La protesta y propuesta de Praede Olivero sobre pensiones a periodistas de esta ciudad.

POR ALEJANDRO SANTANA
 
 
Realmente, Praede Olivero, tiene toda la razón cuando decide protestar porque el Poder Ejecutivo haya otorgado 43  pensiones a periodistas que por sus años de ejercicio, situación económica, o de salud se le haya beneficiado.
Pero que no se haya tomado en cuenta a periodistas de esta Provincia que la están necesitando por su estado de salud, años de servicio o situación económica, hay razón más que suficiente para hacerlo.
Y aunque el doctor Praede Olivero habla de este año, realmente van dos o tres años en que a ningún periodista de esta ciudad se le tome en cuenta.
Es que no tienen dolientes, es que los periodistas de aquí sólo son importantes para la publicación de notas, para invitarlos a una rueda de prensa y promover a políticos.
Es lo que se entiende con ese desplante del señor presidente hacia los periodistas de Barahona, que igual que el año pasado no fueron parte de los pensionados.
Con los problemas de Barahona, y amigos; con las injusticias, Praede, siempre ha sido intransigente, no ha aceptado nunca ese tipo de atropello, y cuando tiene que protestar por tal razón, lo hace airado, incomodo y dolido y dispuesto a lanzarse a la protesta si es posible, así es el cuando se trata de amigos que entiende que no se le ha dado lo que necesitan o merecen.
Yo no pretendía hablar de esa situación de olvido hacia los periodistas de esta ciudad, porque cualquier cosa que diga pudiera ser interpretada, como dolor, rencor, cólera, odio y hasta impotencia.
Pero son tantas las lecturas que les saco a ese olvido desde Palacio, que solo he decidido repasar nuevamente un libro que he leído en innúmeras ocasiones.
Se trata  de ¡El Coronel no tiene quien le Escriba!, de la autoria del laureado, premio Novel de Literatura, Gabriel García Márquez, en el se narra las vicisitudes que ese militar pasó, esperando que le llegue la pensión.
Vivió en la pobreza extrema y durante muchos años, encaminó sus pasos hacia el muelle de la ciudad cuando un barco llegaba de la capital con las cartas.
Nunca le llegó la noticia de la esperada y merecida pensión, igual que el, varios periodistas de esta ciudad luchamos por las libertades, las que hoy mantienen a nuestro Presidente en el poder.
Praede, hace una propuesta, que  se haga un Aden Dun o se emita otro decreto, otorgándole la pensión a uno o dos periodistas locales, a esos que en los años difíciles estuvimos en las calles enfrentados a la dictadura de los doce años de Balaguer.
La palabra la podría tener, el Gobernador, el Senador, los Diputados, o cualquier funcionario de los allegados al señor Presidente, notificándole ese olvido discriminatorio

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.