PORQUÉ LA MARCA-CIUDAD DE BARAHONA DEBE SER CIUDAD-LARIMAR

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

 

POR: VIRGILIO GAUTREAUX P.

VIRGILIO GAUTREAUX P.

Barahona-por una maravilla de la naturaleza-tiene la suerte de disponer de la única mina de LARIMAR  del mundo. Es una exclusividad de que disfrutamos a nivel planetario. Pocas naciones o regiones del mundo tienen este privilegio. Dado que debemos apuntalar o modernizar la Marca-ciudad Barahona y el logo que nos identifica, considero que el lema Barahona Ciudad Larimar, debe reemplazar e pegajoso estribillo que tuvimos durante el siglo XX (Perla del Sur).

Durante el siglo pasado nuestra ciudad adoptó el contagioso lema: Barahona, la Perla del Sur. Efectivamente durante varias décadas del siglo XX fuimos una verdadera perla en el Sur. Pero los tiempos han cambiado. Adicionalmente, la palabra perla está en muchas ciudades y naciones. Haití tiene como lema “La Perla de las Antillas”. En otros lugares del planeta montañas, puertos, regiones y ríos, llevan el nombre perla. De manera, que no somos tan originales al utilizarla en el logo que nos identifica.
Al yo colocar la palabra LARIMAR en internet, de inmediato surgieron numerosas páginas con detalladas descripciones sobre la gema barahonera en varios idiomas. De igual modo, se contemplan infinidad de empresas que a nivel mundial ofertan hermosas joyas confeccionadas con nuestra piedra preciosa.
La dinámica alrededor de esta piedra, genera gran cantidad de empleos dentro y fuera del país (extracción, fabricación de joyas, mercadeo, publicidad y ventas). Al mismo tiempo, mueve anualmente mucho dinero. Barahona debe tener una mayor participación en el volumen de ingresos que produce esta actividad.
En todas las descripciones e historias del LARIMAR, se  hace mención destacada de nuestra querida Barahona. En algunos relatos se  colocan mapas o diagramas donde se incluye nuestro perfil costero. Es una propaganda gratuita, a la que sólo hay que añadirle otros elementos, para presentar aún mejor, nuestras ofertas turísticas y recreativas.
La rica y diversa orfebrería desarrollada en torno  a esta piedra, nos da una posición privilegiada. Son muchas las empresas que a nivel internacional, ofertan joyas engalanadas con nuestro LARIMAR. Compañías de mucho prestigio-locales y extranjera-exhiben con orgullo sus técnicas de manejo, procesamiento y diseño de verdaderas obras de arte.
La unión del hermoso mineral, con el color de nuestras playas, crea una simbiosis pocas veces vista. La tonalidad del mar costero barahonero, se asemeja a una gran mancha líquida de LARIMAR.
Esta visión única en nuestra isla, representa una maravilla natural pocas veces vista en el planeta. Ese es el patrimonio que debemos destacar los barahoneros. Paradójicamente y de manera espontánea, muchas viviendas de nuestra ciudad están pintadas color LARIMAR.
Con los residuos, rechazos o partes sobrantes que se producen en el proceso de extracción y confección de las prendas, el Ayuntamiento de Barahona o la dependencia local de la Secretaría de Estado de Cultura, pudieran erigir una plazoleta, escultura o estatua, confeccionada con este material sobrante. Un concurso entre los artistas barahoneros para su diseño, pudiera generar entusiasmo. Su ubicación debe realizarse en un lugar que esté a la vista de todos. Preferiblemente en la entrada de la ciudad.
Hemos tenido la fortuna de que en nuestro suelo haya esta mina de un mineral tan exclusivo, que penetra cada vez más en el mundo de la  joyería de alta calidad. En Barahona tenemos ya un hotel con el nombre COSTA LARIMAR.
Tenemos que denominar con el nombre LARIMAR en Barahona una serie de lugares como  parques, áreas recreativas, canchas, plazoletas, edificios, barrios, calles, tiendas, plazas comerciales, playas, escuelas, avenidas, paradores turísticos, colmadones, bares, restaurantes, etc.
También debemos confeccionar con su nombre camisetas, gorras, paraguas, yolas y sandalias. Los  menús de hoteles y cafeterías, deben ofertar platos y bebidas bajo la denominación LARIMAR.
Las emisoras, los medios de comunicación escritos y electrónicos pueden desarrollar una campaña de concientización e identificación con nuestra gema. Concursos de pintura, artesanía, poesía, canciones, eventos deportivos, trofeos, etc, pueden realizarse tomando como referencia nuestro LARIMAR.
Hay que llevar a la mente del visitante y del barahonero donde quiera que se encuentre, la noción de que somos  la patria del LARIMAR.
Esta propuesta no se trata solamente de un cambio de nombre. Exige un cambio de mentalidad. Requiere un pensamiento desarrollista. Plantea el surgimiento de nuevas fuerzas motrices. Ese es el principal reto que hoy tenemos la colectividad barahonera.
La denominación CIUDAD LARIMAR implica también un cambio en las actuales condiciones laborales en que trabajan los obreros de la mina. No es posible que mientras esta actividad genera tanta riqueza, los trabajadores que extraen el mineral, vivan en condiciones de extrema pobreza, trabajen en condiciones infrahumanas y asuman grandes riesgos.
Del mismo modo, es justo que la Provincia y el municipio donde está ubicado este yacimiento, deben recibir algún tipo de ingresos, los cuales deberían especializarse para financiar un instituto o centro de enseñanza para adiestar jóvenes de las comarcas vecinas, en la confección de artesanías, de modo que una parte del LARIMAR se venda con un mayor valor agregado.
Existen otras denominaciones bien ponderadas en torno a Barahona, las cuales no coliden con esta propuesta. De igual modo, mi planteamiento es un aporte al debate. No está escrito en piedra. Incluso, soy el primero en alegrarme de que a raíz de esta presentación, surjan mejores propuestas. Esa es la democracia. Mientras tanto, mi voto es por
Barahona: Ciudad Larimar.
 
 
 


Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.