PERIODISMO


Por: Carlos J. Vidal Lassis
Independencia, imparcialidad, mente abierta y perceptiva e integridad profesional son las joyas que deben adornar al periodista. ¿Cuál mejor día para promover y preservar estos valores?
La noble profesión periodística siempre ha impactado a aquellos que sentimos gran admiración por quienes mantienen una ética radical en su quehacer o modo de vida. Nuestra historia recoge grandes ejemplos, incluyendo algunos aun vivos y ejerciendo.
Escribir y opinar sobre cualquier tópico no lo hace a uno periodista, es más bien una manera de expresar, compartir, formar e informar en ocasiones acerca de ideas y percepciones de las realidades que nos afectan, Por eso, hoy queremos enaltecer a nuestros profesionales  de la información, en cualquiera de sus formas, revisando los razonamientos sobre las características y principios del honroso oficio.
Organizaciones profesionales del periodismo mundial parecen coincidir en que “el propósito central es proveer a la ciudadanía con la información precisa y confiable que se necesita para funcionar en una sociedad libre”. Concibiendo una amplia amalgama de roles o funciones que pueden ir desde ayudar a identificar las metas de una comunidad, sus héroes, sus enemigos, hasta darles voz a los que no la tienen, entreteniendo, sirviendo de vigilantes de derechos y deberes, así como guardianes de garantías constitucionales.
A través del tiempo se han conformado principios básicos del periodismo profesional dentro de la praxis ética y académica, según hemos indagado en las correspondientes fuentes, que constituyen la teoría de la disciplina.
La mejor forma de celebrar y homenajear al periodista dominicano es precisamente refrescando la motivación ética envuelta en dichos principios al listarlos aunque sea a manera de recordatorio.
1. La primera obligación del periodismo es la verdad.
La democracia depende de que a la ciudadanía se le sirva los hechos precisos y confiables en un contexto significativo.
2. El primer deber del periodista es con los ciudadanos.
Los propietarios de los medios se deben a los accionistas y anunciantes pero el  periodista se debe al interés público por encima de todos, si es que proveen la información sin miedos ni favores. La teoría de la industria moderna de la información es que la credibilidad crea una audiencia amplia e inamovible o leal que a su vez resulta en crecimiento y el éxito del negocio en sí. Un medio periodístico veraz, objetivo e imparcial no necesita concederle favor a nadie, ni tiene que temerle a nadie, es el verdadero “Cuarto Poder”.
3. Su esencia es la disciplina de la verificación.
Se explica por sí sola, es la pura transparencia que viene de un método profesional de verificación de la información o del tratamiento que se le da a la información no totalmente confirmada.
4. Mantenerse  independiente de lo que se cubre.
La independencia de espíritu y mentalidad es la base de la confiabilidad más que la neutralidad misma. El periodista debe enfocarse en este principio. Los editorialistas, comentaristas y articulistas no son neutrales pero la base de su credibilidad es su certeza fundamentada en la justeza intelectual y su habilidad de informar sin parcializarse al objeto de su devoción.
5. Servir como monitor independiente del poder.
El periodista tiene la obligación de proteger esta libertad de vigilancia sobre aquellos que su poder y posición afectan a los ciudadanos.
6. Debe proveerse un foro para la crítica del público y el compromiso.
Los medios son portadores de las discusiones públicas y es una responsabilidad que le da base a los privilegios especiales de los mismos. Dichas discusiones le sirven mejor a la sociedad cuando son basadas en hechos no en suposiciones ni prejuicios y debe procurar representar todos los puntos de vistas e intereses de la sociedad dentro de un contexto más que en los aspectos “teatrales” o “calientes” de un debate.
7. Procurar hacer lo significativo interesante y relevante.
Periodismo es narrar historias pero con  propósitos. No simplemente colocar datos en una cuartilla.
8. Mantener las noticias comprensivas y proporcionales.
Es una especia de mapa para el lector navegar en la sociedad.
9. El Periodista profesional debe ser permitido ejercitar su conciencia personal.
Todo periodista debe tener un sentido personal de ética y responsabilidad. Una brújula moral.
Los medios harían bien en alimentar esta independencia de criterios motivando a los profesionales a expresar sus convicciones. Esto estimularía la diversidad intelectual necesaria para entender mejor una sociedad diversa y en continuo crecimiento y transformación. Esta diversidad de mentes y voces es lo importa no los números.
Los principios destacados perfilan el periodismo moderno y evolucionado de nuestra época, haciéndolo cada vez más importante para el buen funcionamiento de la sociedad como la vivimos hoy. Quien escribe se ha nutrido de fuentes diversas y actualizadas que norman o estudian esta digna profesión entusiasmada con el privilegio de compartir los que percibe, investiga y piensa.

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.