pomó era el mote de un señor que durante muchos tuvo a su cargo en viejo cementerio municipal de la calle María Montez.
Como no recordar: ¡Sacúdelo que tiene harina!, con esta se insinuaba que la persona que usaba una determinada prenda de vestir, o sea: unos zapatos, una camisa, un pantalón, una falda, etc., la había adquirido gracias a los repartos que se hacían, generalmente a través de la Iglesia Católica, en el marco de los cuales el programa Alianza para el Progreso que impulsaba el gobierno norteamericano, también distribuía trigo, harina de maíz, etc.
“Cogió un fogón”, esta expresión era equivalente a coger cuerda, enfadarse con motivo de la provocación que ex-profeso le hacía otro.
“Te baldaste”, con esto se destacaba que alguien había hecho algo casi perfecto, se alcanzaba un logro. Se conjugaba en todos el verbo baldar, pero con una acepción o significado distinta a lisiar o tullir o impedir.
“Ah… entonces yo soy Columpio”, esta resulta un tanto irreverente, pues con ella se quería decir que se estaba en la imposibilidad de pelear o defenderse por ser un discapacitado, pues Columpio era un señor tullido que al desplazarse al ras del suelo parecía columpiar, se situaba en la puerta de la iglesia católica a la espera de las ayudas de los feligreses, y a quien el Padre César de Córdoba, párroco, le hizo entrega de una silla de ruedas. Ante la amenaza se daba esta respuesta: “Ah… entonces yo soy Columpio, no’verdá?”; a esto el amenazador podía contrarreplicar: “El que Hingame soy yo”. Hingame era un señor que negociaba en el mercado público del pueblo y que tenía varios dedos menos en sus manos y una sesión permanente.
“Yo vivo por el Birán/y de noche de casa no salgo/el Bacá e’ Fellito soltán/y en Villa Estela e’Pichardo.”  Con esta copla popular se daba rienda suelta a la creencia en los Bacás, manera salvaje de ofender a comerciantes, propietarios de tierras y a otras figuras, atribuyéndoles que su bienestar se originaba en pactos non sanctos.
En este último caso se involucraba al prestante hombre público Rafael Arturo Peguero Gómez (Don Fellito Peguero), quien tenía propiedades en las proximidades del río Birán, emblemática corriente de agua que baña la ciudad. Por su parte el señor Pichardo era un comerciante de cierta prosperidad que tenía su principal negocio en la esquina formada por las calles general Cabral y Duarte, sector Villa Estela.
“Camina como la paloma de cueva”, con esta frase se quiere significar que la persona no avanza, camina para atrás; en cualquier lugar se diría: camina como el cangrejo, en sectores populares de Barahona a este crustáceo acuático fluvial, se le llamaba “paloma de cueva”.
“Sácale una quisonda”, expresión muy usada en Barahona una época que alcanzó los años de 1970, quiere decir eludir rápida y sorpresivamente a una persona que te persigue. O sea, una corría detrás de otra tratando de darle alcance y el que llevaba la delantera de repente se devolvía; entonces se expresaba: “Me sacó una quisonda.”
Por orden de Virgilio Gautreaux Piñeyro, continuaremos con este tema en una próxima entrega.
 
 
 

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.