42 aniversario del asesinato de Pedro Enrique Melo López “Cadete”

Pedro Enrique Melo López “Cadete”

Por: Luis Terrero Melo

Hoy es el 42 aniversario del asesinato de Pedro Enrique Melo López “Cadete” y quiero dedicar este artículo a él mismo, a los familiares, y a sus amigos y compañeros de política, algunos aun sobreviven, quienes atreves de los movimientos políticos sembraron las bases de nuestra democracia.
Era una época agitada, en la que se vivieron momentos muy difíciles, pero decisivos en la historia moderna de nuestros pueblos, y gracias a esos héroes quienes se levantaron en masas con el compromiso de integrar movimientos políticos de vanguardia, que hasta entonces eran practicas de políticas prohibidas por ser opuestas al gobierno de turno, es que hoy disfrutamos de un país libre.
Los movimientos políticos de vanguardia que procuraban apoyo para la comunidad se expandieron rápidamente, encajando con los ciudadanos, quienes rápidamente establecieron subcomponentes en los pueblos y ciudades del país que forzaron al gobierno a ejercer políticas de cambios diferentes a las que había vivido la nación.
La capacidad de estos movimientos modernos se puso a prueba cuando en 1963 las Fuerzas armadas desplegaron un abusivo poderío que derrocó al gobierno constitucional de la republica; pero esos jóvenes estuvieron vigilantes hasta la revolución de 1965. Esos grupos de jóvenes gallardos, asumieron el reto de velar por los derechos ciudadanos y por las libertades del pueblo dominicano en general, se organizaron para enfrentar a un gobierno divorciado de las realidades sociales de un pueblo cansado de ser humillado.
Luego de la guerra del 65, esos movimientos experimentaron transformaciones, la mayoría de ellos en la clandestinidad crecieron enormemente, tanto en el alcance y el tamaño de su misión.
Esos jóvenes no escatimaron esfuerzos en repudiar el resultado de las elecciones del 66, que debió restaurar la democracia, pero que en cambio instauró un gobierno austero y de contingencia que servía a los interese del mundo entero menos a los intereses del pueblo dominicano.
Fueron ellos la bujía que encendió el motor que hizo frente a la injusticia que imperaba; se levantaron dispuestos a enfrentar cualquier reto sin amilanamiento, aunque en la reta guardia prefirieron caer luchando ante un enemigo que con artimañas lo devoraba uno a uno. Así cayeron Henry Cegarra, Jorgito Nin, Amín Abel y otros; entre ellos también cayó Cadete.
Después de las elecciones del 66 siguieron cuatro años de persecución, atropellos, muertes y desapariciones que fueron seguidos por otros dos periodos de cuatro años para totalizar los famosos 12 años de repudio.
En 1970, cinco meses antes de finalizar el primer periodo de ese gobierno, Barahona sufrió los apresamientos y fusilamientos de algunos de los más connotados líderes de la oposición. El 28 de Febrero en El Peñón, fue fusilado Pedro Enrique Melo López “Cadete”, poco después de haber asistido al entierro de Jorge Nin ultimado en su casa de la ciudad de Barahona.
Recordamos la matanza de Marzo en la que murieron varios de los mejores jóvenes Barahoneros y de la república, este acontecimiento marcó para siempre nuestro destino como provincia y como gente. Barahona se encontraba en otro de los tantos momentos fúnebres de nuestra historia. Pero por cada joven que caía surgían diez dispuestos a luchar contra la injusticia que imperaba; esos jóvenes prosiguieron su lucha a favor de una república más justa para todos, donde los derechos humanos fuesen respetados, pero esos jóvenes también cayeron y la republiquita de Barahona quedó huérfana  de sus mejores jóvenes en ese momento.
El éxito de nuestras libertades dependió de la diligencia, la innovación y la dedicación de personas como ellos y es justo decir, y digo con certeza que, cada revolucionario de derecha y de izquierda contribuyó a nuestros cambios, fueron ellos los héroes que lucharon para que la republica fuese soberana y sin prejuicios, aunque no parezca así, ellos sirvieron de estándares desinteresadamente. Por eso, nosotros como testigos de la evolución de nuestro pueblo en los últimos 50 años, debemos estar altamente agradecidos por tan alto acto de valor.
Me siento altamente orgulloso de recordar y compartir con  ustedes el esfuerzo y sacrificio de esos jóvenes, ya que creo que es digno reconocer el esfuerzo y el sacrifico a quienes debemos en gran parte, nuestras libertades; por eso en la celebración del 42 aniversario del asesinato de mi tío Pedro Enrique Melo López “Cadete”,  en nombre de la familia y en el mío propio expreso nuestro agradecimiento a cada uno de ellos vivos, muertos y desaparecidos, al igual que también expreso nuestra gratitud a sus familiares, porque el sacrificio y el sufrimiento sobrepasa lo inmenso y no debe pasar por desapercibido; por eso en lugar de estar triste, o de llorar, me tomo la libertad de decir que hoy ha sido un honor compartir con uds. en este día glorioso.
 
 

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.