Policías delincuentes a espalda de su institución

POR ALEJANDRO SANTANA

Desde hace muchos años se ha estado denunciando la delincuencia en que algunos malos policías se encuentran envueltos, sin que la institución del orden tome en serio lo que se dice insistentemente.
Son reiterativas las denuncias de ciudadanos que dan cuenta de que ciertos agentes policiales, prestan sus armas a delincuentes para que cometan fechorías.
Y también han sido reiteradas las denuncias de que agentes del orden son parte de grupos de delincuentes que cometen todo tipo de malos actos contra indefensos ciudadanos.
Se ha sabido hasta de oficiales que en un momento dado han dejado sus armas o el peine de su pistola en bares empeñados por bebidas consumidas.
Se conoce de agentes policiales que antes de ser ingresados a las filas han sido reconocidos delincuentes con sobrada capacidad para delinquir.
Pero han sido ingresados y se les ha formado, es decir, tenían el conocimiento de cómo delinquir, pero se les ha formado en tácticas policiales y se les ha enviado a las calles ,a” proteger  al ciudadano”.
De repente hemos puesto en manos de verdaderos delincuentes, nuestra seguridad, protección y hasta el cuidado de los bienes de la ciudadanía.
Es posible que esa falta de tacto no sea la responsabilidad de ningún oficial superior, en particular, que es responsabilidad de estructuras policiales a quienes se les ha salido de la mano darnos buenos policías para que se nos proteja.
Aunque parezca descabellado, esas anomalías se han denunciado y es posible que sin pruebas fehacientes, pero se han denunciado como denuncia de un ciudadano, con el temor de que el denunciado se entere y la emprenda contra el.
Es cierto que en periodos la jefatura de la institución ha iniciado profilaxis, pero esta no a avanzado y siguen en la institución esos malos policías que son el temor de la población.
Hoy se establece que Yeral Turbí del Castillo de 23 años muerto el pasado sábado  en el barrio las Flores de está ciudad fue muerto para despojarlo de una pistola que había empeñado a un agente policial.
Ya los investigadores saben más de lo que han dicho, un policía delincuente y un joven que empeña una pistola y andaba con ella.
Como ciudadano reacciono aterrorizado, agentes que empeñan sus armas, otros que las alquilan a delincuentes y otros que son parte de banda de delincuentes.
Es necesario que la institución mantenga una efectiva vigilancia sobre sus agentes, que conozca el accional de cada uno de esos hombres que a sabiendas de lo poco que se paga en la institución han asumido el compromiso, de preservar la paz, el orden y hasta la protección de los bienes de la ciudadanía.
Y es muy priotario que se haga no sólo por el bien de la sociedad, sino por la buena imagen de  buenos y honestos policías que hay en la institución que al igual que la ciudadanía se sienten asqueados cuando esos casos se conocen públicamente.

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.