La vía agrícola

Carlos J. Vidal Lassis
POR CARLOS J. VIDAL LASSIS.

La vía agrícola es una de las mejores posibilidades de Barahona y la región Suroeste para su prosperidad. Lo novedoso de la llamada “industria sin chimeneas”, o sea, el turismo, o más bien el eco-turismo que sería nuestro punto fuerte, es definitivamente llamativo y de hecho muy rentable. Así mismo como el sector industrial-manufacturero o como también la explotación de los recursos minerales a nivel de valor agregado, es decir, como ejemplo, producción del único y autentico Larimar que también podríamos desarrollar una fuerte y alta calidad de artesanos –joyeros.
Solamente faltaría mencionar las potencialidades existentes dentro del enfoque de la “Economía Azul” previamente descrita en artículos anteriores que se caracteriza por la alta capacidad de creación de empleos que esta envuelve. Dentro de esta se habla de innovaciones como las siguientes: Cerámica en frío produciría 3000 empleos; Carbonato Cálcico a partir del CO2 unos 100,000; Reprocesamiento de desechos de tomate al menos 2000 puestos de trabajos; Conversión de vidrio irreciclable en materiales de construcción y otras aplicaciones significarían unos 50,000 puestos más  de trabajos dignos y sustentables. Estos son únicamente 4 de las 100 posibilidades detalladas dentro de la propuesta de Gunter Pauli.
Pongámoslo claro. El  despegue del desarrollo en nuestra región es solo posible de manera integral, una cosa vendrá acompañada de la otra, gradualmente y tan rápido como nosotros lo hagamos alcanzable.
Ahora bien, nuestro punto fuerte actual es la agricultura, la que más empleos y recursos nos produce, independientemente de que tenemos décadas de atraso en su desarrollo y todos los inconvenientes y dificultades existentes por lo que entonces debemos  plantearnos, especialmente dentro de la oportunidad que nos estamos dando del PLANBA’, comenzar por fortalecer ese sector y que el mismo  arrastre y ayude a los demás. Que sea la zapata sobre la que cimienten las demás
Asegurar la voluntad política y los medios financieros para rediseñar nuestra economía  rural, buscando preservar nuestro ambiente será invaluable en la mejora de nuestra “fabrica social”.
 Añadir valor a nuestros productos agrícolas y recursos naturales, explotando nichos del mercado para nuestros productos orgánicos, a la vez que promovemos nuestras bellezas naturales, son piedras angulares para el desarrollo sostenible de la provincia y la región.
Lo planteado en este articulo podría ser considerado extemporáneo dentro del estado embrionario del PLANBA’, ya que lo que corresponde tratar en estos momento debe ser  de la formación de capacidades que habiliten a los que participaremos en la elaboración- creación del plan para un adecuado desempeño de la labor propia de un proceso de planificación integral de estrategias de desarrollo. Sin embargo,  en verdad se pretende socializar un tema al que es necesario reflexionar, analizar y comprender para que se asimilen y se generalicen sus conceptos.
La vía agrícola es la punta de lanza de nuestro futuro
Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.