VIOLENCIA FAMILIAR O FEMINICIDIOS, MAL EN AUMENTO EN R.D. QUE HAY QUE PARAR A CUALQUIER PRECIO.

Francisco Vargas "Pachico"
POR FRANCISCO VARGAS   ‘PACHICO’
 
LA VIOLENCIA FAMILIAR O DE GENERO;  comprende todos aquellos actos violentos, desde el empleo de la fuerza física, verbal acoso o intimidación, que se producen en el seno de un hogar, ejercida por un miembro contra uno o más integrantes de la familia.
Es un patrón de comportamiento en el cual, el abusador está tratando de ganar o mantener poder y control sobre la víctima. Existen tres tipos de maltratos; físico, psicoemocional y sexual.
La violencia contra la mujer por parte de su pareja o ex pareja, está generalizada en el mundo. Dándose en todos grupos sociales independiente de su nivel académico, cultural o cualquier otra consideración, y es muy difícil cuantificar, dado que no todos los casos trascienden más allá del ámbito de la pareja.
No fue hasta el año 1960, cuando se reconoció que la violencia y el maltrato en el ámbito familiar, eran un problema social, antes de esta fecha la violencia contra la mujer, se consideraba como algo anormal y se le atribuía a personas con problemas  mentales, y  trastornos psicopatológicos.
Estudios realizados demuestran, que en hogares donde existe maltrato o violencia psicológica o cualquier otro tipo de violencia, los hijos son 15 veces más propensos a manifestar algún tipo de maltrato en su etapa adulta.
En República Dominicana, donde abusar y asesinar a parejas y ex parejas se ha hecho una moda, que día a día va en crecimiento, es necesario urgentemente  implementar medidas drásticas, que al junto de programas de orientación y educación  sobre  esta desagradable y dolorosa práctica, tiendan por lo menos a disminuir esta grave acción que se contrapone  y lesiona los cimientos sociales y familiares del buen vivir.
Aun en el entendido que la violencia familiar es causada o está muy ligada a problemas psicológicos, que en nuestro país se agudizan en muchos casos, por la poca formación familiar o educativa, en otras por la pérdida de valores y por un machismo muy acentuado y desenfrenado, que no entiende que la mujer en un valioso ser humano que merece consideración y respeto, no podemos bajo ninguna excusa, permitir que se siga asesinando y maltratando a nuestras valiosas mujeres sin hacer nada.
Los agresores domésticos no pueden entender, que la mujer por la misma naturaleza de la vida es la figura central de la familia, es el eje en el cual gira la estabilidad del hogar y junto a su compañero, los conductores del  núcleo familiar. Y nunca podrá ser, ni es, un objeto de su propiedad.
El estado dominicano, encargado de garantizar la seguridad ciudadana y por ende la seguridad de la mujer, debería planificar una intensa y  gran campaña mediática nacional, para educar y orientar sobre los graves daños que ocasiona a nuestros hijos la violencia o asesinatos contra la mujer. Y  auspiciar leyes más severas contra este  mal.
Por ser un mal que con intensas terapias y tratamientos médicos  calificados  pueden curarse o por lo menos mejorar, organizar Centros Nacionales para el tratamiento de violencia domestica……y como diría el ilustre profesor Bosch, a los grandes males grandes remedios.
Creación de un portal de internet de acceso publico, donde toda persona sometido a la justicia por violación sexual o violencia domestica, automáticamente su nombre aparezca en el portal.
A los violadores sexuales y abusadores domésticos, suspensión automática de licencia de conducir.
Si tuvieran permiso de porte de arma de fuego, suspensión de permiso y confiscación del  arma.
Impedimento para solicitar algún tipo de negociación como prestamos o hipotecas con instituciones comerciales nacionales, ej. Bancos, financieras.
Si fuere profesional el agresor, suspensión temporal de su exequátur por parte del estado.
Embargo de cuentas de bancos, si las hubiere hasta tanto determinar si los daños causados, conllevan gastos médicos.
Sometimientos obligatorios por ley a terapias y tratamientos médicos calificados sobre violencia domesticas y trastornos Sexuales.
Después de haber completado tratamiento y  los médicos certificarlos aptos  para  reintegración a la sociedad, Las autoridades pudieran sopesar la suspensión de estos impedimentos, pero nunca a los que han cometidos feminicidios.
Tendrían nuestras indefensas mujeres un arma, que con solo abrir el internet, sabrían si quien la pretende, la golpearía, la Violaría o mataría.   Podrían parecer medidas muy drásticas, pero póngase usted en el lugar de una mujer que en este momento está recibiendo una golpiza o está a punto de ser asesinada…   PIENSE  QUE ES A SU HIJA.
 

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.