Carta de Barahona a 8 de sus hijos

Por Francisco Vargas (Pachico)

                          A:

EDDY MATEO  ————–SENADOR

TAVITO SUBERVI———SINDICO

PEDRO P. RUBIO——————-GOBERNADOR

NORIS MEDINA—————DIPUTADO

FAVIO VARGAS—————DIPUTADO

MARIANO MONTERO——-DIPUTADO

AQUILES LEDEZMA———DIPUTADO

TITO J. VARGAS——————————SUB-SEC. DE TURISMO

 
A ustedes, mis queridos hijos, los felicito por su ascenso político y les deseo muchos éxitos en
sus funciones.
 
Créanme hijos, me ha sido muy difícil decidir escribirles estas humildes notas, pero creo que por sus muchas ocupaciones, ustedes no han notado la situación penosa en la que me encuentro, mi caso, no puede esperar, me caigo a pedazos, mis grandes males hacen imposible mi buen vivir.
Según mis doctores, tengo  “presión alta”, no tengo que ofrecerles a mis demás hijos. Tengo
“artritis crónica”, no puedo caminar por si sola hacia el progreso. “mis órganos vitales no funcionan” no tengo mercado, ni planta de aguas negras, ni cine, ni cultura y deporte y mis muchos atractivos me lo tienen abandonados y según mi último examen, dicen los médicos, tengo “cáncer.” eso que ellos llaman de dos maneras,     “delincuencia y drogadicción”.
 
Lo más grave, mis queridos hijos es que dicen los doctores, que si a mis males no se le pone cura, van a hacer metástasis en ustedes, sus hijos y sus familias y yo no quiero eso.
Ya mis hijos más jóvenes, dan señales de poseer esos males, pero para ser sincera y justo, aunque no lo apruebo, no los culpo, pues no tengo ninguna actividad sana donde lo puedas yo invitar. No tengo Estadio para Beisbol, mi centro deportivo de villa central me lo cerraron hace 2 años, no tengo centros culturales, en fin no tengo nada que los discipline.
Ustedes 8, con todo su derecho pudieran preguntarme, porque solo me dirijo  a ustedes?
He aquí mi repuesta: Ustedes me pidieron que  querían ser los escogidos, porque eran las mejores opciones, que iban a resolver mis problemas, que eran preocupados por mí, que eran serios, yo no les pedí escogerlos, ustedes me pidieron que los escoja y yo creí en Uds., en parte lo que son me lo deben a mí, les brinde mi educación y en mi lograron su desarrollo y por mi están donde están,  pero, hijos, va pasando el tiempo de sus promesas y nadie hace nada por mí. sé que sus voces son más sonoras, por favor únanlas, hagan un coro por mí, ténganme compasión.
Tengo otros hijos amados, que en el pasado fueron altos funcionarios pero me defraudaron, me engañaron, nunca hicieron nada por mí, fueron tan malos que no quisiera ni mencionarlos para
que mi nueva generación, no lo conozca. Otros grandes hijos míos, me han dejado, han tenido que irse a otros lugares en busca de mejor vida, y no he podido evitarlo, porque no tengo nada que ofrecerles, a esos hijos que tanto extraño, los espero, no cuando vengan a mí, a su descanso eterno, sino vivos con todas sus fuerzas y recursos para que todos Uds. juntos hagan de mi la ciudad que todos soñaron.
He sabido de los adelantos que han tenido mis hnos. San Juan, Bani, San Cristobal y Azua, parece que sus hijos son más esforzados que los míos, me alegra, pero antes a esos hnos. yo les daba gabela y hoy ellos me dejaron en la gatera. En mi hna. Capital, cada 4 años me ponen un padre adoptivo, pero que va, no me quieren, no hacen nada por mí, me abandonaron a mi suerte, creo que ellos piensan  que soy pobre y vivo lejos.
Hijos míos, soy muy rica, tengo minas, playas, ríos, bellas montañas, eco-turismo, pero que va, nadie me hace caso, no me explotan, soy tan rica que pueden venir a mí por cielo, mar y tierra.
 
Estoy triste, se pierden mis tradiciones, mis alboradas musicales los domingos y las tertulias nocturnas en mi parque central, mis cines, mi centro cirio libanes, ya no vienen los barahoneros ausentes en mis patronales, y que falta me hacen mis clubes los Buenos Amigos, Jose A. Robert, Leo, mi Ateneo municipal !wao, cuanto los extraños!.
 
Se hijos, que si dejan de pensar un poquito en Uds. y unen sus esfuerzos por mí, mejora mi precaria condición. Estoy en malaria, triste y abandonada, ahora no necesito palabras, quiero hechos.
 
Únanse como un solo hombre, tengo aquí hijos también muy valiosos que están dispuestos a ayudarles en la faena, ellos esperan por ustedes. Estoy seguro, que si todos juntos empujan para mi desarrollo en la misma dirección, esa fuerza es capaz, de a mi punta del curro, cambiarle su ubicación.
Espero por ustedes, dios les bendiga siempre
Su madre;    Barahona
Por:

Francisco Vargas (Pachico)
                                                                                                      
 

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.