Las Cosas de mi barrio….Vicente Pérez y Bayón Suero…


A finales de los 60’s y  principio de los 70’S, los vecinos del Barrio La habitación o caguero como comúnmente se le llamaba en ese entonces, eran muy unidos por la familiaridad y por lo cotidiano. El dia a dia nos llevaba a la muchachada a la aventura y el juego. Los del lado de la María Trinidad Sanchez y los de la calle Arzobispo Noel inventábamos cada cosa y construíamos pozas con tomas en el Rio Birán.

Vicente (EPD), era pescador, ebanista constructor de Yolas y cabeza de una familia humilde y honesta. Padre de Vicentico, Quiquica, Romeo, Carlitos etc. a quien le gustaba “darse sus traguitos”, pero cuando se emborrachaba hablaba en voz alta, es decir le gustaba vocear todo lo que le venía a la mente en ese momento que era desde su expresión de amor por su esposa Nidia, o  cualquier expresión revolucionaria del momento, de esas que se ponían de moda en la época de los 12 años de Balaguer.  Precisamente en el tiempo del desembarco de la guerrilla de Caamaño por Azua se vivían momentos muy tensos y por cualquier cosa podían detener a una persona. 

Nuestro personaje se había dado un jumo de apaga y vámonos y venia por la calle vociferando…”¡Que viva Caamaño…coño!” …”¡Que viva Caamaño…coño!”…hasta que fue sorprendido por una patrulla que lo interpelo preguntándole que era lo que estaba vociferando y al ver la situación difícil le dijo a los policías…Ustedes no oyen, tan sordos eh…yo estoy voceando “que voy pa’ Tamayo”…Los patrulleros sonrieron entendiendo la situación y Vicente llego calladito a su casa; solo se le escucho decir…”Nidia, llego tu marido, abre la puerta….huye”.

De Rafael (Bayon) Suero, padre de Luis (Talhua), Benigno, Maritza, Carmen Xenia y Dionis… Bayón era un personaje pintoresco de nuestro barrio a quien le jugamos muchas bromas, muchas de ellas casi por casualidad.

Casi siempre cuando el Birán estaba más caudaloso, la muchachada del barrio se inventaba unos charcos para disfrutar el baño y estos se convertían en el sitio obligado de todos.  Nuestro amigo de infancia Talhua era muy belicoso, no barajaba pleito y siempre estaba peleándose con los demás, lo que motivaba que Don Bayon en su rabieta, fuera a desbaratar la toma de la poza o en su defecto se traía un saco de vidrio y lo depositaba en el lugar para que nadie se bañara, lo que motivaba que algunos de nosotros lo tomáramos en cuenta para dirigirle algunas pedradas nocturnas en el zinc de la casa.

Una tarde nos propusimos hacer caer a los que pasaban el puente del frente de mi casa en ese entonces, era un chasis de camión forrado de madera situado entre un lado del frente de la casa y del otro lado de la casa de Thelma, justo encima del Rio que para ese entonces estaba en su nivel más alto del caudal.  Los muchachos poníamos la madera de forma falsa de manera que el que la pisa se cae al Rio y nosotros disfrutábamos la ocurrencia al máximo.

Esa tarde luego de hacer los preparativos para la broma a cualquier transeúnte, nos sentamos como quien no quiere la cosa al frente de la casa, cuando divisamos a Don Bayón que se dirigía a visitar a su hermana Doña Cande, casi de inmediato dejamos el claro en el lugar ya que sabíamos lo que pasaría.  Bayón cayó al Rio y cuando pudo salir, regreso con un machete al ver que no había nada la emprendió contra el puente tirando al Rio toda la madera que servían para el paso….Le menciono la progenitora en grados superlativos a todos aquellos que le gastaron esa broma.

Siempre le recordamos con agrado por que eran dos emprendedores, con valores humanos excepcionales, forjadores de sus núcleos familiares.
Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.