El Cantinflas barahonero necesita de la solidaridad de todos

POR ALEJANDRO SANTANA


La vida nos da sorpresas y casi nunca estamos preparados para afrontarlas, más cuando hemos tenido una trayectoria de éxitos en ese escenario del diario vivir, donde unas veces fuimos galanes y otras villanos.

Es el caso de Rafael Aristy,(Rafucho), para sus amigos mas íntimos, el Cantinflas barahonero para  todos, el locutor, el poeta, bohemio a plenitud, hombre de variadas facetas que durante muchos años nos deleitó, haciendo el papel de ese gran cómico Mexicano, Mario Moreno, Cantinflas.

El primer dominicano en vestirse de Santa Claus, que en sus mejores momentos imitó al gato con votas que como declamador sabia llegar al corazón de los enamorados, excelente maestro de ceremonias, asiduo enamorado de la vida, la que le ha  hecho una mala jugada.


El cantinflas desde hace mas de un años sufrió una primera trombosis, la que le ha repetido, dos veces mas y lo mantiene casi paralítico, pues camina apoyado en un bastón y tiene grandes necesidades, aunque no ha perdido su sentido del humor.

Recabando datos para esta crónica, me dijo a lo Cantinflas,”ya ve, mi cuate, ya ustedes no me necesitan, ahora soy yo el que los necesita a ustedes”, ahí, está el detalle.

Y realmente es así, tiene un solar que alguien le regaló y necesita construir una casita donde pasar sus últimos días con cierta tranquilidad y para tales fines necesita de la solidaridad de todos; ese que ayer nos deleitó con la gracia de sus personajes; a quien buscábamos para que alegrara nuestra fiesta, hoy nos busca a nosotros.


Cantinflas, es militar, es sargento del Ejercito Nacional, gana 5000, pesos y la mayor parte de ese dinero, lo gasta en medicamentos, paga un cuartucho donde vive en el sector
de Baitoita, con sus hijos menores, debe  comer y sacar para mantener limpio su uniforme militar el que únicamente está usando cuando tiene que acudir al hospital de las Fuerzas Armadas a sus chequeos médicos.

Aquel, que sabia decir mucho, sin decir nada, cuando imitaba al Cantinflas, hoy no le salen las palabras para solicitar ayuda, y la necesita, ya no puede hacer de Santa Claus, porque en la historia no se registra a ninguno, cojeando de una pierna.

No puede hacerla de cantinflas, porque ya no tiene la destreza para hablar y no decir nada, para, èl sus días de bohemias han pasado a la historia y solo espera la solidaridad de algunas instituciones o amigos para construir su pequeña guarida, lo  que en la  actualidad es su única ambición.

Quienes deseen comunicarse con el pueden hacerlo a los teléfonos (809)524-5278, (829)872-1739, o depositándole su ayuda a la cuenta 737847681 del banco Popular.

De su institución el E. N., no tiene grandes esperanzas, pues en su estado ya no le es posible acercarse a los superiores que podrían ayudarlo, y de los amores, ¿qué, y me contesta con su eterno humor, las palomas vuelan siempre a donde hay pan?, aunque  conocí a alguien frente a una situación parecida a la mía, que dijo,”cuando el barco se va a hundir, las ratas son las primeras que se tiran al agua.
Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.